Gobierno ratifica que no firmará Tratado de Escazú ante riesgo de controversias internacionales

  • Acuerdo medioambiental debe ser rubricado el 26 de septiembre:

  • En La Moneda señalan cuatro argumentos. Uno de los principales es que Chile podría verse arrastrado a tribunales internacionales, lo que puede afectar su soberanía.

Cerca de las 10 de la mañana de ayer, los ministerios de Relaciones Exteriores y Medio Ambiente enviaron a 16 parlamentarios, miembros de las respectivas comisiones, un documento denominado "Planteamientos del Gobierno de Chile respecto al acuerdo de Escazú", texto en el que el Ejecutivo desglosa los argumentos por los que no firmará el tratado.

Según explican las autoridades, se decidió hacer un examen profundo del Acuerdo Regional sobre Acceso a la Información, la Participación Pública y el acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, el que debe ser ratificado el 26 de septiembre. Aunque posteriormente a esa fecha también es posible suscribirlo.

Además, se destaca que "Chile tiene una legislación ambiental que es reconocida nacional e internacionalmente".

Ante ello exponen que las cuatro líneas argumentativas para rechazar el tratado son:

  • El Acuerdo introduce una serie de principios no definidos que condicionarán nuestra legislación ambiental.
  • El Acuerdo podría implicar cambios inciertos en nuestra legislación, dada su autoejecutabilidad, generando incertidumbre jurídica.
  • El Acuerdo introduce obligaciones para el Estado ambiguas, amplias e indefinidas, que dificultan su cumplimiento.
  • El Acuerdo expone a Chile a controversias internacionales por la aplicación directa de sus normas y el carácter ambiguos de las mismas.

Más tarde, el canciller Andrés Allamand, junto a la ministra Carolina Schmidt participaron en la comisión de RR.EE. de la Cámara, donde ratificaron la decisión del Ejecutivo.

"El acuerdo expone al país a la contingencia de demandas internacionales por razones ambientales, lo que desde nuestro punto de vista, particularmente considerando los términos de este tratado, implica una afectación grave en materia de soberanía en materias que son fundamentales para el desarrollo", dijo Allamand.

El diputado UDI Issa Kort, miembro de la comisión de RR.EE., señaló que la decisión se basa "en un análisis jurídico profundo. Los ministros señalaron que se crearía una suerte de ambigüedad entre la legislación chilena y lo que pretende el tratado". Y dijo, "este tratado no permite hacer reservas como sí lo permiten otros tratados internacionales. La decisión de Gobierno es seria y responsable. Por eso la valoramos. No estamos eludiendo el compromiso con el medio ambiente".

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 23-09-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.