Se dijo esta semana de la Industria del cobre

Royalty

Presidente electo raya la cancha por royalty

Una intervención activa en el debate de financiamiento de la PGU evidenció el Presidente electo, Gabriel Boric. Junto con señalar que su equipo presentará al Ejecutivo «un pool de alternativas distintas», sobre la base de recomendaciones que han «hecho economistas expertos en el área que no necesariamente son de nuestro sector», Boric aprovechó de rayar la cancha respecto del alcance de estas propuestas.

Esto, en particular sobre la propuesta de royalty que se ha puesto sobre la mesa por parte de legisladores de oposición.

En esa línea, relevando las recomendaciones del Consejo Fiscal Autónomo (CFA), señaló que «nosotros estamos porque esto salga lo más rápido posible en la medida en que haya garantías de que esto va a estar financiado», enfatizando no tener «ningún interés en disputar quién firma la reforma».

Sobre la propuesta de financiar la PGU con un mayor royalty a la minería, advirtió que «hay que tener mucho cuidado» con el instrumento, puesto que muchos de los contratos de invariabilidad tributaria en este tema vencen en 2023. Así «uno no puede estar haciendo royalties o reformas de estas características cada vez que quiere financiar algo. Tiene que ser una que sea definitiva y que otorgue seguridad jurídica en el largo plazo», explicó.

La autoridad indicó que él y su equipo están disponibles para conversar sobre las opciones, pero fue enfático en que «acá no se puede tratar de apurar una reforma tan relevante y tan importante para el financiamiento de Chile como el royalty a la minería para tratar de hacerlo a la rápida».

Senador Juan Castro presenta nueva fórmula para impulsar royalty minero

En tanto, ayer se aprobó que el destino de los fondos sea en igual medida para los gobiernos regionales, y la otra mitad para la Corf o y la Anid.

Senador Juan Castro (RN), que no es miembro de la comisión, propone elevar desde un 3% al 10% la tributación que se cargaría a la utilidad neta obtenida singularmente por cada proyecto minero, durante el período tributario anual, «entendida ésta como la diferencia positiva entre el total de costos o costo unitario, y el total de los ingresos financieros, totales y marginales, resultantes de las operaciones productivas y comerciales de cada proyecto minero, que para efectos de esta ley serán contribuyentes independientes», según se detalla.

Además, entre las propuestas de Castro, se apunta a que el impuesto sea solo para productores de más de 60 mil toneladas de cobre al año, para eximir a las pequeñas y medianas mineras, pero también se especifica que las grandes compañías queden impedidas de cualquier exención tributaria.

La socia de Impuestos de EY, Alicia Domínguez, fue crítica de la iniciativa, y aseguró que es infructuoso seguir adelante con este proyecto, que no solo adolece de un vicio de inconstitucionalidad, sino que además tiene errores de técnica legislativa.

«Seguir parchando un texto mal concebido, en circunstancias que está pronto a asumir el Presidente electo Gabriel Boric -quien tiene el claro propósito de iniciar una discusión legislativa para imponer un royaltyad valorem a la minería y modificar en algunos aspectos el impuesto específico que actualmente paga la industria minera-, confirma que la actual discusión es una pérdida de valioso tiempo de trabajo legislativo», sostuvo la experta.

En este nuevo período también ingresaron indicaciones de la senadora Isabel Allende (PS), quien apuntó a que en caso de que el precio promedio anual de cobre se sitúe entre US$ 3,51 y US$ 4 por libra, la tasa de la compensación será equivalente al 4% de las ventas anuales de productos mineros.

En tanto, en la comisión de Minería celebrada ayer, se aprobó que en particular que el destino de los fondos recaudados por un eventual royalty sea en un 50% de utilización regional, los que serán entregados a los respectivos gobiernos regionales, mientras que el 50% restante será para la Corfo y la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (Anid).

No obstante, se acordó destinar parte de estos recursos también a zonas que se han visto afectadas por impactos ambientales, como medida de reparación.

Regulación futura

«Hay que tener claridad lo antes posible sobre las reglas bajo las que se va a desarrollar la inversión en Chile«
  • Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del Consejo Minero, hace un llamado al equipo del Presidente electo a desarrollar un trabajo colaborativo con la industria, y también destaca los avances que ha tenido el proyecto de royalty que se discute en el Senado.
  • “Cuando se hacen preguntas que llevan implícita la afirmación de que nosotros hemos destruido los glaciares del pais, entendemos que obedece a una desinformación, que en algunos casos -no de los constituyentes- creemos que hay mala intención».
  • “Aún no se han tomado decisiones que sean irreversibles o que causen un daño dramático a la mineria, pero estamos en medio de discusiones que pueden desencadenar malas respuestas a determinados desafíos que tenemos que enfrentar».
Seminario

«En un país que pasa tanta tensión, el primer paso es aprender a escuchar a los demás», asegura Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del gremio, que reúne a las grandes mineras que operan en el país.

