Innovación: Nuevas tecnologías están mejorando los procesos mineros

  • Prácticamente no hay espacio en la cadena de valor de esta industria donde las tecnologías no tengan un rol importante donde actuar.
  • En Chile se ha avanzado en este tema, pero persisten problemas como la cultura organizacional.

La pandemia aceleró la digitalización en la minería. Si bien la industria había comenzado un proceso de adopción tecnológica, la crisis sanitaria obligó a acelerarlo todo: se necesitaba trabajar a distancia y con menos gente en faena. Tan relevante ha sido este hecho que ha colaborado además con el cambio cultural y la familiarización con tecnologías digitales que permiten despejar y lubricar el camino a la entrada de otro tipo de tecnologías 4.0, ya que no solo quedó una infraestructura -informática- instalada, sino que un entendimiento de trabajo minero distinto.

En este proceso, el rol de los proveedores sigue siendo clave. Werner Jakob, director Sponsor Comité de Innovación de la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería A.G. (Aprimin), señala que los mineros son expertos en la gestión minera y los proveedores en desarrollar tecnologías para mejorar los procesos de esta industria a través de la innovación de nuevos productos y servicios. «Existe una gran oportunidad de mejorar aún más la gestión minera generando compromisos de largo plazo entre la minería y los proveedores, en base a objetivos de mutuo beneficio, en favor del ecosistema minero, del país y del medio ambiente».

Para Juan David Rayo C., presidente de Minnovex A.G. -asociación gremial de empresas para la innovación y la exportación de productos, insumos y/o servicios intensivos en conocimiento para el sector minero e industrial-, el rol de los proveedores es fundamental, ya que han sido ellos, ya sea nacionales como internacionales, quienes han traído las nuevas tecnologías de la industria 4.0 a la minería. «La transformación digital en la minería ha sido un proceso en el que estamos insertos como gremio y hemos visto la evolución de la industria muy rápido en el surgimiento de nuevas soluciones innovadoras desarrolladas en Chile y por nuestra red de socios».

La minería al ser un negocio que necesita de grandes inversiones para ponerla en funcionamiento, su proceso de transformación digital ha estado enfocado en la gestión de sus activos, seguridad y aumento de productividad. Sin embargo, estos últimos años el campo de acción se ha extendido fuertemente fuera de la faena, instaurando la operación remota como un estándar deseable dentro de la gran minería. Codelco ya posee cuatro Centros Integrados de Operaciones (CIO) en sus minas Chuquicamata, Andina, Ministro Hales y El Teniente y donde otras compañías han seguido esa tendencia en Chile como AMSA y Anglo American.

El año 2020, la Corporación Alta Ley, el Consejo Minero y Fundación Chile con el apoyo de diversas instituciones públicas y privadas, entre ellas Minnovex A.G., generaron una Hoja de Ruta para la Minería 4.0 en la que se definieron diversos aspectos en los que el ecosistema minero debe enfocarse en los próximos años. «Esta iniciativa busca ayudar a las mineras, proveedores y al Estado a resolver las problemáticas que afectan la operación minera a través de nuevas tecnologías de la industria 4.0», destaca Rayo.

Las barreras

Si bien hoy en Chile la minería se encuentra trabajando fuertemente en la digitalización, persisten problemas para adoptar nuevas tecnologías e innovaciones para avanzar más rápido en este tema. «La primera barrera es la voluntad de invertir en tecnologías 4.0 y la segunda, y más importante, es vencer la brecha cultural. Se requiere imperiosamente generar la apertura al cambio de toda la organización y de cada individuo en particular, para que cada una de las personas sea parte y protagonista de esta gran modificación en la forma en que debemos hacer las cosas», indica Werner Jakob.

Y agrega: «Creo necesario incorporar a todos y cada uno, en lo que le compete, desde un comienzo en este proceso de cambio. Destaco en especial el rol primordial de la capacitación en este proceso, para que las personas adquieran conocimientos y confianza para ver la tecnología positivamente como gran aliado en su trabajo diario».

