Se dijo del cobre esta semana

Precio

Principal consultora estatal china prevé caída de un 6% para el cobre el segundo semestre
  • Antaike, la Asociación de la industria de metales no ferrosos de China, aseguró en un seminario web que ellos creen que para el cobre, los fundamentos no respaldan que los precios se mantengan cerca de máximos históricos, como ha ocurrido durante el segundo trimestre.
  • El centro de investigación descartó hablar de un superciclo y de volver a los niveles históricos que tuvo el metal durante mayo, cuando alcanzó su mayor precio.

La entidad china sostuvo que la recuperación de la demanda en el extranjero ya ha sido incorporada en los cálculos de los mercados, por lo que será difícil que la demanda real de cobre aumente aún más, de manera significativa.

La consultora mantuvo sin cambios su pronóstico para las importaciones de cobre refinado de China en 2021 en 3,4 millones de toneladas, mientras que espera que las importaciones de chatarra de cobre aumenten en 400.000 a 500.000 toneladas este año, pese a las restricciones ambientales que se han impuesto en el mercado del gigante asiático.

Antaike prevé una importante alza del aluminio, metal considerado como competidor del cobre.

Royalty

«Tal como está, es un proyecto suicida». Sonami reitera críticas a royalty minero
  • «Tal como está ahora es un proyecto suicida, que no considera la realidad de la minería chilena y no considera las posibilidades que tienen las empresas mineras para poder asumir ese tipo de tributos.
  • Así como está ahora es algo inaplicable, y por eso creemos que en el Senado esto va a ser modificado( … ) La realidad de las empresas chilenas no fue considerada en este proyecto de ley», dijo el presidente de Sonami, Diego Hernández.

«Sería inviable y unas 10 empresas que deberían parar. No inmediatamente, porque la mayor parte de las empresas tienen invariabilidad tributaria vigente hasta 2023″

El principal cambio que se pide es que no sea un impuesto a las ventas, sino que sea un royalty al margen operacional y eventualmente con una escala que contemple márgenes superiores en caso que efectivamente el precio del cobre pueda llegar algún día a US$5 o US$6 y en caso de que eso suceda recién el Estado podría recaudar más, porque los márgenes serían altos, pero que no es la realidad hoy día, indicó Hernández.

Desde Sonami esperan que el precio del metal rojo se mantenga sobre los US$3,5 en el mediano plazo.

Mineros revelan posición de cara a la nueva Constitución: »No creemos que todo deba reinventarse desde cero»

  • Entidad lanzó un documento informativo sobre el rol de la industria en Chile, en el que resaltan los aspectos clave de la normativa que se deben mantener en la nueva Carta Magna.
  • “Todo cambio constitucional genera incertidumbre, pero también puede ser una fuente de oportunidades tremenda. Nos estamos jugando el desarrollo por el resto del siglo, por lo tanto, nos gustaría que se aprovechara esa oportunidad».
  • “Chile es un país minero, que a veces se olvide de aquello y que se acuerden solo cuando sube el precio del cobre es un mal síntoma, tenemos que sentirnos orgullosos de la minería, porque ha sido una de las locomotoras que ha tirado el desarrollo y el crecimiento del país».

Los cinco ejes de la propuesta: orden económico, normas mineras, medio ambiente, laboral y pueblos originarios

  • Por más de seis meses, todos los comités del Consejo Minero participaron en la confección del informe y de las propuestas que harán llegar a los constituyentes, trabajo que se concentra en cinco ejes y que fue consensuado por las 15 mineras que son parte de este gremio, y que reúnen a la totalidad de la Gran Minería del cobre.
Orden público económico

Se trata de los principios y derechos, que junto con diversas normas jurídicas, organizan la economía del país y facultan a las autoridades para regular esta, dentro de los que se incluyen derechos básicos como el poder desarrollar actividades económicas, que no exista discriminación arbitraria, derecho a la propiedad con reglas de expropiación que incluyan indemnización. A esto se suman aspectos como que se mantenga la autonomía del Banco Central.