«Esto nos invita a cambiar la actitud y centrarnos en construir relaciones desde la escucha, que nos hace tanta falta. Quizás en vez de apurarnos mucho en decir lo que pensamos y lo que queremos que los demás escuchen, el primer paso sea aprender a escuchar a los demás, y así quizás seamos capaces de hacernos cargo de muchos anhelos, demandas, problemas y desafíos«, asegura Villarino.

¿Cómo se ven reflejados estos conceptos en la industria minera?

«Nosotros hemos aprendido mucho en las últimas décadas, de las experiencias que han desarrollado las empresas, hemos compartido esa experiencia al interior del Consejo Minero. También, somos conscientes y hemos venido reconociendo públicamente cuando nos equivocamos, lo que no es un hábito muy extendido en el país, hemos enmendado, sabemos que estamos expuestos a un escrutinio de la ciudadanía y a una fiscalización estricta de la autoridad ( … ) esa experiencia puede servir a otras industrias y ser la base de una forma de trabajo de las empresas y comunidades».

-¿Les gustaría que las empresas mineras también fuesen más escuchadas por parte de la sociedad?

«Nos gustarían muchas cosas, pero sinceramente, más que pedir, lo que la industria quiere en este minuto es dar, compartir la experiencia, escuchar, someternos a los estándares, que se acuerde que nos tengamos que someter, por lo tanto, tratar de promover una industria que siga siendo competitiva a nivel mundial, pero más sustentable. Hay que escuchar mucho, explicar qué podemos hacer, qué no podemos y por qué no se puede hacer, o de qué manera nos ayudan para hacerlo de manera distinta, con trabajo colaborativo».

-¿Cómo evalúan el paso que tuvieron por la Convención Constitucional?

«Nos hicieron preguntas duras, con algunas afirmaciones que no tienen fundamentos, que no son actividades o conductas extendidas de la industria. Todo lo que se ha dicho en torno a la destrucción de glaciares está basado sobre datos que no son verídicos; el 99% de los glaciares del país están ubicados en territorios donde no hay minería o donde no va a haber minería. El 1 % restante está en territorios donde hay o puede haber minería, no es que estén afectando al 1 %. Según cifras de la Dirección General de Aguas, la superficie de glaciares que la industria ha afectado en toda su historia es de un 0,01 %. Esos son los datos, por lo que cuando se hacen preguntas que llevan implícita la afirmación de que nosotros hemos destruido los glaciares del país, entendemos que obedece a una desinformación, que en algunos casos -no de los constituyentes­creemos que hay mala intención, con gente que tergiversa la realidad, cuyo objetivo parece ser que es que no haya actividad minera, más que exigir que haya una actividad minera sustentable».

-¿Cómo ven la situación por la que atraviesa la industria minera y el país?

«Creo que si nosotros perdemos la oportunidad, lo van a pagar las generaciones futuras, y eso es lo más lamentable, tenemos que proponerles un mundo mejor para vivir, en el que ellos puedan satisfacer sus necesidades; si no desarrollamos una minería de alto estándar, vamos a sacrificar el futuro de las generaciones que están por venir, por lo que no hay que darse ese lujo».

«Aún no se han tomado decisiones que sean irreversibles o que causen un daño dramático a la minería, pero estamos en medio de discusiones que pueden desencadenar malas respuestas a determinados desafíos que tenemos que enfrentar. Problemas complejos, no tienen respuestas simples habitualmente».

-¿Qué expectativas tienen del Presidente Boric y el nuevo gobierno?

«Las expectativas son que haya trabajo colaborativo entre el sector público y el privado, el nuevo gobierno tiene tremendos desafíos derivados de la crisis sanitaria y el impacto de la crisis económica; hay un tremendo desafío en la construcción de una nueva Constitución equilibrada, que permita incorporar los principios del desarrollo sustentable, pero que, a su vez, se haga cargo del crecimiento económico que va a permitir financiar el desarrollo social y el cuidado al medio ambiente».

