Se dijo del Covid

Mira AQUÍ el Informe Covid – GMLC al 23 de junio

Contagios en aumento sostenido: sólo el Covid-19 muestra alza de 10% en una semana

De acuerdo al Ministerio de Salud, la cifra total de personas diagnosticadas en Chile de covid-19 alcanza los 3.882.425 casos, los cuales continúan en ascenso sostenido. De ellos, más de 46.700 pacientes se encuentran en etapa activa.

Actualmente, la Región de Atacama tiene la tasa de incidencia más alta por 100 mil habitantes, con 497 casos, seguida por las regiones de Valparaíso (349), Coquimbo (325) y Metropolitana (248). «Indudablemente estamos en una curva de ascenso y con una positividad cerca del 13%, malos datos que se potencian con los otros focos de contagio como los virus respiratorios y entrando de lleno al invierno«, afirma Héctor Sánchez, director ejecutivo del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello.

«Una predicción razonable es que este año vamos a tener una variante nueva»

  • Anthony Fauci, principal asesor médico de la Casa Blanca, asegura que la pandemia no ha terminado que tiene la la esperanza que las nuevas variantes no sean severas y que las vacunas sigan funcionando.

Aseguró que la gente tiene que entender que aunque bajen los casos, si llega otra variante nueva se generarán nuevos aumentos de casos de contagios, porque es claro que no podemos decir que la pandemia terminó.

Indicó que no se puede estimar una fecha para que la pandemia pase a convertirse en endemia porque las variantes del virus han impedido saber a ciencia cierta hacia dónde derivan  sus mutaciones, «cada vez que hemos tratado de anticiparnos al virus terminamos desorientándonos más. Ya nos desorientamos con la gran subida de casos que generó la variante Delta en el mundo y también con Ómicron en noviembre y diciembre, así que lo mejor que podemos hacer es estar preparados», señala.

«Una cosa que podemos predecir razonablemente”, dice, “es que vamos a tener una variante nueva, porque a partir de la dinámica del contagio en comunidades, se van a seguir formando. Tenemos la esperanza de que no sean severas y que las vacunas sigan funcionando. Lo que suceda con esa variante está en nuestras manos y para eso están las vacunas para mejorar la respuesta inmune. Creo que transformalas en una vacunación anual similar a la de la influenza es un escenario muy probable que se transforme en realidad».

Adcirtió de la necesidad de focalizarse en aumentar la protección para evitar nuevas olas como las ocurridas para que no se vuelvan a repetir, mantener el testeo en forma masiva y reiterar la conveniencia de  usar mascarilla cuando hay una circulación alta del virus, especialmente en espacios cerrados.

«Mucha gente interpreta el uso obligatorio de la mascarilla como un avasallamiento sobre sus derechos individuales, cuando realmente no lo es, es simplemente un requisito para beneficiar a la sociedad toda”, dice, “ se debe entender que los principios de la ciencia son inmutables, no importa qué ideología uno tenga, por lo que los gobiernos deberían trabajar la salud pública con el foco puesto en el enemigo común que es el virus y no en el parecer de algunas las personas».

Estudio en EE. UU. muestra que las mujeres son un 22% más propensas al covid persistente

  • El covid persistente hace que el enfermo siga teniendo complicaciones cuatro semanas después de la infección inicial por SARS-CoV-2 y los síntomas pueden prolongarse durante meses.

Los síntomas que presenta incluyen problemas de oído, nariz y garganta; trastornos de la piel, gastrointestinales, reumatológicos y neurológicos; así como fatiga y cambios repentinos en el estado de ánimo, no afectando por igual a hombres y mujeres, tanto porque la probabilidad para las mujeres de sufrir esta enfermedad son un 22% mayores, como porque los síntomas son sustancialmente diferentes.

Mientras en las mujeres prevalecen los síntomas antes indicados, los hombres son más propensos a sufrir trastornos endocrinos, como diabetes y afecciones renales.

El equipo argumenta que las mujeres crean respuestas inmunitarias innatas y adaptativas «más rápidas y fuertes, que pueden protegerlas de la infección inicial y de la gravedad», pero que les puede hacer más vulnerables a las enfermedades autoinmunes prolongadas.

Los investigadores del equipo liderado por el Director Médico de Johnson & Johnson consideran «crucial» conocer las diferencias fundamentales entre sexos que subyacen a las manifestaciones clínicas, la progresión de la enfermedad y los resultados de salud del covid-19 porque sirve para identificar y el diseñar terapias eficaces e intervenciones de salud pública sensibles a las necesidades de tratamiento diferenciado de ambos sexos.

No construimos los aprendizajes correctos

Opinión.

El alza de casos de Covid-19 en el país en los meses más fríos del año era algo previsible.

Las bajas temperaturas conspiran con el distanciamiento de las personas y nos impulsan a permanecer en espacios cerrados, condiciones que facilitan la transmisión de este virus y también de otros, como el influenza o el virus respiratorio sincicial. Los establecimientos educacionales han vuelto a clases presenciales y en la mayoría de los lugares de trabajo se minimizaron los espacios de virtualidad.

Pero a ello además se debe sumar un factor, sobre el que debemos ser autocríticos: el relajo.

Prueba de esto son las menores tasas de vacunación de las dosis de refuerzo respecto a las primeras. Y a esto también contribuyeron los medios de comunicación, cuya agenda dio paso a otros sucesos nacionales e internacionales relevantes, por lo cual el Sars-CoV-2 perdió terreno como el gran protagonista de portadas y noticiarios.

La tormenta perfecta se completa con las pobres acciones de comunicación de riesgo por parte de las autoridades sanitarias. Son ellas las responsables de mantener el tema como primera prioridad en la salud pública.

Aprender a convivir con el virus, una frase que antecedió el extremo relajo de la población, no implica olvidarse de él. Por el contrario: demanda incorporar la prevención del contagio como parte de nuestras acciones cotidianas. La mascarilla, enemigo de muchos, posiblemente sea el mejor elemento protector en espacios como el transporte público, en especial en invierno. Todos los virus, no solo el nuevo coronavirus, están ganando terreno por estos meses.

Pero, una vez más, los aprendizajes de este invierno deben permanecer en todos: ciudadanos, medios de comunicación, autoridades. La protección es individual, pero también colectiva. Controlar los impactos de este virus es una tarea comunitaria, que demanda empatía y solidaridad. Debemos tomar los aprendizajes correctos, para lo que queda de invierno y también para los que vendrán.

Dra. Vivian Luchsinger, viróloga Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM), Facultad de Medicina Universidad de Chile.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.