Del Especial Minería de El Mercurio

»Desarrollar una minería sustentable es uno de los grandes desafíos que tenemos como país»

Entrevista a Marcela Hernando, Ministra de Minería.

La autoridad señala que algunos de los focos relevantes de avance son un trabajo conjunto con todos los actores de la industria, aplicar ciencia e innovación en minería, y promover la investigación y el desarrollo para acelerar la transición hacia una minería de bajas emisiones, entre otros.

Litio

El desarrollo de la industria del litio es uno de los focos de avance que tiene la hoja de ruta del Ministerio de Minería, delineada en el programa de Gobierno del Presidente de la República, Gabriel Boric. Así lo sostiene la nueva ministra de Minería, Marcela Hernando, quien explica que se deben aprovechar las ventajas comparativas y competitivas que tiene nuestro país, considerando que Chile ocupa el segundo lugar en la producción de litio con 31%, solo superado por Australia.

No obstante, asegura que este avance se debe hacer manteniendo una relación armónica con las comunidades. «Por eso proponemos una nueva gobernanza de los salares que fomente la participación de todos los actores de la industria, la academia y los habitantes de los lugares en donde se desarrollen los proyectos, promoviendo la investigación e innovación y con protagonismo del Estado en su desarrollo, por eso queremos crear una empresa nacional del litio«, dice.

En ese sentido, señala que su primera tarea ha sido crear un equipo que analice las diferentes alternativas en materia de litio y evalúe las distintas factibilidades y dimensiones económicas, para definir y tener la mejor opción para avanzar en este camino.

Ciencia e innovación

Otro de los desafíos, sostiene la autoridad, es la necesidad de aplicar ciencia e innovación en la minería. «Es así como tenemos la necesidad de promover la inversión científica para minimizar el impacto de relaves mineros, considerando que existen más de 757 de estos depósitos catastrados por Sernageomin y, de esta manera, disminuir su impacto ambiental», comenta.

Asimismo, destaca que deben optimizar la exploración minera, incluyendo el desarrollo de los metales críticos para un desarrollo sustentable y sostenible. «Esto porque se proyecta que para el 2030 este mercado sea de US$ 385 mil millones incluyendo el cobre y el litio, y Chile podría participar del 17% de este mercado con US$ 65 mil millones«, recalca.

Pequeña minería

En tanto, respecto de la pequeña minería tienen como línea de trabajo minimizar el impacto ambiental que poseen sus faenas, por eso implementarán sistemas de reciclaje para desechos y maquinaria abandonada. «Además, fortaleceremos a la Enami con el fin de liderar un plan de fomento y desarrollo para la pequeña minería y la minería artesanal», sostiene la ministra Hernando.

Infraestructura compartida

Junto con ello, añade que también promoverán la inversión en infraestructura compartida, por ejemplo, para el uso de agua de mar. «En ese sentido, quieren favorecer y generar un trabajo colaborativo para que una desaladora pueda prestar servicios a más de una faena minera, como es el caso de la planta que está construyendo Codelco en Tocopilla y que será utilizada por todo el distrito norte«, comenta.

Finalmente, la autoridad señala que hay un compromiso en el programa del Presidente Boric de una nueva fundición con alta tecnología, que se inserte de manera armoniosa con el territorio y sus comunidades. «Para avanzar en esta materia vamos a poner mucha dedicación al nombramiento del vicepresidente de Fundiciones y Refinería de Codelco, porque será un ejecutivo que gravitará de manera importante en las decisiones que se van a tomar», sentencia.

Hacia una minería de bajas emisiones

En cuanto a la Política Nacional Minera, que se realizó durante la administración anterior, la ministra Hernando comenta que es un instrumento muy valioso desde el punto de vista técnico, considerando que responde a un trabajo participativo del que fueron parte 3.500 personas de gremios, comunidades, académicos y trabajadores y trabajadoras de la industria minera, entre otros.

