Precio del cobre sigue aumentando con fuerza y expertos ven espacios para nuevas alzas

  • Ayer el mineral cerró en US$ 3,48, su mayor valor en casi ocho años

  • CHINA. El gigante asiático, principal consumidor de cobre del mundo, es uno de los grandes responsables del alza.

  • En lo que va del año el precio del cobre ha subido 24,67% y el valor promedio es de US$ 2,74 la libra.

Si bien se evita hablar de un nuevo superciclo del metal, existe cierto consenso respecto a que los fundamentos del mineral se mantendrán positivos en el mediano y largo plazo, gracias a factores como la descarbonización y la electromovilidad.

Un nuevo e importante salto dio ayer el precio del cobre, luego de subir 2,85% en la Bolsa de Metales de Londres, lo que llevó al mineral a cotizarse en LIS$ 3,48 cada libra. Este valor se compara con los US$ 3,38 del viernes.

Dicha variación llevó al metal rojo a su precio más alto en casi ocho años, cuando el 15 de marzo de 2013 se cotizó en LIS$ 3,52. El alza da en medio de una racha de la principal exportación del país, que en los últimos tres días acumula un avance de 6,02% y que cerró noviembre con un incremento de 14,6%.

Una de las razones de esta apreciación es que se dio a conocer el indicador de compras a nivel industrial en China -principal mercado para el cobre-, el que creció fuertemente en noviembre, confirmando que la recuperación del gigante asiático continúa con vigor.

A esto se suma el anuncio del Banco Central de China, el cual declaró que no permitirá el mal comportamiento de deuda de las firmas de ese país. Además, inyectó 200 mil millones de renminbis (US$ 30 mil millones) para apuntalar la liquidez de la economía china.

Si bien en el mercado existe cautela respecto a los próximos pasos del cobre, expertos coinciden en que la cotización debiese mantenerse al alza durante los próximos meses, debido a los fundamentos positivos que existen en torno al mineral, mientras que en el corto plazo, la barrera técnica actual apunta a mantenerse sobre los US$ 3,4.

"Vemos que los fundamentos de largo plazo son sólidos, específicamente por temas de desarrollo de energías renovables y por la electromovilidad, pero obviamente el mercado se irá equilibrando, entrarán nuevos proyectos y expansiones, que debiesen restarle presión al precio, aunque hay espacio para que siga subiendo", aseguró la directora de estudios de Vantaz Group, Daniela Desormeaux, quien agregó que eventualmente un techo para el metal serían los US$ 4, aunque resta por saberlo y dependerá de las condiciones de mercado.

"hay condiciones muy favorables para un período prolongado de precios altos", lo que se venía esperando hace bastante rato, pero que no se veía reflejado necesariamente en la cotización.

"El cambio parte del hecho de que se ha inyectado y seguirá inyectándose una enorme cantidad de estímulos monetarios en casi todo el mundo, pero sobre todo en Estados Unidos. Eso genera un cambio muy importante, porque no solo se activa un estímulo a la demanda de materias primas. Además, hay expectativas de que se produzca mayor inflación, que habitualmente está acompañada de precios de commodities más altos, que al ser activos tangibles, preservan mejor el valor que otros instrumentos".

Desde Cochilco ven con mayor mesura el buen momento del mineral y lo atribuyen a factores más coyunturales, como la depreciación del dólar, el fuerte impulso de consumo de China y las expectativas de un importante crecimiento mundial en 2021, impulsado por el eventual control de la pandemia.

"Las expectativas también apuntan a que durante 2021 la oferta del metal se normalizaría y se produciría un superávit de cobre, lo que necesariamente atenuaría la tendencia al alza del metal observada a la fecha", advirtió el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Marco Riveros.

En esta línea, uno de los riesgos que se ve para el metal es que los estímulos creen las condiciones para que se desate una crisis financiera global de aquí a algunos años, lo que en el corto plazo, se suma a que la segunda y una eventual tercera ola de contagios en Europa y Estados Unidos obliguen a las autoridades a adoptar nuevas medidas de confinamiento.

Con todo, en lo que va del año el metal ha subido 24,67% y el valor promedio es de US$ 2,74 la libra. Aunque también existen otras materias primas que se han visto impactadas positivamente, como el hierro, el aluminio y metales relacionados con la actividad económica.

A esto se suma el petróleo, que ha recuperado el nivel visto previo a la pandemia. La Agencia Mundial de Energía prevé que la demanda global de petróleo descienda en más de 8 millones de barriles diarios en 2020 y se recupere en más de 5 millones de barriles diarios en 2021.

Mientras que el oro, que vivió una importante racha al comienzo de la pandemia, ha perdido fuerza, ya que es utilizado como un refugio en los momentos de mayor riesgo financiero.

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 01-12-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.