Es difícil ser optimista respecto de la capacidad de crecimiento de la industria minera

  • Experto enciende las alarmas en tomo al desarrollo del sector y anticipa una carrera de las grandes potencias por acceder a producción de materias primas.

Más allá de la guerra comercial que pareciera estar llegando a su fin, y que ha tenido importantes efectos en la industria del cobre, las expectativas del director ejecutivo de la consultora PlusMining, Juan Carlos Guajardo, no son las mejores para el corto plazo.

El experto, apunta a las dificultades que tendrá que enfrentar la industria tanto en Chile como en el extranjero, por lo que anticipa que el próximo año habría al menos un déficit en torno a las 100 mil toneladas de cobre.

"Se viene un año con muchos desafíos. El tema del agua en la zona central es una alerta muy potente, no solo en Chile. En países de África hay problemas políticos importantes en relación con las compañías mineras. En el caso de la sequía puede impactar la producción en Chile el 2020, entonces eso me hace pensar que el próximo año va a ser difícil", dice.

Guajardo explica que la industria se encuentra en una etapa complicada, aún con impactos luego del último superciclo que llevó a la cotización del cobre por sobre los US$ 4 la libra, ya que se cortaron los flujos de capital y se puso el foco en lograr cada vez mayores eficiencias de parte de las mineras.

Vorágine regulatoria

En el caso de Chile, indica, esto se ha visto a nivel de exploración, que a lo largo de los años se ha reflejado en una cartera muy débil de proyectos greenfield, y segundo, en una vorágine regulatoria que estaría dificultando la inversión minera en el país.

"Esas dos cosas nos hacen ver que es difícil ser muy optimista respecto de la capacidad de crecimiento que va a tener la industria minera, es muy difícil pensar de dónde va a venir", asegura.

Ante estas dificultades y en medio del peak de la electromovilidad que va a requerir cada vez más de minerales como el cobre o el litio, el experto espera que la industria entre en un periodo de compras y adquisiciones de mineras, que se dará cuando las compañías constaten que no tienen medios de crecimiento más rápido que ese, y que es cuando entrará en juego el tema geopolítico, porque serán las grandes potencias las que buscarán hacerse con la producción de materias primas.

"Lo que más puede poner sobre la mesa Chile es su capacidad de proveer cobre, de una manera confiable y sustentable, explica.

Y en cuanto a quiénes serán los que disputen esta carrera por asegurar la producción, sostiene que obviamente serán los chinos quienes estén a la cabeza, considerando que consumen el 50% de los recursos globales. Pero la competencia también será dura con otras potencias como Estados Unidos, los gigantes europeos y asiáticos.

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 14-10-2019

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.