Para Juan David Rayo existen dos barreras fundamentales. La primera viene por parte de la industria y su cultura organizacional, «donde hay una forma en la que siempre se hacen las cosas y existe un temor-muchas veces injustificado- al cambio, al riesgo y a perder la pega que trae consigo las nuevas tecnologías. La segunda barrera se encuentra muy relacionada a la primera, y es que las compañías mineras siempre buscan adoptar tecnologías probadas. Aquí siempre aparece la pregunta demoledora para cualquier innovador que es «¿y esto dónde está funcionando?».

Al respecto, comenta que los procesos de prueba y pilotaje de nuevas tecnologías se convierten en una gran muralla que sortear para los proveedores nacionales, ya que se requiere asumir los costos de garantías y pilotajes. «Es en esta segunda barrera que surgen los centros pilotaje para la minería, en donde como Minnovex somos socios fundadores del Centro Nacional de Pilotaje (CNP), que tienen un rol importantísimo que jugar para lograr que los proveedores tecnológicos puedan insertar sus nuevos productos y servicios 4.0 en la minería nacional».

Precisa también que hay más barreras como los estándares de interoperabilidad, la ambigüedad en la propiedad de los datos, las relaciones contractuales y la «permisología» -ambiental y de seguridad- necesaria para probar cosas nuevas, pero son, a su juicio, las dos primeras las que han sido más difíciles y transversales con las que hay que lidiar. «En Minnovex decidimos crear un Comité de trabajo de Minería 4.0, para generar espacios de conversación en torno a estas barreras, y poder proponer soluciones e ir generando canales de conexión con las compañías mineras y nuestros proveedores».

Ambos profesionales creen que la transformación digital en la minería no debe quedar circunscrita solo a las compañías mineras, sino que a todo el ecosistema de proveedores, sin importar cuál sea el producto o servicio que se ofrezca. «Esto permite una interacción más fluida, ágil y económica entre los actores. La pandemia nos hizo entender a la fuerza que este proceso es obligatorio y el que no se sube muere. Es por lo anterior, que todo el sector debe incorporarse, incluyendo a las pymes», sostiene el presidente de Minnovex A.G.

Para contribuir en este proceso, argumenta que la Corporación Alta Ley desarrolló el primer estudio «Índice de Transformación Digital de Proveedores de la Minería» para conocer la situación actual de los proveedores en cuanto a su nivel de madurez en la aplicación y uso de herramientas y procesos digitales. «Entre las conclusiones principales se destacan pocas diferencias o brechas entre proveedores grandes, medianos o pequeños y que estas están a la par con el índice de transformación digital nacional. Otro punto importante es que existe una concepción de que el covid-19 efectivamente aceleró la transformación digital en la industria de minería».

En este contexto, el director Sponsor Comité de Innovación de Aprimin sostiene que las pymes son grandes solucionadoras de problemas para las empresas mineras. «Su incorporación a la transformación digital sería un aporte para la continuidad operacional de las empresas mineras. Se requiere una alianza de colaboración mutua entre mineras y pymes en el largo plazo, que sea guiada por hitos de cumplimiento con metas enfocadas en la creación de valor en el tiempo».

«La mentalidad de ecosistema e integración es crítica para cerrar la brecha de ejecución de la estrategia digital. Las soluciones de digital y analítica desarrolladas en la industria minera se potencian al integrar, por ejemplo, información de la mina en la planta, adaptando parámetros operacionales a distintos tipos de mineral. En cambio, solo un 15% de las compañías encuestadas están desarrollando esa mirada integrada y sistémica sobre las soluciones digitales que implementan», precisa Agustín Costa.

La formación y las asociaciones ofrecen posibles soluciones a la brecha de habilidades digitales. El 30% de las empresas encuestadas no poseía ningún plan de mejora de estas y menos del 60% tenía una estrategia de asociación digital. A pesar de ello, se está avanzando, y el 45% afirma haber iniciado recientemente iniciativas de formación.«Sabemos que la solución a estos desafíos y a muchos otros radica en lo digital, y las empresas que desean ver un cambio real al llevar la visión digital a la acción requieren cambios fundamentales en la cultura y las formas de trabajar. Llevará tiempo y puede ser arduo, pero la recompensa potencial es enorme», señala Costa.

