Mónica Strauszer y los Recuerdos de sus Inicios en Cenizas

El próximo 23 de junio Minera Cenizas cumple 40 años y son muchos quienes han sido parte del crecimiento de nuestra Compañía. Quienes nos acompañan, casi desde sus inicio, hoy han querido compartir algunos recuerdos.

Mónica Strauszer no se olvida cuando vio un aviso publicado en El Mercurio y se preguntó por qué no postular. Lo hizo, fue seleccionada y se convirtió en la Secretaria de Gerencia de don Hugo Grez Bachur. Después, con la llegada de don Raimundo Langlois y don Alfredo Ovalle, pasó a ser la Secretaria de Presidencia cargo que tiene hasta el día de hoy.

De eso han pasado 38 años. Toda una vida en la que Mónica ha estado ligada a esta compañía de mediana minería que en junio cumple cuatro décadas de historia.

Los primeros recuerdos llevan a Mónica a las oficinas de la minera ubicadas en la casa de calle Coronel y donde sólo trabajaban siete personas. Era un grupo afiatado y agradable, pero no por ello el trabajo más relajado.

No se olvida de su primera visita a la planta de Cabildo con su jefe de entonces Hugo Grez. Ahí, con los implementos de seguridad que se usaban en aquella época presenció una tronadura, conoció y recorrió una mina por dentro.

De la tecnología de hoy ni siquiera se soñaba en esos tiempos. “Usaba una máquina de escribir
eléctrica, con teclas separadas en la que el dedo se quedaba atascado. Eran de esas que se le
cambiaba la letra con esferas, tipeos con innumerables copias, los cuales se corregían con typex,
donde cada punto mal puesto arruinaba todo. Ni pensar en fotocopiar recuerda con humor y un
dejo de nostalgia. De a poco entró la computación en Cenizas y con ella las clases de Wordperfect
con esos equipos ruidosos, pero sin las hojas de calco que ensuciaban todo.

¡Cuánto hemos cambiado en estas cuatro décadas reflexiona Mónica! “De ser una empresa que
recién funcionaba con nuevos dueños, todos jóvenes y pocas personas, fuimos madurando como
compañía, como personas. Fuimos adquiriendo más responsabilidades, avanzando con la
tecnología y sumando más profesionales.”

Sin embargo, hay algo que para Mónica no ha cambiado en todos estos años y es el compromiso
que Minera Las Cenizas siempre se ha preocupado del bienestar y seguridad de sus trabajadores.

“Estos años en Cenizas han sido como la vida misma, con sus altos y bajos. Pero años
buenos, en un ambiente de trabajo en armonía que me han hecho crecer en lo personal y
profesional. Y pensar que todo comenzó por un aviso en el diario”, dice riendo.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.