Se dijo de la Vacunación esta semana

Gobierno evalúa elevar restricciones a no vacunados

  • Marcado por el alza de los contagios y los rezagos tanto en el esquema basal como en la dosis de refuerzo, la autoridad sanitaria anunció que próximamente se aplicarán “nuevas medidas” que otorguen mayores libertades a quienes han acudido por sus vacunas y, a la vez, endurezcan las restricciones a quienes no las tengan.

El objetivo es reducir “lo más rápido posible” el universo de no inmunizados y de personas de primeras dosis, que resultan ser el mayor reservorio para el virus.

Se baraja que la exigencia de la vacuna de refuerzo para obtener el Pase de Movilidad se amplíe a otros grupos etarios, También se ha pensado en establecer restricciones de ingreso a diversas actividades si no se porta el carnet de vacunas.

No se ha planteado a nivel de la cartera sanitaria, por ahora, la obligatoriedad universal de la vacunación contra el Covid-19, pero sí dar incentivos que convenzan a los reticentes, como que los mayores de 55 años puedan escoger entre las vacunas AstraZeneca o Pfizer.

Cae la inmunidad

El último informe de incidencia y gravedad de casos, según estado de vacunación, señala que  la población no protegida registra 50,3 contagios cada 100 mil habitantes; lo que contrasta con quienes cuentan con la dosis de refuerzo, donde la incidencia cae a 7,7 contagios por 100 mil habitantes.

Frente a ingresos UCI, la incidencia en entre los no protegidos, el 1,1 cada 100 mil habitantes requirió unidades críticas; entre los vacunados con dos dosis bajó a 0,5; y entre las personas con dosis de refuerzo se registró una incidencia de 0,0.

Esto da cuenta que las personas vacunadas con dos dosis todavía se pueden contagiar, aunque desarrollando un curso más leve de la enfermedad», dicen los expertos, y que «la alta incidencia de contagiados con dos dosis puede corresponder a una reducción de la inmunidad, la cual cae drásticamente con la dosis de refuerzo”,

Test de anticuerpos ¿Son necesarios, son útiles?

Del ISP explican que los test de anticuerpos que se venden en farmacia si bien sirven para medir inmunidad, son test que detectan una determinada cantidad de anticuerpos en sangre, “Puede ocurrir que una persona esté produciendo menos anticuerpos que los que detecte el test y salga negativo, en circunstancias que la persona sí tiene anticuerpos, pero en una cantidad por debajo de la línea de detección de ese test, por lo que el hecho que existan pocos o sean indetectables en los test, no implica que no haya inmunidad”, indican.

Es mejor guiarse por lo que dicen los estudios clínicos respecto de la inmunidad de las vacunas ya que estos son controlados. Lo que importa es que la persona tenga anticuerpos, aunque sean trazas. Si llegara a haber incluso, cero anticuerpos en la sangre, puede ocurrir que la respuesta inmune de memoria sea tan buena que se produzcan los anticuerpos rápidamente”, agregan.

Más anticuerpos no significa más protección

Los expertos coinciden en que la inmunidad del ser humano es compleja y no depende solo de la presencia de anticuerpos ya que hay otra inmunidad llamada celular o de memoria que también participa en la protección y que pocas veces se mide, precisamente por su complejidad.

«La presencia de anticuerpos y la cantidad de éstos no es fácil de interpretar, se supone que a mayor cantidad de anticuerpos, mayor protección, pero lo cierto es que se puede tener baja cantidad de anticuerpos e igual estar protegido porque en la protección frente al virus participa la respuesta inmune celular y esta habitualmente no se detecta en el laboratorio”, dicen los infectólogos, “que una persona tenga más cantidad que otra no significa que esté más protegida que otra que tenga menos porque para ésta los anticuerpos que tenga podrían ser suficiente”, señalan.

Salud estudia una dosis de refuerzo anual por covid-19
  • Ante el incremento de contagios de covid-19 que se observa en el país, la mayoría de los expertos recomiendan seguir reforzando y acelerando el proceso de vacunación, que será la principal arma para combatir lo que parece ser una tercera ola de diagnósticos positivos.

El ministro de Salud, Enrique Paris, reconoce que se está impulsando la vacunación de refuerzo siguiendo la práctica de Israel y otros países de Europa, donde hubo un aumento significativo de los casos y donde la vacuna de refuerzo logró disminuir ese rebrote. Estima que logrando el 30% a 35% de la población con dosis de refuerzo, los contagios podrían comenzar a caer en nuestro país.

Dosis extra o repetición del esquema completo

Paris descarta que aclara que se vaya a aplicar de nuevo el esquema completo. Lo más probable es que haya que poner una dosis de refuerzo anual contra el coronavirus, similar a lo que se hace con la influenza.

Esa es la opinión que he recopilado de distintos expertos. Nosotros nos hemos reunido con gente de Estados Unidos, de Israel, de Inglaterra, de Alemania y la opinión es que vamos a necesitar una vacuna anual», dijo el ministro.

 

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.