Advierten de efectos asociados a ajustes del Código Minero

  • Expertos sostiene que una vez entrada en vigencia la nueva normativa, se tendrá que actualizar por completo el sistema de geolocalización de las propiedades mineras existentes en todo el país.

Según la nueva regulación, el concesionario minero tendrá 6 meses para inscribir las nuevas coordenadas en el Conservador de Minas correspondiente y si no lo hace, su concesión caducará.

Modificaciones que se  en el marco de la tramitación de la Pensión Garantizada Universal, una de las herramientas utilizadas por el Gobierno fue impulsar modificaciones a las patentes mineras, reduciendo o eliminando una serie de exenciones tributarias.

Eventual caducidad de concesiones

No obstante, dichos ajustes, que significaron cambios en el Código Minero, no solo apuntan a buscar una mayor recaudación fiscal, también implican que las concesiones mineras vigentes puedan caducar en el evento que sus coordenadas no sean transformadas de acuerdo a la modificación del sistema de geolocalización de las concesiones mineras que Sernageomin deberá proporcionar.

Abogados expertos advierten de eventuales impactos negativos en la industria, en especial, sobre empresas mineras medianas, que se dedican a la actividad de exploración con un alto nivel de gasto, cuya fuente de financiamiento son capitales extranjeros y que su éxito se mide por encontrar recursos mineros para los que deben invertir cuantiosos recursos en dólares.

«Si las nuevas coordenadas proporcionadas por Sernageomin no son las correctas o no se incluyen las de una concesión determinada, su propietario podrá reclamar de esto, incluso en tribunales de justicia. Finalmente, el concesionario minero tendrá 6 meses para inscribir las nuevas coordenadas en el Conservador de Minas correspondiente y si no lo hace, su concesión caducará», aseguran.

Posibles dificultades

A raíz de esto, se advierten distintas dificultades que se podrían enfrentar una vez entrada en vigencia la normativa, por ejemplo, la determinación de coordenadas puede realizarse por distintas formas, lo que puede arrojar resultados diversos, generando conflictos entre concesionarios mineros ante una eventual superposición de propiedades mineras, del mismo modo, se espera una importante carga de trabajo para el Sernageomin debido a esta obligación.

También existen dudas respecto a la capacidad de los Conservadores de Minas para absorber los miles de requerimientos de inscripción de nuevas coordenadas, y la posibilidad que concesionarios mineros pierdan superficies de sus concesiones mineras o que caduquen.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.