La Gran Mentira de Las Redes Sociales. No solo las «fake news»

  • Las redes sociales NO son medios de comunicación
  • Son plataformas de exposición y entrega de información personal y comercial cuya finalidad es obtener seguidores y clientes
    Palabras de Mark Zuckerberg, creador de Facebook y propietario de Instagram y Whatsapp ante el Congreso de los EE.UU.
  • Más del 80% de las informaciones en Redes Sociales, que no son ofertas comerciales, son reacciones emocionales de críticas y quejas individuales donde sólo se exponen aspectos negativos de las situaciones que se informan.

Efervescencia Social y Fake News

Incendios que nunca fueron registrados, videos fuera de contexto, acusaciones calumniosas son algunos mensajes que se han reproducido estas semanas en Chile, llenando las redes sociales de información incompleta, viral y falsa.

En estas semanas, no pocos chilenos recibieron, creyeron e incluso compartieron lo que creyeron una "noticia" que luego terminó siendo una información embustera e insidiosa.

Mensajes, audios, videos, imágenes que de manera apresurada, gatilladas por un impulso emocional, fueron aceptadas como verdaderas cuando, en realidad, no lo eran.

Secuelas del error de usar redes sociales como medios de comunicación

Fake News y aumento de la incertidumbre

El primer impacto negativo de las Fake News es que -al descubrirse que son falsas-

  • se vulnera la credibilidad de las redes sociales;
  • se quiebra la fe en la fuente del mensaje; y
  • se realimenta la incertidumbre.

Polarizarse y deprimirse: los peligros intrínsecos de las redes sociales

”Las noticias, para tener algún valor como elemento de juicio, necesitan ofrecer un contexto, una narrativa, un "cuento", que permitan obtener una visión del todo para formarse una opinión. Eso sólo se puede obtener en periódicos, libros o revista, físicos o electrónicos.”, dicen los expertos.

"En las redes sociales, con su inmediatez y su limitación de caracteres, la información se entrega fragmentada, con acento en frases e imágenes emocionales. Carecen de la necesaria narrativa que ponga en contexto", agregan.

El peligro de las fake news

Diez segundos de video de policías disparando a manifestantes. Siete fotografías de saqueos a tiendas. #MilitaresALaCalle y #PiñeraAsesino como tendencias en Twitter. Son escenas que se han tomado las redes sociales y que preocupan a los chilenos en los últimos días producto del estallido social.

El académico de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica y director de Tren Digital, Daniel Halpern, realizó un estudio sobre la información por redes sociales que revela los efectos nocivos de este fenómeno en las personas y en la sociedad.

La polarización

Halpern advierte que si se desprecia a los medios tradicionales y se elige solo la información de redes sociales "te vas a polarizar".

Esto, porque las redes jerarquizan la información en función de los contenidos más compartidos o con mayor número de me gusta/no me gusta. No hay matices ni posibilidades intermedias: o aceptas o rechazas.

”Como lo que se busca en redes sociales son más retuit, más me gusta, más comentarios, la información que se privilegia es la fuertemente emocional, la que tiene la postura más conflictiva y que tiene mayor perspectiva de polarizar”, dice el experto.

La depresión

"En este contexto, el relato prescinde de una narrativa que permitiría ver el todo", agrega.

"Los videos son fraccionados y solo muestran lo que interesa al que propaga la noticia falsa:. Tú ves una explosión, un incendio, personas con sus ojos dañados, aspectos que -por naturaleza humana- logran mayor impacto emocional y reciben más retuit".

"La reacción es sentir que “esto está mal”, “que esto no puede ser”, que “todos estamos mal” porque se está reprimiendo con violencia o se está siendo atacado por la delincuencia”.

De esta forma, la sensación final de las personas que se informan por redes sociales, sin detenerse a verificar si se trata de mensajes falsos o no, terminan viendo solo aquello que es emocionalmente perturbador: agresiones, saqueos, violencia.

Arrastrados por la vorágine de "caos y violencia" que muestran las redes sociales, y en afán competitivo para no perder audiencia, los medios de comunicación se suman al sesgo de las informaciones emocionales fuera de contexto.

Al final, las personas terminan emocionalmente cansadas y deprimidas_.

No a la normalidad ni a la conciliación

En el predicado que lo normal “no es noticia” y en el objetivo de polarizar las opiniones, no es posible encontrar en las redes sociales situaciones normales ni voces conciliadoras. No, al menos, retuiteándose en la cantidad y velocidad de una información dañina.

Información falsa

Pero no se trata solo de videos sin contexto, las redes sociales también se plagan de declaraciones incendiarias y de información falsa o tergiversada.

Se viralizan y se instalan como verdades, elementos que no importando cuántas veces se desmientan, continuan vitalizándose.

Intolerancia y violencia fascistoide

En las redes sociales cada cual quiere mostrar “su“ verdad, Quiere ser visto y aceptado y -óptimamente, de ser posible- ser reconocido, destacado y ganar dinero.

"El problema", dice Halpern, "es que las personas que tienen una agenda totalitaria no solo quieren mostrar su verdad, sino además, quieren imponer su verdad sobre la de otros.

En esta postura totalitaria e intransigente, no trepidan en propagar mentiras. Incapaces de ver racionalmente lo que sucede, interpretan la realidad a su antojo para adaptarla a cómo ellos quieren que se vea el mundo.

Salir de la trampa

De acuerdo a un estudio de la BBC, las personas deben abstenerse de aceptar indiscriminadamente lo que se dice en las redes sociales. Los siguientes consejos pueden ayudar a no caer en la trampa de la información falsa:

  • Tener siempre presente que producir un reportaje serio y confiable respecto a como acontecen los eventos toma tiempo y exige profesionales cualificados.
  • Desconfía de las noticias "bomba" y del "último minuto".
    • Espera un despacho posterior, antes de formarte un juicio.
  • Tómate un minuto y piensa.
    • No te creas la noticia ni compartas el texto de inmediato.
  • ¿Te causó una reacción emocional muy grande?
    • Desconfía. Las noticias inventadas se hacen para causar grandes sorpresas o rechazo.
  • ¿Confirma la información recibida alguna convicción que ya tenías?
    • También es una técnica habitual de las noticias inventadas. Desarrolla el hábito de desconfiar e investigar.
  • ¿La noticia está "pidiendo" que creas en ella o "muestra" por qué desconfiar?
    • Cuando una noticia es cierta, es más probable que cite fuentes bien identificadas (posibles de comprobar), que incluya links y que cite documentos oficiales (en decir, que sea transparente).

En pocas palabras, no creas de inmediato en lo que te llega por redes sociales. Confirma en un periódico digital si ya hay algo de lo dice la red social.

FUENTE: Prensa nacional

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.