Situación de Chile

«La minería chilena está, en general, en el promedio de lo que indica el Digital Acceleration lndex {DAI} de BCG para esta industria: no está ni entre los mejores -como es el caso de la minería canadiense-, ni entre los peores. En muchos aspectos, está en línea con lo que se resalta en nuestro reciente artículo ‘Corriendo hacia un futuro digital en minería y metales’: avanzando mucho en la estrategia digital y en la hoja de ruta de qué elementos implementar, pero atrás todavía en la ejecución y en la entrega de valor que resulta de la implementación de esa tecnología», destaca Agustín Costa, managing director y partner de BCG en Chile.

A su juicio, esto tiene que ver con una falta de mirada transversal, que considere una integración entre las distintas partes de las operaciones que permita potenciar el valor creado por la tecnología, así como una mayor gestión del cambio en todo lo que es la operación. «Además, hay que destacar que, especialmente en el último año, se han producido muchos progresos. BHP, con el modelo de digital factories; Antofagasta Minerals, con los centros de analítica y digital, empezando a ordenar sus datos; y Codelco o Anglo American, con los centros integrados de operaciones, son algunos ejemplos de estos avances».

Índice de Aceleración Digital de BCG:

  • En minería existe una brecha entre la estrategia de transformación digital y su ejecución
  • Según este indicador, Chile está avanzando mucho en la estrategia digital y en la hoja de ruta de qué elementos implementar, pero no en la ejecución y en la entrega de valor que resulta de la implementación de tecnologías.

Las inversiones digitales realizadas por las empresas de minería y metales están aún por debajo de su potencial. De acuerdo al Índice de Aceleración Digital (DAI) de la empresa estadounidense de consultoría Bastan Consulting Group (BCG), esta industria se ubica entre un 30% y un 40% por debajo en madurez digital que otras industrias comparables, como la química y otras industrias pesadas.

El estudio reveló además hasta qué punto la agenda digital puede impulsar el rendimiento en las cadenas de valor de las empresas mineras y de metales. Desde la perspectiva del medio ambiente, la seguridad y la fuerza laboral, estas compañías vieron una reducción de hasta un 12% en las lesiones y un aumento de la eficiencia del 70% en el desempeño de ciertas funciones. El mayor impacto en términos absolutos surge de la implementación de soluciones que combinan digital y analítica avanzada sobre la cadena productiva, resultando en mejoras de entre 5-10% en procesamiento y entre 2-5% en recuperación.

«La mayoría de las empresas mineras y de metales ya cuenta con estrategias digitales ambiciosas. Uno de los hallazgos de nuestro estudio es que el nivel de madurez de la estrategia digital en minería y metales no está tan por debajo de otras industrias, pero la brecha entre la estrategia y la ejecución es significativa. Sabemos que el repago y los beneficios de acelerar la adopción digital es enorme, pero es evidente que muchas empresas encuentran dificultades a la hora de llevar a la práctica sus hojas de ruta de transformación digital», explica Agustín Costa, managing director y partner de BCG en Chile.

Aceleradores específicos

Para abordar esta brecha entre estrategia y ejecución -y basándose en los resultados de la encuesta DAI-, el artículo «Corriendo hacia un futuro digital en minería y metales» de BCG identifica cinco aceleradores específicos del sector que pueden ayudar a impulsar una adopción digital sostenible y creadora de valor para esta industria. Se trata de

  1. Desarrollar soluciones centradas en el operador,
  2. Valorar los activos de datos tanto como los activos físicos,
  3. Adoptar una mentalidad de ecosistema e integración,
  4. Desarrollar talento digital en todos los niveles y
  5. Expandir el uso de digital en todos los ámbitos de la organización.
Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.