Joaquín Villarino y el borrador de propuesta de Constitución aprobado por la Convención

Extractos de entrevista publicada en diario La Tercera

Este es un proyecto constitucional que intenta hacerse cargo de algunos problemas reales que tiene el país, pero cuyas soluciones creo que van a tender a profundizar muchos de los problemas que tenemos, más que solucionarlos”.

(…)

«Esta es una Constitución que tiene un gran desequilibrio entre los derechos de los pueblos originarios, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo económico.»

«Olvida que sin desarrollo económico y sin crecimiento económico es muy difícil cuidar del medio ambiente y es muy difícil satisfacer los derechos sociales que está garantizando la misma.»

«Los países más pobres son los que menos cuidan el medio ambiente, los más ricos son los que más lo cuidan.»

(…)

«Se ve reflejado en la creación de muchísima burocracia, sin enfrentar el principal desafío que tiene el Estado hoy día, que es su modernización.»

(…)

«La creación de enclaves que van a generar muchos conflictos en vez de solucionarlos. Son los enclaves con los estatutos especiales de los pueblos originarios, la creación y reconocimiento de territorios y terrenos con jurisdicciones propias, con tratamiento de los derechos de agua propios, con respeto a derechos y tradiciones propios, sin ninguna conversación con el resto del país, que son el 90% de los que habitamos este gran territorio.»

«La división profunda entre pueblos originarios y el resto de las personas que habitan este territorio, en vez de solucionar un conflicto, va a profundizar dramáticamente los conflictos que hoy existen.»

(…)

«Los derechos de agua. Creo que es el tema más potente.»

«No cabe ninguna duda que era necesaria una reforma del recurso hídrico y ésta fue objeto de una discusión de más de una década en el Congreso que dio origen a un nuevo Código de Aguas aprobado transversalmente después de diez años de discusión.»

«Aquí, en menos de seis u ocho meses, se olvida toda esa discusión que ha tenido democráticamente el país y se pretende instaurar un régimen que va a traer mucha burocracia y probablemente poco aprovechamiento de manera eficiente y efectiva de los recursos hídricos, sin solucionar el problema más importante, y es que los habitantes de zonas rurales tengan acceso a agua potable y alcantarillado.»

(…)

«Se tiene que crear toda una judicatura paralela, que es la judicatura que resuelve los conflictos en los cuales intervienen los pueblos originarios. Y si son territorios donde se desarrolle minería, y que también se consideren de pueblos originarios, vamos a tener un primer problema: ¿Cuál es la judicatura competente para conocer de estos temas?»

(…)

«Muchas de las faenas mineras que hoy día se están desarrollando en el país se desarrollan en territorios que pueden tener una pretensión de dominio por los pueblos originarios y, por lo tanto, la conversación con ellos, la regulación del diálogo y acuerdo con ellos, va a ser tremendamente condicionante para el desarrollo del futuro de la minería.

«Este proyecto constitucional establece algo que no se establece en ninguna Constitución del mundo: que un grupo de habitantes del territorio, que se denominan pueblos originarios, tienen que prestar su consentimiento para cualquier resolución que pueda afectar sus derechos.»

«No están definidos los territorios y terrenos, ni cuáles son sus derechos. Toda esta aplicación de normas transitorias de recursos hídricos no se aplica a los pueblos originarios. Ellos son dueños, las utilizan de acuerdo a sus usos ancestrales, no prescriben, no se transforman en autorizaciones temporales, no tienen que pasar por la Agencia Nacional del Aguas y, por lo tanto, es evidente que aquí va a haber un conflicto.»

(…)

Estas prohibiciones generales, mientras no tengamos una bajada en la ley que defina cuáles son las áreas que realmente quedan afectadas, abre un tremendo espacio de incertidumbre y, a priori, al menos cuatro faenas de la gran minería del cobre podrían verse afectadas y obligadas a iniciar su proceso de cierre de aquí a dos años.»

«Eso implica aproximadamente un 25%-30% de la producción de cobre del país. Los próximos dos años vamos a tener que esperar a ver cuál es la bajada y definición del origen de las cuencas hidrográficas y la definición que se da de glaciares, tema que ha tomado, al menos en el Congreso, una discusión de cuatro años.»

(…)

Incluye (producción) pública y privada.

(…)

«Se despejan mal las dudas que tenemos, en vez de despejarse bien.

«Quedan todavía una serie de incógnitas a ser resueltas por el poder legislativo, porque tienen que dictarse algunas leyes a propósito del texto constitucional. Pero, en general, los principios que se están consagrando aquí tienden a indicar que va a ser más difícil hacer minería en Chile y no solo porque se suban los estándares, cuestión a la cual estábamos muy acostumbrados (…) Lo que pasa es que aquí lo que vemos es que impera más una especie de visión que tiende a prohibir el desarrollo de la actividad.»

«No se entiende que se prohíba la minería en los glaciares y no se prohíba el desarrollo de centrales eléctricas en los glaciares, o de otra actividad económica. Ese sesgo anti minero creo que obedece más bien a un desconocimiento de qué hace la actividad minera, cómo se desarrolla hoy día, y viene a constatar que va a ser muy difícil desarrollar nuevos proyectos mineros en el país.»

 

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.