Se dijo de la industria esta semana

Nueva Constitución: la silenciosa propuesta constituyente que alerta a la gran minería

Se trata de la iniciativa que establece el Dominio Público Minero que fue presentada hace más de dos meses y aprobada en general por la comisión de Medio Ambiente.

El texto plantea la extinción de las actuales concesiones mineras y el fin del régimen vigente, para ser reemplazado por uno en que se otorguen concesiones administrativas por un ente estatal, lo que para el mundo minero implica una incertidumbre y discrecionalidad compleja para este tipo de inversiones de largo plazo.

Es decir, se pasa de concesiones judiciales perpetuas (como es en la actual Constitución), a concesiones administrativas y temporales, donde no se señala el tiempo, ni las condiciones de renovación. Además, no se señala nada sobre el régimen de transición y la retroactividad (…) Si se aplica a las concesiones existentes, se acerca peligrosamente a una expropiación”, dicen.

Para el gerente de Estudios del Consejo Minero, José Tomás Morel, el principal problema de la iniciativa que establece normas transitorias, es que no respetará las concesiones mineras vigentes, porque señala que se extinguirá la propiedad de estas al entrar en vigor la nueva Constitución. “Por haber sido las concesiones mineras existentes otorgadas por sentencias judiciales, el nuevo texto constitucional está expresamente limitado en la posibilidad de afectar su esencia”, afirma.

Respecto de la iniciativa de norma permanente, Morel explica que la principal inquietud es que la determinación de los derechos y obligaciones principales del concesionario, así como la enumeración de las sustancias que serán concesibles, quede entregada a una futura ley simple, susceptible de modificarse fruto de mayorías ocasionales. “Imagínese la incertidumbre a la que quedarán expuestos los exploradores y productores de cobre frente a un posible cambio de ley que elimine la concesibilidad del metal y, con ello, la continuidad de sus operaciones. La inversión minera es riesgosa en su naturaleza y larga en sus tiempos, requiriendo de normas ciertas y estables. Por esto, estimamos que esta regulación debiera quedar entregada a una ley de quorum superior”, sostiene.

El académico del Departamento de Ingeniería de Minería de la Universidad Católica, José Joaquín Jara, si bien reconoce que la iniciativa de Dominio Público Minero es menos crítica que la propuesta de nacionalización, precisa que la primera es un cambio significativo en las reglas del juego y que puede impactar la inversión minera.

“Se le otorga demasiado poder al ente administrativo para revocar los derechos cuando se le plazca (…) cuando se entrega arbitrariedad al poder administrativo y las reglas no son claras, eso podría generar corrupción, y la corrupción al final lo que hace es que los beneficios de la actividad minera, en vez de llegar a la población en general, son capturados por pequeños grupos que tienen poder político o cercanos al régimen (de turno), por ejemplo”, alerta Jara.

 

»Chile sin industria minera no podría alcanzar nunca el desarrollo»

  • En entrevista con un medio capitalino, la futura directora de Codelco, emprendedora y experta en biotecnología, delinea sus objetivos y se fija dos objetivos: potenciar e inspirar la participación de mujeres y el desarrollo de la innovación en el sector.

Chávez es reconocida por su trabajo en innovación y biotecnología en minería, Es creadora de empresas y miembro de organizaciones como Endeavor y de Women Board Up, que busca potenciar la participación de las mujeres en empresas.

-¿Qué objetivos se ha trazado?

«Me gustaría contribuir desde dos veredas. La primera es que considero que la minería es la plataforma para el desarrollo tecnológico, no en el sentido de que lo vaya a financiar, sino que con el poder de compra de una empresa como Codelco, tiene el potencial de impulsar emprendimientos que son demasiado talentosos, con gente joven que está haciendo desarrollo de software y tecnología».

«Lo segundo es tratar de impulsar que otras mujeres ocupen cargos de directorios de empresa, ojala tecnológicas, startups, para asegurar que incorporen talento, porque no es llenar un puesto con una mujer, es el talento, la capacidad y la experiencia que tienen muchas mujeres talentosas, y que eso signifique un impacto en el crecimiento de la empresa».

-Una de las metas de la industria es elevar la participación femenina ¿Cómo puede aportar en eso?

«Espero entusiasmar con este ejemplo que muchas otras compañías hagan esta inclusión de mujeres directoras. Hay que visibilizar a las mujeres, porque uno habla con las compañías que quieren directoras y dicen que no hay, pero la verdad es que no saben dónde ir a buscarlas, y ese es el rol que queremos jugar».

-¿Qué acercamientos ha tenido con la industria minera?

«Siempre he desarrollado tecnología para la minería y hemos logrado introducir productos que hoy se venden, por ejemplo, toneladas de bacterias para hacer caminos. Hoy trabajo en tecnología para resolver problemas que en el mundo nadie ha podido solucionar en minería, como, por ejemplo, el control del sílice, que es un problema y que la única tecnología que hay es máscara o barrera física, pero nadie ha ido al problema de eliminar el sílice del suelo».

-¿Cómo ve las críticas de algunos sectores en contra del extractivismo y la minería?

«Chile sin industria minera no podría alcanzar nunca el desarrollo, y no porque dejemos de vender cobre, porque la minería puede ser nuestra NASA, una plataforma de desarrollo tecnológico que puede generar realmente capacidades de Primer Mundo. Si no lo hacemos y compramos todo afuera, ya hemos aprendido que no es sustentable, hay que resolver nuestras dificultades y eso nos va a enseñar a ser buenos en todas las industrias, no solo en la minería».

«Hoy no es solo sacar mineral, hay tecnología para extraer mineral, es la capacidad que puede dejar la minería, y que puede generar un aporte al PIB mucho más grande que la minería misma. Así lo hizo Australia, generó a través del poder de compra de las mineras una industria de emprendedores que hoy venden a múltiples industrias, a todas partes del mundo, y el aporte al PIB de esa industria es mayor que el de la minería».

-Máximo Pacheco decía que quiere hacer un Codelco más sustentable ¿Cómo se puede desarrollar ese objetivo?

«Comparto absolutamente ese objetivo. Hoy para ser más sustentable se necesita tecnología, y la tecnología sale del conocimiento y las validaciones tecnológicas que hacen las empresas de base científico/tecnológico. No esperamos que las mineras resuelvan los problemas, creando un departamento de tecnología, porque el core business es la extracción de cobre, pero si se trabaja con innovación abierta, con emprendedores para resolver sus desafíos, sin duda vamos a poder llegar con tecnología de punta para ser más sustentables: usar menos agua, o cero agua; eliminar los relaves, para que el 100% de estos vaya a ser un nuevo producto, una nueva industria, eso es economía circular».

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.