Mes de la Patria: ¿De dónde provienen Nuestros Chilenismos?

Ya estamos en septiembre, el esperado mes de la patria. Una fecha nacional que nos gusta celebrar y donde, aunque sea por un mes, vivimos con más pasión nuestras costumbres.

Y dentro de la idiosincrasia está nuestro idioma, que según los extranjeros si no hablas "chileno" poco te sirve saber español.

Pero, ¿sabías de dónde vienen muchas de esas palabras o expresiones que a diario usamos? Aquí te contamos el origen de algunos chilenismos más comunes.

• Cachai: Es otro término que ya es parte de nuestro uso diario y que se refiere a comprender algo. También puede ser usado en remplazo del verbo imaginar. Su origen viene del inglés “to catch” que exactamente se refiere a atrapar, pero es usada para referirse a entender o comprender algo.

• Altiro: viene de la época en donde se les avisaba a los trabajadores del campo (inquilinos) la hora del rancho (almuerzo) mediante un "tiro de escopeta". En ese momento todos sabían a la distancia que era hora de ir a almorzar.

• Pololear: Su origen se remonta a 1880 cuando en los incendios era común ver coleóptero acercarse a las llamas. Estos insectos llamados “pololos” por las llamas, motivó a unas Compañía de Bomberos de Santiago hacer una insignia con su figura. Como símbolo o prueba de amor se las regalaban a sus enamoradas.

• Cahuín: Palabra mapuche que significa enredo o alborote. El Cahuín era una reunión de los caciques o loncos (jefes de las tribus araucanas o "rehues", en tiempos de guerra y paz, respectivamente) donde se comentaba la situación actual y "copuchas".

• Darse vuelta la chaqueta: Es una expresión que se utiliza cuando cambia de opinión radicalmente y de forma muy oportunista. El dicho como tal apareció durante la Guerra Civil de 1891, los partidarios del presidente Balmaceda que eran derrotados se cambiaban de bando, es decir se ponían la chaqueta y el uniforme de los que antes eran sus enemigos.

• Marca chancho: En 1930 se hizo famosa una cerveza que tenía un nombre inglés: Pig (chancho en castellano). Esta inspiró a unos fabricantes de cigarrillos muy baratos y de calidad incierta para crear una variedad de tabaco que identificaron como cigarrillos “Marca Chancho”. Así nació el calificativo peyorativo para referirse a productos de origen dudoso.

• Ojo al Charqui: cuando la carne se secaba en cordeles en el patio, había que tener cuidado u “ojo al charqui” para que no se la comieran los gatos y/o pájaros.

• Lorea: se atribuye a que en tiempos pasados había casas que tenían loros guardianes que anunciaban todo lo que sucedía.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.