Se dijo del cobre esta semana

Convención

»Sin estabilidad en las reglas del juego, será muy difícil atraer inversiones extranjeras»

  • Para mantener el dinamismo de la actividad minera se requiere potenciar los yacimientos a través de proyectos de infraestructura complementaria, pero también otorgar certezas jurídicas a los inversionistas, dice Edgar Blanco, subsecretario de Minería.

Varios son los factores que hoy afectan la competitividad y la llegada de inversiones a la industria minera chilena. Si bien el país sigue ofreciendo cercanía de puertos, aeropuertos, infraestructura de primer nivel para acompañar la operación minera, profesionales altamente calificados, hoy sus yacimientos son antiguos y con bajas leyes, lo que implica -por ejemplo- que se requiera más energía para obtener cobre.

Pero más relevante que eso es, en opinión del subsecretario de Minería, Edgar Blanco, que «estamos perdiendo la estabilidad de las reglas del juego y eso me parece tanto o más importante para atraer la inversión que tener sostenibilidad o trazabilidad«.

«Los proyectos mineros pueden ser perfectamente competitivos en este nuevo escenario, pero si no tenemos claridad sobre la tributación o la forma en que vamos a llevar adelante las inversiones o el tratamiento de los terrenos donde se realiza la minería, aunque tengamos todo funcionando, va a ser muy difícil atraer inversión extranjera, que es la que lleva, principalmente, adelante la industria minera«, asevera.

Esta situación es mucho «más profunda» que la que vivió la minería hace unos años, cuando se judicializaron varias iniciativas, pues esta última opción -comenta- «puede castigar desde el punto de vista de cuándo empieza el proyecto, pero el nivel de la inversión que se alcanza a hacer antes de tener la resolución de calificación ambiental es bajo».

Sin embargo, precisa, «gravar la industria con un royalty y saber que en un escenario de precios altos vas a tener que pagar un 80% de tasa marginal, mata cualquier proyecto, salvo que tengas una rentabilidad demasiado grande, que hoy no existe».

-En este escenario y conscientes de que los cambios están en curso, ¿qué mensaje se puede entregar?

«Que nosotros como Estado nos mostremos con disposición a escuchar a todas las partes, ya es un mensaje importante. El paso del proyecto de royalty desde la Cámara de Diputados hacia el Senado, ya significó que se llamara a una comisión de expertos para escuchar posiciones y se discutió un problema de fondo con números sobre la mesa.

Creo que eso ya es un tremendo avance, entender cuáles son las implicancias reales de una modificación a la tributación y entender, en ese caso, que una modificación a la ley de royalty no iba a implicar ingresos en el corto plazo, que era lo que se estaba buscando producto del financiamiento que se requería por la pandemia«.

Clave para el desarrollo

Y con miras a la reactivación económica, el subsecretario Blanco reafirma que la actividad minera es fundamental, sobre todo si se considera que -para los próximos 10 años- hay más de US$ 70.000 millones de inversión relacionados con esta industria.

«Por cada dólar que genera la minería, se genera otro más por actividades relacionadas, lo que significa que tenemos la posibilidad de seguir dinamizando la economía. Es una industria que no se detuvo durante la pandemia y estamos viviendo un momento fundamental en la lucha contra el cambio climático, a través de minerales críticos que tienen demanda y precios altos, por lo tanto, tratar de cortarle las piernas a una industria que hoy está corriendo a máxima velocidad puede ser un grave error«, asevera.

Por una minería competitiva

Opinión de Diego Hernández, presidente de la Sociedad Nacional de Minería.

«No cabe duda de que el sector es clave para retomar la senda del crecimiento económico y jugará un rol preponderante en el período pospandemia. Reactivar los proyectos mineros detenidos es fundamental en este sentido y, para ello, requerimos atraer capitales, ofreciendo adecuadas condiciones de inversión».

El desarrollo de nuestro país ha estado estrechamente vinculado al crecimiento de la minería, especialmente la del cobre, teniendo un peso relevante en el PIB como también en el aporte a los ingresos fiscales y, por lo tanto, sustentando el impulso de iniciativas públicas que han mejorado las condiciones de vida de los chilenos. Aún más, el ansiado salto al desarrollo requiere que este sector productivo siga contribuyendo al país en beneficio de todos sus habitantes.

Competitividad

En esta asociación del éxito del sector con el futuro de Chile, es gravitante la competitividad de la minería chilena, en un contexto internacional con fuerte competencia. Para ello, garantizar costos de producción razonables es clave en escenarios con más bajas leyes y condiciones de extracción más complejas.

La competitividad de la minería se puede medir en base al potencial geológico, en los costos de operación y el clima de inversión. Siendo la primera una condición relativamente ventajosa del país, uno de los grandes desafíos está en fortalecer el clima de negocios, considerando sus componentes clave.

En este sentido, Chile cuenta con estabilidad política y económica, un mercado cambiario robusto, un marco regulatorio confiable y un buen mercado laboral, además de un sistema tributario que no discrimina entre el inversionista nacional y el extranjero. Sin embargo, es necesario otorgar mayores grados de certeza jurídica y económica para que la inversión minera se manifieste con mayor fuerza. Adicionalmente, es en los costos de producción donde también aún podemos avanzar y generar mejores condiciones para reimpulsar nuestra minería.