En esta línea, el Consejo Minero aborda el proyecto de royalty que se discute por estos días en el Senado, apuntando a que ya existe un impuesto para la actividad minera. De todos modos, Villarino apunta a que «debiéramos tener un debate bien serio y profundo en la instancia que el mundo político decida, y que sirva para la otra instancia, si esto se resuelve en el Congreso actual, queremos que los constituyentes lo tengan a la vista a la hora de pronunciarse de temas tributarios y no tengamos una segunda discusión, esperemos que se resuelva bien, con participación y seriedad, esa es la mejor fórmula». Aunque admite que hay que evaluar qué espacios hay para una mayor contribución, sobre todo a nivel regional, que es un tema pendiente para el país.

Normas sobre minería

En este aspecto se abordan normas específicas, como la declaración del dominio especial (con la fórmula de «absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible» o una similar) del Estado sobre todas las minas, o el cumplimiento por parte del concesionario de una obligación como condición para mantenerla en su patrimonio

Principios sobre medio ambiente y aguas

En este punto destaca la importancia de impulsar un desarrollo sostenible. En este segmento también se aborda el tema del agua, para lo que se proponen puntos como reconocer la multifuncionalidad del agua; establecer que las aguas continentales, en todos sus estados, son bienes nacionales de uso público; consagrar la preferencia del agua para el ser humano en cuanto a consumo y saneamiento, y establecer el acceso al agua para consumo y saneamiento como un derecho fundamental de las personas.

Derechos laborales

Iniciativas que se busca mantener son algunas como la libertad sindical o la no discriminación, así como el derecho a huelga.

Pueblos indígenas

Apunta al reconocimiento de estos grupos, acompañado de ajustes legales, reglamentarios y administrativos que configuren una política pública robusta hacia los pueblos indígenas.

Entrevista a Joaquin Villarino, presidente ejecutivo presidente del Consejo Minero,

La industria minera nacional busca entrar de lleno al debate constitucional, y a través del Consejo Minero, entidad que reúne a las grandes compañías que operan en el país, elaboraron un extenso documento que harán llegar a los integrantes de la Convención Constitucional como insumo, en su opinión, clave para la elaboración de la Carta Magna.

La idea, explica el presidente ejecutivo del gremio, Joaquín Villarino, es participar activamente de la discusión, y poner a disposición la información suficiente para demostrar la importancia de la industria y las oportunidades que se abren para Chile ante la mayor necesidad de minerales en el contexto de la economía verde.

En este sentido, desde el Consejo Minero destacan que la industria representa un 10% de los ingresos fiscales, el 50% de las exportaciones, o el 40% de la inversión extranjera. «Sin dudas que ante la relevancia para el desarrollo del país y de las personas, restarse de la discusión constitucional nos parece una irresponsabilidad», resume Villarino.

-¿De qué forma van a participar del debate constitucional?

«Siendo muy respetuosos de la institucionalidad, entendemos que hay que aportar con ideas, con información, con propuestas, no puede un sector tan importante permanecer como espectador en una discusión tan fundamental. Hemos trabajado entre 6 a 7 meses en elaborar un conjunto de propuestas que entregan información, para que a la hora de establecer principios constitucionales y redactar una nueva Constitución, tener en consideración cómo se hace minería en Chile, en qué consiste el desarrollo minero del país, hacia dónde está mirando, qué viene haciendo y cómo se proyecta en el futuro».

-¿ Ven este proceso como una oportunidad para que Chile se convierta en un país eminentemente minero?

«Chile es un país minero, que a veces se olvide de aquello y que se acuerden solo cuando sube el precio del cobre es un mal síntoma, tenemos que sentirnos orgullosos de la minería, porque ha sido una de las locomotoras que ha tirado el desarrollo y el crecimiento del país; de la mano de esta actividad, cientos de miles de familias han cambiado su calidad de vida para mejor y creemos que tenemos una tremenda oportunidad como país para un jugar un rol fundamental en una serie de transformaciones estructurales del mundo, que está avanzando hacia una economía más descarbonizada, circular y sustentable, para lo que se van a necesitar más minerales. Si no fuera por la minería, probablemente los pasos agigantados de crecimientos de las energías limpias que se han visto no hubiesen sido posibles».

-¿Cómo conversa esta propuesta con la idea de algunos constituyentes de avanzar en cambios que son más profundos?

