Se dijo del Covid-19 en la Semana

Mire AQUÍ el Informe Covid-19 – GMLC al 16 de septiembre

Cuatro factores que aumentan el riesgo de que las personas vacunadas contraigan Covid

  • Dos semanas después de la segunda dosis de la vacuna Covid-19, los efectos protectores de la vacuna estarán en su nivel más alto. Si aún contrae Covid-19 después de este hito, ha sufrido una infección “progresiva”, que es similar a la infección común por Covid-19 en personas no vacunadas, pero con algunas diferencias.
Los síntomas Covid si se ha recibido ambas dosis.

Los cinco síntomas más comunes de una infección irruptiva (progresiva) son dolor de cabeza, secreción nasal, estornudos, dolor de garganta y pérdida del olfato.

La fiebre y la tos persistente, dos síntomas comunes en los no vacunados, se vuelven menos comunes una vez que se han recibido las inyecciones.

Las personas vacunadas tienen menos probabilidades de ser hospitalizadas si desarrollan Covid-19 y es menos probable que desarrollen un Covid prolongado.

Cuatro factores que inciden en una infección irruptiva
  1. Tipo de vacuna

Los ensayos clínicos encontraron que la vacuna Moderna redujo el riesgo de una persona de desarrollar Covid-19 sintomático en un 94%, mientras que la vacuna Pfizer redujo este riesgo en un 95%.

Las vacunas Johnson & Johnson y AstraZeneca se comportaron peor, reduciendo este riesgo en aproximadamente un 66% y 70% respectivamente (aunque la protección ofrecida por la vacuna AstraZeneca pareció aumentar al 81% si se dejaba un intervalo más largo entre dosis).

  1. Tiempo transcurrido desde la vacunación

Las investigaciones sugieren que la protección de las vacunas disminuye durante los seis meses posteriores a la vacunación y que es demasiado pronto para saber si la eficacia de la vacuna, más allá de los seis meses, se reduce más.

Esta es una de las razones que avalan las vacunas de refuerzo.

  1. Variantes

Las reducciones de riesgo mencionadas anteriormente se calcularon con pruebas sobre vacunas desarrolladas contra la forma original del coronavirus, no contra eventuales variantes.

Los estudios de síntomas Covid sugieren que entre 2 y 4 semanas después de recibir la segunda dosis de Pfizer hay un 87% menos de probabilidades de tener síntomas de Covid-19.

Cuando se enfrenta a la variante Delta, después de 4 a 5 meses, esa cifra se reduce al 77%.

  1. El sistema inmunológico

El riesgo de contagiarse depende de los propios niveles de inmunidad y de factores específicos como el grado de exposición de la persona al virus (personal de salud, etc.).

La aptitud inmunológica es mayor para las personas con sistemas inmunológicos comprometidos por condiciones prevalentes que pueden tener niveles más bajos de protección contra Covid-19 y que pueden ver que su protección disminuye más rápidamente.

Otro factor es que es que las personas mayores  o más vulnerables desde el punto de vista clínico recibieron sus vacunas hace 6 u 8 meses, lo que puede aumentar su riesgo de experimentar una infección por irrupción debido a la disminución de la protección.

¿Necesitas preocuparte?

Estar vacunado reduce enormemente las posibilidades de contraer Covid-19, a la vez que protegen en mayor grado contra la hospitalización y la muerte.

Sin embargo, es preocupante ver que ocurren infecciones irruptivas y la preocupación aumenta si la protección de la vacuna decae con el tiempo.

De aquí la importancia del uso de vacunas de refuerzo y es esencial promover la vacunación, tanto de la tercera dosis entre los ya vacunados, como -con mayor razón- la inoculación entre los que aún no se han vacunado.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.