«Nos parece que es una iniciativa que no se puede desperdiciar y, en ese sentido, nuestra intención es acercar esta información a todos los trabajadores y trabajadoras del sector y a las comunidades. Además, la política aborda temáticas -a veces en profundidad y otras de manera más superficial- que van en línea con la necesidad de avanzar a una minería que mejore la calidad de vida de los trabajadores y que se desarrolle de manera armónica con las comunidades«, subraya.

En ese sentido, añade que existe una mirada común de que se debe promover la investigación y el desarrollo para acelerar la transición hacia una minería de bajas emisiones, que busque darle mayor valor agregado tanto al cobre como al litio y a diversos minerales críticos, en donde Chile tiene gran potencial.

«A esto se suma la necesidad de promover un cambio estructural que permita al país cerrar brechas productivas y asegurar la equidad de género; generar mayor participación de los trabajadores y trabajadoras; y crear una nueva institucionalidad de participación y consulta indígena», destaca.

Electromovilidad y las energías renovables

De esta manera, la ministra Hernando sostiene que, sin duda, el desarrollar una minería sustentable es uno de los grandes desafíos que tenemos como país. «Esto porque todos los sectores económicos deben realizar esfuerzos para reducir sus emisiones y su impacto medioambiental, considerando la crisis climática que está enfrentando el mundo. Por ello, la propuesta del Gobierno del Presidente Gabriel Boric va en esa línea, considerando los aspectos mencionados como, por ejemplo, la necesidad de desarrollar la industria del litio, que juega un rol fundamental para la electromovilidad y las energías renovables, siempre considerando a las comunidades y buscando una manera de que la extracción de este mineral se realice de manera sustentable«, afirma.

Sello en las personas

La autoridad asegura que esta será una administración en la que quieren poner un fuerte sello en las personas. Por eso, desde que llegó al ministerio ya se ha reunido con diversos actores de la industria como asociaciones mineras, la Federación de Trabajadores del Cobre y también representantes de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) y del Consejo Minero, entre otros.

Detalla que con estas reuniones quieren escuchar a las trabajadoras y trabajadores para poder conocer sus inquietudes, visiones, intereses, pero también para poder compartir acerca de los desafíos que implica tener una minería sustentable y armoniosa con las comunidades, y también en los territorios donde se desarrollan los proyectos mineros. «Esto porque tengo la convicción de que es un trabajo que debemos lograr en conjunto, en donde todos los actores estén involucrados para poder alcanzar estas metas», finaliza.

Participación femenina y cargos directivos

«El Gobierno del Presidente Gabriel Boric tiene un fuerte énfasis en la equidad de género y así ha quedado demostrado al ser el primer gabinete mayoritariamente femenino de la historia de Chile. En esa línea es que el sector minero debe seguir avanzando en el desafío de, no solamente aumentar la participación femenina, sino que también aumentar la cantidad de mujeres que ocupan cargos de toma de decisión como en directorios, ambos compromisos que las empresas han asumido en la Mesa Mujer y Minería, instancia que encabeza nuestra cartera en conjunto con el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género«, sostiene la ministra Marcela Hernando.

A esto, asegura la autoridad, se debe sumar la necesidad de incentivar a que más mujeres se interesen en estudiar carreras ligadas al sector. «Y también que las universidades, la educación técnica, el sector público y privado se abran a fomentar la capacitación de las mujeres, de tal manera que, tras estudiar, ellas puedan realizar su práctica profesional y mantenerse trabajando en los proyectos mineros«, señala.

La minería y los desafíos en innovación y desarrollo tecnológico

Willy Kracht G., Subsecretario de Minería

Cuando el modo de relacionarnos con el entorno está cambiando aceleradamente de la mano de la ciencia, el conocimiento aplicado, o inclusive, la participación ciudadana, las oportunidades de transformar la manera de comprender, hacer y desarrollar la actividad minera también se multiplican.