«Hay algunas cosas que deberían mantenerse porque han sido positivas y han contribuido a que este país logre niveles de desarrollo que no tiene ningún otro país del Latinoamérica. Ha permitido sacar a un 40% de la población de la extrema pobreza, por lo que nos parecería un error hacer un borrón de las cosas positivas, lo que hace este documento es rescatar aquellos elementos que contribuyeron a ese crecimiento, y en aquellos aspectos en que consideramos que se debe innovar o incorporar nuevas tendencias. También hacemos una propuesta en el tema ambiental y nos abrimos a una serie de temas que requieren de modificaciones. No creemos que todo deba reinventarse desde cero, los países no se construyen como si no hubieran existido los últimos dos siglos, por lo que hay que rescatar lo bueno, modificar lo que sea modificable e incorporar lo nuevo».

-¿En qué aspectos consideran que la industria ha podido estar al debe?

«Aquí hay un desafío tremendo que es la información, parte importante de la discusión que gira en torno a la industria sufre de cierta desinformación y ahí tenemos que asumir nuestra responsabilidad por no haber informado más y mejor y en eso tenemos que hacer un mea culpa, este documento busca resolver parcialmente esa carencia».

«Esta es una industria que trabaja en silencio, que habitualmente está lejos de las grandes ciudades, que la conocen mucho las regiones mineras, pero los grandes centros urbanos como Santiago, Valparaíso, Concepción, están más lejos y no la tienen tan presente en el día a día».

-¿Existe preocupación por el resultado que pueda salir del proceso constituyente?

«Todo cambio constitucional genera incertidumbre, de eso no hay dudas, pero también, puede ser una fuente de oportunidades tremenda. Nos estamos jugando el desarrollo por el resto del siglo, por lo tanto, nos gustaría que se aprovechara esa oportunidad. Esto no es para solucionar rencillas del pasado, sino que para construir el futuro de las generaciones que vienen, esa es la mirada generosa que uno espera en un proceso constituyente, no es una instancia para pasarse facturas, o una instancia de reivindicaciones por temas del pasado, es una oportunidad para construir el futuro del país, no olvidando nuestra historia, lo bueno que hemos hecho, los errores graves que se han cometido, y esa es la clave para tener una respuesta a los desafíos no solo de la realidad de Chile, sino del mundo».

-Uno de los tópicos más comentados por los constituyentes es el tema ambiental, ¿cómo lo están abordando?

«Incluimos el concepto de desarrollo sostenible, definido por la ONU y que tiene tres pilares fundamentales: el crecimiento económico, el desarrollo social y el cuidado del medio ambiente. Cuando falla alguno de estos tres, la verdad es que el desarrollo en el mediano, largo plazo no es sustentable. El justo equilibrio entre estos tres elementos es el que permite un desarrollo sustentable y es el que creemos que debiese consagrarse como principio fundamental y como una de las características de esta nueva Constitución».

«El gran desafío que tienen los constituyentes es lograr ese justo equilibrio, sin cargar la mano en ninguno de los tres. Evidentemente hay algunos constituyentes con una especial preocupación por el tema ambiental y nos parece que es muy razonable, la virtud de una convención donde hay personas con distintas aproximaciones al desarrollo del país es que logren ese consenso, y que la Constitución no solo sea escrita por los que quieren privilegiar el desarrollo económico, ni por aquellos que quieren reivindicar derechos sociales, o los que quieren solo el cuidado del medio ambiente, sino que por todos ellos juntos».

-En esta línea, incluso se ha hablado de poner fin al extractivismo.

«Nos parece que las personas que han manifestado estar en contra del extractivismo, aún no desarrollan qué significa esta idea, nos gustaría conocer el fondo. ¿Esto quiere decir que en Chile no debiera haber minería? ¿Pesca? ¿Salmonicultura? ¿Industria forestal? Es una propuesta que presenta un desafío descomunal, que es cómo vamos a vivir en este país sin estas industrias. Otra cosa es exigir que estas industrias cumplan con los estándares que en el mundo desarrollado se están dando hoy, en un mundo sustentable».

FUENTE: El Mercurio

Fecha: 20-06-2021

 

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.