Las claves para apoyar a los trabajadores ante la crisis social

  • Más del 60% de las enfermedades profesionales de salud mental tiene que ver con la exposición de los colaboradores a hostilidad interna, como el acoso laboral.

Comunicación, flexibilidad y colaboración:

Aun cuando la mayoría de las situaciones que hoy afectan a los chilenos tras el estallido social ocurren fuera del lugar de trabajo, según la ACHS las organizaciones tienen la oportunidad de dar un paso adelante en materia de sostenibilidad, generando ambientes de trabajo seguros y donde las personas se sientan apoyadas.

A más de un mes del estallido social, con la consecuente alteración en las rutinas de muchas personas en los ámbitos familiar y laboral, se podría registrar un aumento en los cuadros de estrés y ansiedad asociados a la sensación de falta de control. De acuerdo a la opinión experta de Lisette Araya, médico jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital del Trabajador ACHS, "la mente y el cuerpo pueden verse afectados, generando reacciones como ansiedad, irritabilidad, tensión muscular, alteraciones del sueño y del apetito".

Si bien la mayoría de estas situaciones ocurren fuera del lugar de trabajo, las organizaciones tienen la oportunidad de apoyar a sus colaboradores con acciones concretas, que apunten a disminuir la sensación de incertidumbre y vulnerabilidad propias del momento.

Daniela Campos, jefa técnica de Riesgos Psicosociales de la ACHS, explica que "muchas empresas están preocupadas de brindarle apoyo a sus trabajadores, ya que entienden que es precisamente en circunstancias difíciles donde pueden dar un paso adelante en materia de sostenibilidad".

¿ Qué pueden hacer las empresas?

Cuando el trabajador está en momentos de incertidumbre, una forma de apoyar es entregar certezas. Para ello, la ACHS propone tres grandes grupos de intervenciones que las organizaciones pueden trabajar en tiempos de crisis, y entrega recomendaciones prácticas y simples de implementar para cada uno de ellos.

EI primero tiene que ver con, en la medida de lo posible y evaluando caso a caso la realidad del entorno, dar flexibilidad y facilidades para adaptar el trabajo a las condiciones de hoy, como teletrabajo y/o horario flexible. Es importante comunicar de manera explícita las medidas con que cuenta la organización para que los trabajadores no corran riesgos innecesarios y, al mismo tiempo, puedan contribuir a mantener la continuidad operacional.

EI segundo tipo de recomendaciones se relaciona con mantener una comunicación fluida entre la empresa y sus colaboradores, a través de un canal oficial, donde se entregue información respecto de los horarios de trabajo, cambios en turnos y otras contingencias. Es importante que estas medidas otorguen al trabajador una sensación de control, por ejemplo, informando oportunamente si existen salidas anticipadas, ya que eso le permite planificar.

EI último aspecto apunta a brindar apoyo en el traslado hacia el trabajo y de regreso al hogar. Una gestión recomendada es informar acerca de los cambios que se registran en el transporte público cercanos al lugar de trabajo y promover el uso compartido de vehículos entre los colaboradores, o usar aplicaciones (apps) para facilitar los viajes. Incluso hay empresas que han puesto a disposición de sus trabajadores buses de acercamiento para apoyar su traslado.

Para implementar estas medidas, la ACHS recomienda un trabajo conjunto entre los líderes de la organización y sus colaboradores. Dicho trabajo debe considerar espacios de escucha activa y diálogo en que las comunicaciones sean cercanas y se evite un lenguaje excesivamente técnico.

Debidamente empoderadas, "las jefaturas directas pueden jugar un rol muy positivo que encauce las diferentes visiones y ayude a establecer un sentido de comunidad, contribuyendo así a aliviar la tensión", afirma Daniela Campos.

Accidentes profesionales: ¿Qué dice la autoridad?

Ante la crisis actual, cabe recordar que la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso) ha señalado que, de acuerdo a la Ley 16.744, en los accidentes de trabajo debe existir una relación de causalidad entre la lesión y el quehacer laboral.

Sin embargo, y con el fin de velar por la protección del trabajador, ha instruido que en el caso de que el infortunio haya sido generado por una fuerza mayor que haya afectado al personal o al inmueble donde se prestan servicios; por ejemplo, el ingreso de una turba, dicha circunstancia no impediría calificar el siniestro como de origen laboral. Ello deberá ser determinado a la luz de los antecedentes recopilados en la investigación del accidente.

Las organizaciones pueden apoyar a sus colaboradores con acciones concretas, que apunten disminuir la sensación de incertidumbre y vulnerabilidad.

Chile y las enfermedades profesionales de salud mental

Hoy más que nunca se hace necesario traer al presente uno de los principales desafíos futuros del país en términos de Seguridad y Salud Laboral. De acuerdo a cifras de empresas adheridas a la ACHS, las enfermedades profesionales de salud mental han presentado un crecimiento de un 48% entre 2016 y 2018, pasando de 1.299 ca¬sos en 2016 a 1.919 el año pasado, al mismo tiempo que los accidentes laborales con tiempo perdido han disminuido en 11% en igual período.

Actualmente, más del 60% de estas enfermedades tiene que ver con la exposición de los colaboradores a hostilidad interna, como el acoso laboral. También se generan situaciones de hostilidad externa, como es la que reciben las personas que atienden a terceros de manera directa; por ejemplo, profesores, personal de la salud o vendedores.

Daniela Campos explica que la ACHS lleva más de seis años trabajando en el tema con sus entidades adheridas, ya sea apoyando la aplicación del Protocolo de Vigilancia de Riesgos Psicosociales, emitido por el Ministerio de Salud (Minsal) en 2013, como interviniendo en los principales factores que gatillan las enfermedades profesionales de salud mental, tales como el liderazgo disfuncional, el bajo apoyo social o el mal diseño organizacional.

"Nuestro deber es velar por un país que asegure entornos de trabajo libres de riesgos, dignos y productivos, donde las personas desplieguen todo su potencial. En este sentido, creemos necesario enfatizar nuestro apoyo hacia las organizaciones en la búsqueda de un mayor control de la exposición a riesgos psicosociales", agrega.

FENTE: El Mercurio / ACHS
Fecha: 24-11-2019

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.