Crece el cibercrimen en Chile: robo de datos a través de smartphones aumentó un 25%

  • Durante este año, robo de datos a través de smartphones aumentó un 25%
  • Según especialista en ciberseguridad, los delincuentes se han percatado de que el mensaje de texto entrega la ventaja de que el cerebro procesa rápido y pasa por alto cosas que en un llamado telefónico sí podría detectar.
  • En los primeros cinco meses del año se han denunciado 4.697 estafas realizadas a través de internet.

Durante el 2020, el número de denuncias hechas a nivel nacional ante la Policía de Investigaciones llegó a 7.527; y el 2019, a 5.645. En tiempos de pandemia surgió un nuevo delito virtual: el zoombombing, que es la irrupción en reuniones virtuales de menores.

Luis Orellana, subprefecto y jefe de la Brigada Investigadora del Cibercrimen Metropolitana, señala que los delitos virtuales «dependen muchas veces de la situación y el tiempo. Por ejemplo, ahora en pandemia aumentaron las estafas por el retiro del 10% de las AFP y todo lo relacionado con ayudas y subsidios de parte del Estado.»

Según datos oficiales de la PDI, solo en los primeros cinco meses de este año se han denunciado ante la Policía de Investigaciones a nivel nacional 4.697 estafas realizadas a través de internet. Una tendencia creciente si se compara con que a la misma fecha en 2020 solo se hicieron 2.485 denuncias.

Crecen las amenazas virtuales

El subprefecto comenta que muchas empresas son reacias a denunciar ataques informáticos, «porque sienten que les puede afectar enormemente su reputación».

Últimamente han puesto su foco en nuevas modalidades de ciberdelitos, que buscan causar daños a las personas o su patrimonio, como son el cyberstalking, deepfake, fake news, doxing, spoofing, man in the middle, BEC, SIM swapping, secuestro de WhatsApp y estafas en criptomonedas, entre otros.

Según Kaspersky, empresa internacional líder en ciberseguridad, en el primer trimestre de 2021 se registraron 1.451.660 instalaciones de malware en dispositivos móviles, lo que representa un 25% de incremento sobre igual período del año anterior.

Forma de operar

Generalmente, este tipo de delitos son realizados a través de llamados telefónicos o mensajes de texto. Por ejemplo, hoy es muy común recibir mensajes, señalando que los usuarios tienen un crédito aprobado o que su tarjeta de crédito fue bloqueada.

Cualquiera puede crear un subdominio con el nombre de una conocida institución y con ello logra engañar a un porcentaje importante de usuarios y si bien si bien en la mayoría de los casos los ataques son del extranjero, los ciberdelincuentes nacionales se han estado potenciando en el último tiempo, ya sea alentados por los dividendos que generan estos procesos, como  por el creciente acceso a cursos y tecnologías.

Expertos explican que «Este tipo de tipo de delitos, en general, es de baja sofisticación ya que se aprovecha no solo la inocencia de las personas, sino que además de la condición de nuestro cerebro de leer lo que queremos leer y no lo real» (…)  «los delincuentes han detectado que el mensaje de texto entrega la ventaja de que el cerebro procesa rápido y pasa por alto cosas que en un llamado telefónico podríamos detectar».

Ley en Chile

La ley chilena que trata estos temas no se ha puesto a tono con la realidad actual en cuanto a proteger  a las personas de las ciberestafas.  Existen algunas iniciativas modernas que partieron con la Ley Nº 19.628,  que se refieren a la protección de los datos personales que deben utilizarse solo para los fines que fueron recolectados, que podría aplicarse a un ciberdelincuente que haya sustraído información privada para practicar sus ilícitos.

 

 

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.