Romina Oyanedel: Única Mujer De La Brigada De Emergencia Taltal

Mi nombre es Romina Alejandra Oyanedel Silva. Nací en Cabildo el 19 de marzo de 1988, y vivo en la localidad de La Vega. La enseñanza media la hice en el Liceo Técnico Profesional de Minería de Cabildo, donde opté por la especialidad de Técnico Nivel Medio Metalurgia Extractiva. Mi práctica profesional la realicé en la Planta Concentradora de Codelco Chile División Andina, en Los Andes, donde obtuve una muy buena evaluación por parte de mis tutores.

Inicialmente ingresé a Minera Las Cenizas Cabildo el año 2011, como ayudante de laboratorio. Luego de finalizado mi contrato en la faena de Cabildo, en abril del 2012 ingresé a Planta Las Luces, faena Taltal, como ayudante de metalurgia, cargo que asumí hasta abril del 2015, ya que me reubicaron como operadora en el área de Flotación. Aquí soy responsable de mantener los parámetros operacionales para obtener una buena recuperación de concentrado de cobre.

La motivación para pertenecer a la brigada de emergencia me la dio mi hermano menor, quien es capitán de la Segunda Compañía de Bomberos de La Vega, Cabildo y también participa de la brigada de rescates de la Planta Concentradora en faena Cabildo. Además, porque me llama la atención todo lo que tenga que ver con seguridad minera, rescates y esas cosas. Y vi en la brigada de emergencia de Planta Las Luces, la oportunidad de aprender técnicas de rescate y todo lo que conlleva dicha brigada.

Al ser la única mujer en terreno, en un comienzo pensé que sería difícil relacionarme con mis compañeros, y fue todo lo contrario, tuve una aceptación positiva dentro del grupo de operaciones y el de rescate al que pertenezco, se han creado lazos de amistad, se preocupan de mí y cuando hay tareas en las que se debe emplear fuerza, siempre están ahí para ayudarme. El ambiente con ellos es muy grato.

En la brigada lo que más me gusta son las prácticas de inmovilización y RCP, ya que estas técnicas también pueden ser usadas en caso de emergencia en nuestros hogares.

Me parece que Minera Las Cenizas es una fuente de trabajo estable e inclusiva; en esta empresa encontré estabilidad laboral, ya que siendo mujer y con una pequeña displasia de caderas, me he podido desarrollar profesionalmente en un área que mayormente es desempeñada por hombres.

Su lado personal

Tengo un hijo hermoso llamado René Eduardo, de 7 añitos. Ya que soy mamá soltera, por mi hijo hago el sacrificio de trabajar tan lejos, ya que cerca de mi hogar no hay estabilidad laboral, y me sería difícil darle las comodidades necesarias para su crianza y desarrollo.

Cuento con el apoyo de mi familia, para poder trabajar tranquilamente, ya que mis padres cuidan de mi hijo durante los 7 días que me encuentro en Taltal. Obviamente mi descanso trato de dedicárselo casi al 100% a mi pequeño, me gusta llevarlo a los juegos, salir a pasear junto a él, y preocuparme de sus asuntos escolares, ayudándole a hacer sus tareas.

Fui criada dentro de una familia sencilla, quienes a punta de esfuerzo y sacrificio lograron darnos estudios y valores. Toda mi vida la he vivido en el campo, al interior de la comuna de Cabildo. Mi displasia de caderas nunca fue impedimento para desarrollarme como persona; desde pequeña desarrollé una personalidad que no se aminora con nada: ante cualquier obstáculo, siempre y de alguna manera me las ingenio para seguir adelante”.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.