Los cambios al pago de impuestos que se proponen para las patentes mineras

  • Desde el gobierno afirman que Chile actualmente el cobro se ubica muy por debajo de la media en patentes de exploración y explotación, y a diferencia de otros países no presenta requisitos de inversión para mantener la concesión, y que con estos cambios lo acerca a ese nivel del resto de los países.

Uno de los cambios que el gobierno incorporó en el proyecto de financiamiento para la Pensión Garantizada Universal (PGU) es una modificación al pago de patentes minerías. ¿cómo funciona hoy? En Chile las concesiones mineras están bajo un régimen de amparo por patentes. El derecho a explorar y/o explotar se otorga en base a un pago anual.

El proyecto aumenta el plazo de duración de la patente de exploración a 4 años, pero eliminando la posibilidad de renovación. Adicionalmente, se aumentaría el monto de la patente de 1/50 UTM por hectárea a 3/50 UTM por hectárea.

Con respecto a la patente de explotación, se mantiene la duración indefinida. El valor de las patentes ya otorgadas se mantiene solo para aquellas patentes que demuestren trabajo, pero se aumenta el valor de la patente no metálica al nivel de la metálica (1/10 UTM).

Sobre los valores de las patentes de explotación, se crea una escala progresiva de acuerdo con el transcurso de los años para concesiones que no demuestren trabajos (sin distinción metálica/no metálica).

En Chile actualmente el cobro se ubica muy por debajo de la media en patentes de exploración y explotación, y a diferencia de otros países no presenta requisitos de inversión para mantener la concesión.

Estos requisitos son usados por otros países para garantizar la exploración y/o explotación minera en las tierras concesionadas, así evitando el uso de tierras con fines de acaparamiento.

Concentración de la propiedad minera

De acuerdo con datos del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), un 36% de las hectáreas en Chile están bajo una concesión minera. En las regiones del Norte estos porcentajes alcanzan niveles mucho mayores: Atacama (84%), Tarapacá (81%), Coquimbo (76%), y Antofagasta (73%).

Esta baja disponibilidad de espacio dificulta el desarrollo de las actividades de exploración (por ejemplo, por empresas junior) y de nuevos proyectos mineros.

El catastro de concesiones de Sernageomin muestra que existe acaparamiento de propiedad minera, con el 50% perteneciente solo a 15 empresas.

La liberación de concesiones mineras es una solicitud recurrente de los pequeños mineros, dicen en el gobierno, y además, en conformidad a lo establecido en el catastro de concesiones mineras del Sernageomin, se estima que menos de un 10% de las concesiones mineras están siendo trabajadas.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.