Si trabaja desde la casa, busque un lugar adecuado y cómodo

  • Ergonomía: Son varias las recomendaciones que entregan los expertos para que el home office no termine dañando la salud.

Cada vez son más las personas que comienzan a realizar teletrabajo, ya sea por opción o porque la cuarentena les impide salir de la casa. Esta modalidad nueva para muchos implica un cambio en la postura corporal y el lugar donde las personas se instalan, lo que podría afectar su salud.

Según explican los kinesiólogos de la clínica Meds, hay que cumplir ciertas exigencias que permitan rendir desde la casa. Informan que en menos de dos semanas cerca del 60% de los trabajadores del país tuvo que migrar a un formato de home offi ce, sin ninguna transición.

Su advertencia es que el trabajo remoto debe hacerse:

  • en un lugar bien iluminado,
  • libre de distracciones y ruidos,
  • con una temperatura adecuada, que fluctúe entre los 22° y 25° C, y
  • buena ventilación.

Entremedio, hay que realizar pausas cada una o dos horas para levantarse, caminar y aprovechar de elongar algunos músculos comprometidos con la actividad propia de esta modalidad a distancia.

Esto es, las muñecas, la zona lumbar y las caderas.

Lo mejor es instalarse en la mesa del comedor. Está contraindicado hacerlo en el sillón o en la cama, porque esas posiciones pueden provocar grandes alteraciones, aseguran los expertos.

La silla debe contar con apoyo (cojincillos) en la zona lumbar y cervical, con una altura que coincida con la mesa de trabajo.

Buena posición

De igual forma, cambiar el tipo de posición cada 30 minutos ayuda a evitar la sobrecarga en la zona cervical y en los hombros. La silla debe apoyar a toda la columna y es aconsejable usar un cojín para proteger la zona lumbar. Los pies deben estar apoyados en el suelo, en una posición de 90 grados de tobillo, rodilla y cadera para generar una buena alineación del tronco. A su vez, fíjese en que la pantalla esté a la altura de los ojos.

Advierten que si permanecerá largo rato frente a la pantalla hay que revisar la intensidad de su brillo y tratar de configurar un espacio de trabajo cómodo. Para ello, son muy útiles los teclados y mouse inalámbricos.

Después de la jornada laboral se debería incluir una rutina de ejercicios, ya que el hecho de estar aislados y contar con baja actividad física implicará en el futuro una serie de consecuencias que puede afectar el rendimiento laboral.

En clínica Meds aseguran que si el teletrabajo es organizado correctamente, con un soporte tecnológico adecuado para desarrollar las tareas laborales, no debiese afectar la productividad de un trabajador.

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 01-04-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.