«Necesitamos transparencia para las reglas del juego, eso es algo que legítimamente esperan todos los ciudadanos y los sectores productivos, porque para tomar decisiones de largo plazo, como son las que se toman en un sector tremendamente riesgoso como el minero, donde la actividad exploratoria es riesgosa, donde los precios no se conocen y son mercados altamente cíclicos, hay que tener claridad lo antes posible de cuáles son las reglas bajo las que se va a desarrollar la inversión en Chile, que lleva a que se tomen o posterguen decisiones de inversión».

«Si tenemos en consideración estos aspectos podemos tener un buen augurio para los próximos cuatro años, si nos enfrascamos solo en discusiones y diferencias y no trabajamos de manera conjunta, si el discurso no va de la mano con las acciones, probablemente no vamos hacia buenos años».

-¿Cómo ven el avance que está teniendo el proyecto de royalty minero en el Senado?

«El tono de la discusión y las indicaciones que se han presentado en el Senado denotan algo que venimos señalando desde que se aprobó el proyecto de la Cámara de Diputados, que era un mal proyecto, que técnicamente no se sostenía y que no tenía ningún análisis sobre lo que producía en el desarrollo de la actividad. La reacción del Senado va en la línea correcta, las indicaciones todavía adolecen de problemas técnicos, que, nos da la impresión, sigue habiendo efectos que se producirán en la industria y que no están siendo considerados por los senadores. Los legisladores son ellos, lo que hacemos nosotros es entregar información de manera transparente y ver los impactos que tiene para que lo tengan en consideración. Hay que mantener los canales abiertos, asistir al Senado, entregar la información de manera transparente, es el camino correcto para que esto se siga corriendo hacia un territorio razonable».

-¿Les hubiese gustado un mayor involucramiento de parte del Gobierno?

«Acertadamente, el Gobierno no se ha hecho parte de este proyecto que tiene visos de inconstitucionalidad graves, que se han hecho presentes en todas las etapas de tramitación. Yo no voy a pautear lo que debe o no hacer el Gobierno, son decisiones políticas y existían varios frentes abiertos como para haber abierto una negociación de un nuevo royalty para la industria, por lo tanto, habrá tenido sus razones políticas para mantenerse al margen».

Datamine, empresa australiana de software mineros, compra la startup chilena Zyght

Zyght, que facturó US$ 1,8 millones en 2021, se incorporará a la división de negocios ESG de Datamine.

La startup chilena Zyght, dedicada a la prestación de servicios relacionados al ámbito de la salud en la industria minera, fue comprada por la gigante australiana Datamine, empresa que cuenta con más de 40 años en el rubro de la tecnología para la minería digital y con presencia en más de 20 países.

Zyght, que partió como una pequeña empresa fundada en Chuquicamata por Rodrigo Calle y Mario Jara en 2010, fue apoyada por la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y terminó transformándose en un referente en la creación de programas informáticos que ayudan en la gestión de procesos y la reducción de accidentes laborales.

Previo a Datamine, contaron con la participación de varios inversionistas, entre ellos Scale Capitals y Digevo Ventures, estos últimos incluso terminaron desempeñando el rol de mentores empresariales para la startup Zyght. «Para nosotros es un tremendo caso de éxito, Digevo Ventures los acompañó durante la gestión de lo que fueron las primeras versiones de Zyght, luego apoyamos su escalamiento comercial, a levantar capital privado y, ahora, lo más culminante que fue vender la empresa completa», comentó Stefanie Sherman, gerenta de Digevo Ventures.

La transacción, de la que no se revelaron cifras, se realizó a fines de 2021 y fue anunciada esta semana por la firma australiana y confirmada por el CEO de Zyght, Rodrigo Calle: «Estamos muy contentos de incorporarnos al grupo de Datamine e impulsar nuestros planes de expansión mundial», declaró. Las conversaciones respecto a una posible venta comenzaron en septiembre del año pasado y se fueron concretando al presenciar el éxito que estaba desarrollando Zyght, que cerró 2021 facturando US$ 1,8 millones.

Su expansión en el mercado latinoamericano, con proyectos en Argentina, Perú, Ecuador y México, y su destacada participación empresarial en Chile, trabajando con grandes de la minería como SQM, AngloAmerican y Codelco, terminaron por llamar la atención en mercados internacionales. Ahora bajo la firma de Datamine, se consolidarán como líderes internacionales incorporándose a la división de negocios ESG (por sus siglas en inglés), contemplará nuevos desafíos considerando el medioambiente y la apertura a nuevos rubros de alto impacto.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.