Una buena planificación del menú permite aprovechar al máximo la despensa

  • Sugerencias de especialistas:

  • Hay alimentos como legumbres y huevos que son fundamentales para mantener una dieta saludable. También hay técnicas que permiten conservar y aprovechar mejor lo que se tiene a mano y así salir a comprar solo lo más necesario.

"En circunstancias como las actuales, las legumbres se convierten en un alimento estrella", dice Jéssica Moya, secretaria general del Colegio de Nutricionista y académica de la U. San Sebastián.

Este conjunto de alimentos -como porotos, lentejas y garbanzos- tiene varias ventajas. "Es un plato barato, saciador y rendidor, ya que de dos tazas de lentejas puede comer una familia de cuatro. A eso se suma que duran mucho almacenados y aportan fibras, proteínas, vitaminas y energía", dice Moya.

Concuerda con ella, la doctora Ximena Muñoz, nutrióloga de Clínica Meds. "Le diría a la gente que mantenga la calma, no tenemos desabastecimiento de alimentos, sino dificultades para acceder a los servicios. Mi principal consejo es revisar bien lo que se tiene antes de salir a comprar. En nuestra despensa siempre tiene que haber un stock de alimentos no perecibles y deshidratados como arroz y fideos, disponer de harina y legumbres, que son muy buen alimento", dice la profesional.

Muñoz no cree que sea una buena práctica ir al supermercado y llenar carros con alimentos. "No es necesario hacer eso, basta comprar lo que falta y no llenarse de productos que después se vencen o no vamos a consumir", dice.

Una costumbre

"Las personas no deberían planificar día a día lo que comerán. Ahora se dan cuenta de que por esa costumbre tienen que ir a comprar diariamente. Ahora eso queda en evidencia por los problemas actuales, pero lo ideal es que siempre se planifique semanalmente el menú y se hagan las compras según ese plan", recomienda Moya.

Otro consejo es cocinar para dos días. "Porotos con tallarines, carbonada o lentejas con arroz son muy buenas comidas. Tras cocinar, se separa lo que se comerá en el día y el resto se refrigera o congela cuan¬do ya esté fría".

Si no se encuentra pan es sencillo hacerlo en casa. "Con un kilo de harina yo acabo de hacer 20 panes y se necesitan pocos ingredientes. Incluso hay una variedad que se puede preparar sin levadura si es que no se tiene", dice la nutricionista.

En cuanto al aporte de proteínas, el huevo siempre es una buena opción. "Chile es un país que consume mucha carne y para muchos una comida sin ella no es comida. El huevo puede aportar proteína y ácidos grasos y se puede consumir como budín, tortilla o duro".

Lo mejor es el agua

No aconseja abusar de los alimentos altos en azúcar, los snack y los ultraprocesados, como hamburguesas y vienesas. "Puede que sea fácil acceder a ellos, pero no hacen un favor a nuestra salud", agrega Moya.

También refuerza la idea de que el agua es el mejor hidratante. "No es sano comprar bebidas azucaradas, lo mejor es tomar agua de la llave".

Para las guaguas lo ideal es la leche materna. "Las mamás deben buscar cierta tranquilidad al amamantar a sus niños y no hacerlo cuando están viendo las noticias y se sienten nerviosas", recomienda.

En estas circunstancias, más allá de lo que se va a comer, también hay que aprovechar el almuerzo o la cena como una instancia de unión familiar. "Existe mucha evidencia científica de la importancia de comer en familia como un factor protector de la infancia, previene el consumo de drogas y alcohol, forma valores, mejora el vocabulario de los niños y desarrolla su seguridad. En esta coyuntura también sirve para conversar sobre lo que está pasando y reflexionar como familia al respecto", concluye Moya.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.