Infraestructura apropiada

Dotar de infraestructura apropiada a las regiones con perfil minero es un objetivo que debiera considerarse estratégico, aportando al control de costos de un sector que genera cerca del 60% de las exportaciones del país. Así, se estaría contribuyendo a la eficiencia de la industria, con un especial impacto positivo en la pequeña y mediana minería, donde la asociatividad entre las propias empresas juega también un importante rol.

El tipo de infraestructura que tiene especial relevancia en la producción minera incluye tres áreas clave: abastecimiento de agua, transporte terrestre e instalaciones marítimas.

Abastecimiento de agua

El abastecimiento de agua es esencial en la producción minera. Al día de hoy, junto con el uso eficiente de este recurso escaso, donde el 78% del agua que utiliza en sus operaciones se recircula, la gran minería ha desarrollado importantes iniciativas centradas en la desalación, que pese a su alto costo económico han logrado resolver los requerimientos de este vital elemento. Sin embargo, la pequeña y mediana minería tiene dificultades para viabilizar económicamente este tipo de soluciones y, por ello, el apoyo público es fundamental.

Transporte terrestre

En cuanto al transporte terrestre, las regiones mineras requieren de una conectividad que permita acceder a las faenas en forma segura y conectarlas con los puntos de embarque. Contar con rutas adecuadas no solo contribuye a la competitividad del sector, sino que además contribuye a las comunidades cercanas donde están ubicados los yacimientos generando mayores grados de conectividad. Para avanzar en esta materia, se requiere el desarrollo de Planes Maestros de Transporte con una mirada integral de las necesidades de conectividad y alineados con las estrategias regionales de desarrollo.

Ámbito marítimo

En el ámbito marítimo, el desafío se relaciona con normar el uso del borde costero con fines productivos, con foco en zonas con opciones portuarias para propósitos múltiples. Este es un punto muy relevante para Chile, considerando que no contamos con «aguas abrigadas», lo que limita nuestra capacidad exportadora y afecta la competitividad del sector en relación con la situación de otros países con industria minera. Avanzar en este punto requiere del esfuerzo público y privado, y beneficiará principalmente a la pequeña y mediana minería.

Tener mejor infraestructura para el sector minero no solo tiene un impacto directo en los costos de producción, sino que también abre oportunidades para que las empresas cuenten con márgenes más amplios para invertir en tecnología, bienestar para sus trabajadores y desarrollo de las comunidades.

Sector clave

No cabe duda de que el sector es clave para retomar la senda del crecimiento económico y jugará un rol preponderante en el período pospandemia. Reactivar los proyectos mineros detenidos es fundamental en este sentido y, para ello, requerimos atraer capitales, ofreciendo adecuadas condiciones de inversión.

Finalmente, resaltar que la minería del cobre y el litio jugarán un papel muy relevante en la mitigación del cambio climático; asimismo, al contar con una energía renovable competitiva y una cartera de proyectos interesantes, la minería requiere tener la certeza jurídica necesaria para seguir aportando al desarrollo minero.

Qué es la iniciativa Compromiso Minero y su importancia para el desarrollo de Chile

  • Se trata de una inédita red diversa y dinámica -lanzada en septiembre-, conformada por más de 50 miembros del ecosistema en el que se desenvuelve la minería de todos los tamaños, que busca promover el diálogo con la sociedad y las comunidades, la inclusión de las mujeres en el rubro, la innovación, la transparencia y la sustentabilidad para transformar el futuro de nuestro país.

Más de 650 mil personas trabajan en minería y en actividades económicas vinculadas a ella en Chile. En las regiones del norte, donde más se desarrolla esta actividad, el empleo minero directo e indirecto alcanza entre un 30 por ciento y más del 60 por ciento de la fuerza laboral local. No solo incluye a trabajadores que se desempeñan en las faenas, sino también a más de 3.500 proveedores de servicios e insumos externos a ellas, altamente especializados, repartidos entre O´Higgins y Tarapacá.

Se trata del robusto ecosistema minero, el mismo que aporta el 14,7 por ciento del Producto Interno Bruto de Chile; recursos que se inyectan vía impuestos o de manera directa a las arcas fiscales para la ejecución de programas sociales y de desarrollo en todo el territorio nacional.

Es en este contexto en el que nace la iniciativa Compromiso Minero a principios de septiembre, con más de 50 miembros iniciales, entre los que destacan universidades, colaboradores, proveedores, agrupaciones de profesionales, emprendedores, startups, asociaciones, gremios y empresas de la pequeña, mediana y gran minería estatal y privada (ver listado de miembros al final).

650 mil personas trabajan en el ecosistema minero del país.

Todos ellos comparten un diagnóstico común: en la última década la minería ha dado grandes pasos en todas sus áreas; sin embargo, muchas personas aún no conocen estos avances, por lo que el objetivo es poder comunicar y difundir, de cara a los desafíos que tiene el país, cuáles son estos logros e innovaciones relevantes para el desarrollo sustentable de Chile. Para ello, Compromiso Minero está trabajando en torno a los siguientes ejes: personas, medio ambiente, comunidades, talentos e innovación.

