Liderar equipos en teletrabajo

  • Jefaturas Habilidades

  • Se requieren varias "C" para dirigir a quienes trabajan a distancia: claridad, comunicación, conexión y también confianza.

¿Lo mismo, pero ahora remoto?

De no existir un cambio de creencias del líder, los estilos de liderazgo (comportamiento) recurrentes se manifestarán tanto en el trabajo presencial y virtual, "por tanto, un estilo disfuncional en lo presencial se verá amplificado en lo virtual por la ausencia de elementos comunicacionales (no verbales) que permitan corregir la interpretación por parte del colaborador. Lo contrario también será posible. Un estilo emocional templado y empático, tenderá a ser más relevante por el nuevo contexto de relaciones con el equipo", señala Marcelino Garay.

La irrupción del teletrabajo implica un desafío para quienes dirigen equipos.

Según un reciente estudio de People & Partners, sobre las expectativas de los trabajadores en relación a sus líderes durante la crisis, la mayoría concordó en:

  • la necesidad de ver señales de estabilidad, tranquilidad y continuidad de trabajo (61%);
  • el 45% destacó la importancia de ver preocupación genuina por las personas;
  • el 30% priorizó la capacidad de comunicación continua; el 31% señaló como el factor más importante la seguridad y estabilidad financiera, y
  • el 27% se refirió a la visión de futuro.

Denisse Goldfarb, psicóloga y profesora de la UC, cita a Jasan Wingard (Forbes, marzo 2020) sobre las tres C claves para liderar de modo exitoso un equipo remoto::

Claridad:

  • Definir con cada miembro límites y guías claras en base a roles y responsabilidades.
  • Incluir en qué momento trabajarán, cuándo pueden ser contactados para resolver solicitudes, y
  • poner foco no en lo que se hace (proceso), sino en el resultado.

Comunicación:

  • Estar en contacto frecuente y mostrarse disponible es crucial, sin caer al extremo del micromanagement.
  • Hacer preguntas sobre el trabajo en desarrollo, revisar la carga de trabajo y
  • ofrecer ayuda permanentemente son actitudes muy valoradas.

Conexión:

  • El desafío es no aislarse y mantener vivo el espíritu de compañerismo y colaboración dentro del equipo.
  • Al mantener reuniones virtuales es útil usar la cámara de video para mostrarse visible en todo momento, y dejar espacio al inicio y/o al final para hacer preguntas abiertas de orden laboral y personal.

A estas 3 C, Goldfarb agrega una cuarta, "que representa el elemento más importante: la confianza. Solo en la medida en que líderes y colaboradores establezcan relaciones de confianza mutua, entregando espacios de libertad, autonomía y desarrollo, podremos avanzar en tener ambientes de trabajo modernos donde cada persona pueda desarrollar la mejor versión de sí mismo".

En similar sentido, entre las habilidades y actitudes necesarias para liderar, Marcelino Garay, consultor y mentor de liderazgo creativo para la adaptabilidad organizacional, menciona:

  • la inteligencia emocional (son necesarias empatía, escucha activa y templanza);
  • la comunicación clara y honesta (lo que incluye mantener a todo el equipo informado, en forma oportuna y simultánea); la supervisión basada en la confianza, y
  • acordar el método de trabajo y ser respetuoso del horario (evitar ser invasivo y pasar a un 24/7).

Además, menciona la necesidad de crear y sostener un ambiente de seguridad psicológica: "Es la capacidad de crear las condiciones para que todos puedan expresar lo que piensan y sienten sin temor, asumiendo riesgos, y además, fomentar la empatía entre los miembros. Más aún en ambiente de mucho cambio y crisis".

Explica que algunos estilos de liderazgos (6 estilos, Goleman) se adaptan mejor al trabajo remoto.

Los más eficaces son:

  • el orientativo ("Ven conmigo': porque permite al equipo compartir una visión y crea una cohesión implícita);
  • el democrático ("¿Qué piensas tú?", ya que permite construir consensos y alienta la participación y creatividad), y
  • el formativo ("Intenta esto", ya que permite apoyar el desempeño).

Los estilos de liderazgo menos eficaces en este contexto son:

  • el coercitivo ("Haz lo que te digo", ya que no alienta ni un liderazgo legítimo ni una relación de colaboración y compromiso);
  • el afiliativo ("Las personas son primero", porque las relaciones tensas son difíciles de resolver solo apelando a que se lleven bien), y
  • el ejemplar ("Haz como yo, ahora").

FUENTE: EL MERCURIO
FECHA: 17-05-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.