Visita a Casa Museo de Don Ignacio Domeyko

El sábado 17 de noviembre, la familia Domeyko, descendiente directa de don Ignacio Domeyko, invitó a Minera Las Cenizas y representantes del mundo minero a conocer la Casa Museo donde vivió gran parte de su vida el ilustre geólogo y precursor de la minería en Chile.

Ubicada en la calle Cueto 572, en pleno barrio Yungay de Santiago, esta casa fue por más de 50 años la residencia del destacado científico e intelectual.

En su recorrido se aprecian las costumbres y tradiciones del dueño de casa – muebles, cuadros, libros, objetos de uso personal y cotidiano – legado que se mantiene intacto gracias a la preocupación de sus descendientes directos por honrar su memoria.

El hombre que revolucionó la minería chilena

Don Ignacio Domeyko (1802-1889), polaco-chileno, fue uno de los principales artífices del desarrollo minero en Chile de fines del siglo XIX.

Misión Docente

En 1838 fue contratado por el Gobierno chileno para desempeñarse como profesor de química y mineralogía en el liceo de Coquimbo, con el propósito de fomentar el desarrollo minero mediante la incorporación de tecnología y conocimientos científicos.

Su aporte al progreso de la minería chilena se puede dividir en tres grandes líneas: el conocimiento geológico del territorio, la renovación de las técnicas de explotación minera y la formulación de nuevas leyes de fomento productivo.

En 1843, cuando pensaba retornar a su país, Polonia, don Manuel Antonio Tocornal, ministro de Educación Pública de la época, lo nombró profesor del Instituto Nacional de Santiago y luego de la Universidad de Chile. En 1848 el Congreso le otorgó la ciudadanía chilena por gracia.

En 1852, se le confió reorganizar la educación superior en Chile. Fundó escuelas superiores para profesiones científicas, con tres nuevas facultades: Derecho, Medicina y Ciencias en la Universidad de Chile. En dicha casa de estudios, crearía la escuela que formaría ingenieros civiles y de minas desde 1853.

En 1867, Domeyko fue designado rector de la Universidad de Chile, siendo reelegido por tres nuevos quinquenios consecutivos.

En Terreno

Además de ser docente, profesional e investigador, Domeyko se destaco por sus facetas de naturalista y explorador.

Tuvo una singular pasión por la geología por lo que aprovechaba sus vacaciones para salir de excursión al norte y sur, con tal de conocer yacimientos, obtener muestras y promover el fomento de la actividad minera.

Excursionista visionario de Mina El Teniente

En el verano de 1842, emprendió viajó a Rancagua para ascender hacia la cordillera. Así llegó a la mina El Teniente, a la que definió como un gran pórfido de cobre o stockwerk, haciendo un informe de reconocimiento que sirvió de diagnóstico geológico-científico. Recogió muestras in situ y propuso hasta un plan de trabajo para su eventual explotación.

En los últimos años de su vida, entre 1884 y 1888, Ignacio Domeyko viajó por última vez a Polonia. Regresó a Chile con un saco de tierra nativa, que depositó en el patio de su casa en la calle Cueto, en Santiago, donde murió al año siguiente.

Fuente:

Extracto de investigación de María Celia Baros, Licenciada en Historia.

Memoria Chilena. Biblioteca Nacional de Chile.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.