Mujeres en Faena

En mayo próximo María Córdova cumplirá 6 años trabajando en Cenizas Taltal.

Cuando egresó del Liceo Politécnico de Taltal como Técnico en Administración Contable, hizo de todo. Trabajó en colegios, pesqueras, en aseo…. lo que viniera.

Un pasado no tan lejano que refleja un largo camino recorrido. Ahora con dos hijos grandes, un nieto y una casa propia a la que muy luego se cambiará, agradece que el destino abriera la puerta para ingresar a la Compañía.

Recuerda que los taltalinos "nombraban harto a las Cenizas, como la empresa donde todos querían trabajar".

Fue el 2012 cuando supe que en Planta Las Luces necesitaban gente para la romana. Sin saber mucho de qué se trataba mandé no más el curriculum. Al poco tiempo me llamaron y entrevistaron; pasé los exámenes y en un par de semanas estaba en capacitación para trabajar como romanera."

Como María, hoy son 26 las mujeres que integran la plantilla femenina de Cenizas Taltal. Sumemos a ello un número importante de mujeres que trabajan en faena con las empresas colaboradoras.

Oportunidades en el Camino

En octubre del año pasado, en Planta Las Luces se necesitaba una persona a cargo del control del agua reciclada. Gracias al buen desempeño de María y también a esa necesaria cuota de suerte le ofrecieron ese puesto, que no dudó en aceptar.

Era un “cuento mío”

Se acuerda que cuando entró a la Compañía vivía con miedo y pendiente de no fallar o equivocarse; trataba de molestar lo menos posible y ser muy eficiente. "Pero tengo que reconocer que fueron los propios jefes los que me dieron la confianza para sentirme segura. Al final, esto de pensar que las mujeres en la minería estamos “a prueba" era un tema más mío que de los compañeros hombres o los jefes."

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.