Pandemia, transformación digital y cambio de paradigmas laborales

  • Digitalización, flexibilidad laboral, foco en el talento y tercerización son las dinámicas tendencias que transformarán para siempre el mundo del trabajo.

El avance de la transformación digital, las modalidades de trabajo híbridas, el metaverso, la migración hacia la nube de los servicios están empezando a marcar el futuro de las empresas y su personal, cambiando radicalmente la forma de trabajar y de relacionamiento.

Tanto en Chile como en el mundo la pandemia cambió los paradigmas en muchas ocupaciones y sectores económicos, pero por sobre todo modificó la forma en que las personas asumen su trabajo, ya sea desde el punto de vista operacional como de sus aspiraciones y desafíos laborales.

En este nuevo contexto, los expertos aseguran que no hay vuelta atrás: la digitalización, la flexibilidad laboral y la externalización son las tres principales tendencias que transformarán para siempre el trabajo en los próximos años.

Cómo será el trabajo en la llamada «era pospandemia»

Es difícil de predecir porque muchos parámetros están variando al mismo tiempo.

Sin embargo, una cosa se puede decir con seguridad: estamos transitando hacia una forma más flexible, a tareas sin horario fijo, con menor formalidad, cada vez más remotas, distribuidas por procesos, por cargos, geográficamente.

Los trabajadores buscarán dar mayor valorización al tiempo no laboral, prefiriendo formatos de trabajo híbrido, con horarios laborales reducidos, que centren el foco en el desempeño y cumplimiento de metas o cierres de proyectos.

Indagaciones de la consultora internacional Accenture sobre el futuro del trabajo, revelan que el 83% de los empleados a nivel mundial se inclina por un futuro laboral híbrido, donde se facilite el acceso a la tecnología, a la colaboración y a los espacios para innovar; y donde se establezca una mejor visibilidad de los líderes.

Transformación digital

Un lugar de trabajo inteligente puede mejorar la experiencia de los trabajadores y mejora las operaciones de las empresas», sostienen los expertos. La implementación de inteligencia tecnológica en los espacios de trabajo será clave, especialmente si viene de la mano de soluciones centradas en las personas y en su forma de trabajar como son los sensores, cámaras, sistemas de programación y reserva, señalización digital, iluminación conectada y sistemas robustos de audio y videoconferencia.

Estrechamente relacionado con lo anterior se encuentra la migración a la nube, siendo el «centro del futuro del trabajo», al permitir alcanzar tres elementos esenciales: integración, conectividad y data.

Aquí también destaca la relación de las organizaciones con el metaverso o mundo virtual en el que las personas pueden interactuar entre sí con la ayuda de dispositivos de realidad virtual. «Esto es una evolución de internet que permite al usuario ir más allá de la ‘navegación’ y pasar a ‘participar y/o habitar’ en una experiencia compartida que abarca desde nuestro mundo real hasta el totalmente virtual y el intermedio.

Gestión de talento con las personas al centro

Una de las principales tendencias está asociada a la gestión de talento, dado que cada día se vuelve más difícil atraer y fidelizar a los empleados. Las empresas se verán en la obligación de generar propuestas de valor que sean atractivas y que estén alineadas con el propósito individual y social.

El liderazgo empático es otro de los temas que deberán desarrollar las corporaciones, fortaleciendo aquellas habilidades que son conocidas como «blandas» y que cada día se vuelven más críticas en la relación y gestión de los equipos de trabajo.

Los »no empleados», claves en labores corporativas

El desafío de gestionar eficazmente una fuerza de trabajo que comprende personal interno y externo se vuelve fundamental en términos de alinearlos y comprometerlos con los valores  y con los objetivos estratégicos de la organización. Es pecialmente en aquellas que cuentan con una fuerza laboral que incluye contratistas, trabajadores temporales, servicios profesionales, proveedores, desarrolladores de aplicaciones, crowdsourcing u otras formas de tercerización laboral.

Equidad

No menor será el impacto en el modelo laboral la exigencia de lograr una transición equilibrada hacia la disminución de desigualdades entre trabajadores, tanto económicas, como de género, como de valorización de tareas y precarización del trabajo.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.