Las personas en el centro

La minería tiene que acercarse a la ciudadanía para que las personas conozcan lo que hay detrás de ella. El sector ha hecho grandes avances en innovación, sustentabilidad, incluyendo cuidado del agua, uso de energías renovables, trabajo con las comunidades, así como todo su encadenamiento productivo y los actores que se vinculan y contribuyen a su desarrollo”, dice María Isabel Gonzalez, vicepresidenta del Instituto de Ingenieros de Minas de Chile.

En materia de personas, junto con tener una de las menores tasas de accidentabilidad, el sector minero está preocupado por promover y fortalecer la formación de las personas, tanto técnicos como profesionales, generando oportunidades y desarrollo laboral a través de la innovación, la eficiencia, la participación femenina y la seguridad.

Talento minero y cuidado de las personas: el sector minero está preocupado por promover y fortalecer la formación de las personas, así como de la salud de cada trabajadora y trabajador.

Por ejemplo, la alianza del Consejo de Competencias Mineras y el Programa Eleva (CCM-Eleva), de la mano con el Ministerio de Educación, dio vida al Marco de Cualificaciones Mineras, con el objeto de definir trayectorias formativo-laborales y promover la formación por competencias para contar con los mejores técnicos y profesionales certificados.

Medio ambiente

En materia de medio ambiente, el sector minero ha realizado avances significativos en temáticas como disminuir el consumo de agua continental y utilizar agua desalada para los procesos; incorporar un mayor uso de energías verdes, cambiando los contratos de suministro eléctrico, desde aquellos basados en generación térmica a energías renovables, entre otras.

La generación de energías verdes en la minería será incorporada en la totalidad de sus procesos.

En efecto, la minería ya incorporó en sus procesos un 25 por ciento de agua de mar, proveniente de plantas desaladoras; y para 2029, este consumo crecerá al 50 por ciento. En cuanto a la energía eléctrica, el 50 por ciento proviene de fuentes renovables, porcentaje que seguirá aumentando hasta alcanzar un suministro de 100 por ciento de energías verdes.

El aporte de Chile al combate contra cambio climático no solo pasa por bajar las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que hay que destacar también que el sector minero nacional habilita el desarrollo de la electromovilidad en el mundo, por medio de los minerales y metales que produce Chile, los que son indispensables para el desarrollo de vehículos eléctricos y también para las energías eólicas y fotovoltaicas. En otras palabras, sin los minerales chilenos será imposible detener el cambio climático y el calentamiento global”, afirma Sergio Hernández, director ejecutivo de la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería (APRIMIN).

Innovación

La innovación también cumple un papel fundamental en la minería. Dentro de las startups chilenas que se han destacado en el último tiempo, están aquellas que utilizan cobre en sus innovaciones, atribuyendo características de este metal como lo son sus propiedades antibacterianas para hacer frente a virus o combatir bacterias: The Copper Company, CuperScience, Laboratorio Arensburg, Copper 3D y Copper Armour, son algunos de los emprendimientos que ya han desarrollado productos en base al cobre para ser utilizados en ropa deportiva y clínica, en sábanas de hospitales, cremas e incluso en estudios con la NASA.

En medio de la pandemia, The Copper Company decidió testear su tecnología textil con partículas de cobre en la Universidad de Berna, Suiza, para corroborar qué tan efectivos eran eliminando el coronavirus, estudio que confirmó que sus tejidos tienen la propiedad de desintegrar la membrana plasmática del SARS-CoV-2 mediante el intercambio de iones, lo que impide la reproducción del virus.

A partir de la investigación nos fuimos dando cuenta que el cobre tiene tremendas propiedades antimicrobiales. Hoy nos mueve que, a través del textil con cobre y el diseño, se puede generar innovación e identidad a nivel mundial”, dice Luz Briceño, fundadora de The Copper Company.

Entre los integrantes de la Red Compromiso Minero se encuentran:

Universidad de Antofagasta, CBB Cales, Fastpack, John Crane, Laboratorio Arensburg, Metaproject, Molycop, Power Train Technologies, Reliper, Sorena, Tecnipak, Tecnología en Transporte de Minerales, Vesol, Weir Minerals, 3M, Copper Armour, Copper 3D, The Copper Company, Cuper Science, Alta Ley, APRIMIN, ASIVA, Asociación de Industriales Antofagasta, Asociación Industriales de Iquique, CIDERE, Consejo Minero, CORPROA, Instituto de Ingenieros de Minas de Chile, RIM, SONAMI, Angloamerican, Antofagasta Minerals, Barrick, BHP, Candelaria, Minera Centinela, CMP, Codelco, Collahuasi, El Abra, Escondida – BHP, Freeport McMoRan, Glencore, Gold Fields, KGHM, Kinross, Minera Los Pelambres, Lumina Copper, Rio Tinto, Teck, Consejo de Competencias Mineras y Programa Eleva, Cámara Minera de Chile.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.