Si cada vez con mayor frecuencia, la innovación y la tecnología permiten quebrar los límites del progreso, entonces hoy es posible seguir construyendo la minería del futuro abordando los desafíos presentes del sector. Bien sea en materia operacional, eficiencia energética o sustentabilidad -por citar algunos aspectos- la industria requerirá de más foco en el desarrollo de tecnologías innovadoras para seguir contribuyendo al crecimiento de Chile.

El programa de gobierno del Presidente Gabriel Boric cuenta con iniciativas bien definidas para otorgar mayor sustentabilidad a la actividad minera, con políticas públicas y esfuerzos colectivos capaces de aprovechar las oportunidades y atender los posibles riesgos asociados a la adopción de nuevas soluciones para la minería. Ello, sumado a un auspicioso escenario de precios que nos desafía como país a producir más cuidando y ocupándonos de los impactos locales.

Desarrollo eficiente de procesos

Complejidades como yacimientos con leyes de alimentación más bajas, un mayor consumo de energía en el procesamiento de minerales o la presencia de elementos que demandan un tratamiento especial para morigerar su impacto en el entorno, están relacionadas directamente con el desafío de avanzar hacia una operación sustentable.

Y, tal vez, este sea el reto más relevante que la minería afronta, porque disminuir, o bien, eliminar sus externalidades hacia el medio ambiente y las comunidades cercanas a faenas, requiere trabajar en el desarrollo eficiente de procesos, tanto para el procesamiento de minerales de complejidad creciente, como en el manejo de los pasivos ambientales propios de la actividad minera.

Dadas las características sitio-específicas de la minería, este tipo de desafíos requiere de la generación de conocimiento y desarrollo tecnológico a nivel local, lo que se presenta como una oportunidad y, al mismo tiempo, una urgencia para el ecosistema de innovación y desarrollo nacional.

A medida que la automatización y operación remota son adoptadas como estrategias de seguridad y eficiencia productiva en faenas mineras, se evidencia la necesidad de detenerse a reflexionar sobre el trabajo en minería. Si bien tales avances podrían afectar la mano de obra en áreas específicas, estos procesos también requieren de la creación de nuevos puestos con competencias no siempre disponibles en la actual fuerza laboral. Por lo tanto, la invitación es identificar estos nuevos requerimientos de manera oportuna y prepararnos como sector para enfrentar el cambio.

Por otro lado, la minería genera muchos datos que, por lo general, se manipulan y aplican de manera desagregada. Se presenta aquí una oportunidad, que muchas operaciones ya están aprovechando, en el manejo de grandes cantidades de datos (big data) y el levantamiento de información clave a partir de ellos.

Esto tiene potencial no solo para un mejor entendimiento de los procesos, sino también para hacerlos más eficientes reduciendo su eventual impacto en indicadores como el consumo de agua, energía y huella de carbono. Todos criterios muy ligados a los desafíos que debe asumir el sector en el contexto del cambio climático.

Sobre la medición y reducción de huella de carbono surge un desafío que requiere de cierta coordinación entre los actores del mundo minero. Es preciso sentar las bases para que, en su conjunto, entiendan lo mismo cuando sean reportadas emisiones de carbono. Aquello demanda la definición de un procedimiento transversal aplicable por toda la industria y un sistema que posibilite registrar y hacer seguimiento al indicador.

Una vez más, entonces, se requiere el concurso de capacidades de generación de conocimiento y desarrollo tecnológico a nivel local.

La diversidad de oportunidades en innovación y tecnología muestra que su aplicación debiese ser resultado del esfuerzo coordinado de mineras, proveedores, academia y organismos públicos, entre otros actores relevantes del sector.

Por eso, el marcado sello en las personas y el diálogo del gobierno apuntarán a integrar y equilibrar esas inquietudes y visiones para poder compartir colaborativamente, los desafíos de avanzar hacia una minería sustentable con el entorno y los territorios donde se desarrollan los proyectos mineros.

 

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.