Comisión del Senado da luz verde a proyecto de royalty minero

  • Para las faenas que producen menos de 200 mil toneladas, el cargo a las ventas será de un 1%.
  • Ahora pasa a la comisión de Hacienda

¿Qué dice el proyecto?

Recaudación

Con las indicaciones aprobadas, la recaudación por el componente ad valorem  corresponderá al 1% a las ventas anuales de productos mineros de cobre, en el caso de las empresas mineras que produzcan menos de 200 mil toneladas métricas de cobre.

En tanto, para el caso de las empresas que produzcan más que eso, la compensación se aplicará dependiendo del precio promedio anual de cobre registrado según las cotizaciones de la Bolsa de Metales de Londres.

Destino de los fondos

Los montos recaudados se distribuirán por partes iguales a un Fondo de Innovación Regional, administrado por el Gobierno Regional, y a un Fondo de Desarrollo e Innovación Nacional, administrado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo y por la Corfo.

El Fondo de Innovación Regional deberá destinarse exclusivamente a financiar proyectos de desarrollo regional y comunal; así como proyectos de protección y saneamiento ambiental en las comunas en las que se encuentran los yacimientos.

También podrán destinarse a programas de investigación de universidades estatales cuya casa central y rectoría se encuentren en las regiones mineras.

El proyecto establece ahora que se deberá priorizar al menos un 10% del fondo para proyectos relacionados con hidrógeno verde y 2% con proyectos de minería verde.

Reacciones al proyecto

Joaquín Villarino, presidente del Consejo Minero, señaló que el contenido aprobado por la Comisión “es mejor al que aprobó la Cámara de Diputados. Sin embargo, tiene inconvenientes importantes, que esperamos se solucionen en las próximas etapas legislativas”. especificando sobre el componente ad valorem que “aunque morigerada en esta última versión, sigue siendo problemática, porque implica que cuando hay pérdidas igual se paga este impuesto”.

Respecto al componente de rentabilidad, manifestó que si bien es similar al impuesto específico actual, no considera la depreciación ni los gastos de organización y puesta en marcha, “lo que constituye un desincentivo a la inversión futura”.

Además, las tasas impositivas van aumentando progresivamente según se incrementan los precios del cobre. Este incremento de tasas tiene lógica hacerlo en relación al aumento que va teniendo el margen operacional y no solo el precio del metal, ya que no recoge la evolución de los costos”, afirmó.

Por otra parte, el presidente de la entidad consideró que “el hecho de que no se considere la inflación en estos precios del cobre, cuyo aumento va generando tasas mayores a pagar, hará que algunos años se paguen más impuestos sólo por incrementos nominales de los metales”.

Finalmente, el problema de inconstitucionalidad, por tratarse de un cambio tributario tramitado a partir de una moción parlamentaria, sigue sin resolverse”, concluyó.

 

 

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.