Zoom empieza a pasar la cuenta

  • Algunos empleados tienen dificultades para acabar con el hábito

  • Las compañías están implementando los "días tranquilos" para reducir el tiempo en que los trabajadores a distancia pasan en reuniones.

  • Algunos empleadores les están dando a sus trabajadores un descanso de Zoom.

Desde los emprendimientos tecnológicos hasta los grandes hospitales, las empresas dicen que están tratando de reducir el tiempo que los empleados pasan en reuniones a distancia después de comprender que las horas que ellos destinan a las videollamadas todos los días les han pasado la cuenta.

Sin embargo, algunos empleados tienen dificultades para acabar con el hábito de Zoom, incluso cuando sus jefes les piden que se detengan.

Inicialmente, los ejecutivos comprobaron que los horarios de reuniones aumentaron rápidamente en los primeros días de la pandemia, en gran medida debido a la facilidad que se percibía de las videollamadas y al deseo de mantener la normalidad de la jornada laboral mientras gran parte del país se refugiaba en casa.

Sin embargo, el cansancio de Zoom es real, aseguran, y algunas compañías han establecido la prohibición de hacer reuniones desde 10:00 horas hasta el mediodía cada martes y jueves.

Los comentarios de los empleados con respecto a sentarse ante sus computadores a las 7:00 de la mañana y no levantarse por 12 horas ha motivado esta forma para que la organización aborde tanto el cansancio de tener la vista fija en un computador como también la realidad de que la mitad de los emplea tiene dos niños pequeños"_, agregan.

Incorporación de Zoom

En un comienzo, cuando las reuniones pasaron a la pantalla, los ejecutivos se jactaban de poder asistir a más reuniones al día al eliminar el tiempo de viaje, y los trabajadores aceptaban cada invitación a una reunión para permanecer conectados o porque sentían que tenían que hacerlo.

Varios empleadores aseguran que algunos trabajadores se sienten aislados en casa y ansían las videollamadas aun cuando no son necesarias.

El personal aumentó sus videollamadas al comienzo de la pandemia en algunos casos utilizando Zoom para reuniones que se habrían hecho solo telefónicamente antes de la pandemia.

La reacción

Este verano {hemisferio norte) se pusieron en práctica los "viernes tranquilos", en que se prohíben las reuniones virtuales y se estimula a los empleados a que mantengan los correos electrónicos y las llamadas telefónicas en un mínimo.

Es difícil establecer realmente esos espacios para uno mismo cuando se percibe una situación de emergencia". El hecho de que los líderes hayan dicho "no vamos a tener reuniones los viernes, porque es importante fijar límites cuando se está, prácticamente, viviendo en el trabajo", fue un alivio para el personal.

Limitar las reuniones a distancia es crítico para evitar el agotamiento de los trabajadores, observó Laura Dudley, analista de comportamiento de la Universidad del Nordeste.

Los factores inherentes en las reuniones remotas, tales como el contacto visual constante con los colegas, verse uno mismo en pantalla y estar sentado largas horas en sillas de casa que no están hechas para el trabajo de oficina, crean "una combinación de fatiga mental como también fatiga física" para los trabajadores.

Pausa tecnológica

Las empresas dicen que están tratando de reducir el tiempo que los empleados pasan en reuniones a distancia.

Incluso las compañías que no han instituido abiertamente prohibiciones de hacer reuniones en Zoom están buscando formas de disminuir la tensión de las reuniones virtuales.

FUENTE :Extractado de El Mercurio
Fecha: 12-10-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.