Los imperativos y desafíos de la minería y el emprendimiento

Si bien las exportaciones de los proveedores mineros bajaron en 44% en los últimos cinco años, vendrán tiempos mejores porque la innovación y el emprendimiento son el camino en la estrategia de desarrollo de recursos naturales.

Conspira en contra de una nueva actitud más proclive a los cambios, el fuerte foco de los ejecutivos en el corto plazo. También el dictum "así se hacen las cosas acá, y nada de arriesgar ni mover el bote".

Profesor: Marcos Lima, ingeniero civil industrial UC. , Profesor: Mauro Valdés, presidente
Programa Nacional de Minería Alta Ley

CREAR CAPABILITIES

Los chilenos sabemos que el precio del cobre ha caído significativamente en los últimos años. En efecto, si se compara el precio promedio de los años 2010-2013 (367 US$ centavos/libra) con aquel vigente en los años 2014-2016, hay una baja del 26% en términos reales, alcanzando un promedio de 270 US$ centavos/libra. Esta diferencia genera un efecto brutal en la economía chilena, especialmente en la balanza comercial y en la recaudación tributaria.Sin embargo, la minería chilena también ha tenido un cambio en las características físicas del cobre que explota, de gran efecto tanto sobre la productividad como sobre los costos. La Figura 1 refleja de manera dramática la caída de las leyes de las minas chilenas, esto es, la cantidad de cobre contenida en el mineral.

Cuando se habla de una ley del 1%, quiere decir que por cada tonelada de mineral extraído hay 10 kilos de cobre contenido en ella. Asimismo, ello no implica que la totalidad de dicho contenido pueda recuperarse, lo que depende de la eficiencia de los procesos metalúrgicos.¿Qué hacer frente a este desafío? El profesor Osvaldo Urzúa está impulsando un enfoque en torno al desarrollo de los países sobre la base de la explotación de recursos naturales, la cual es aplicable a lo que ocurre en Chile. Las tesis a continuación han sido elaboradas usando el caso de la minería como su foco. La Figura 2 presenta la evolución del desarrollo de un país desde un estado correspondiente a bajos niveles de ingresos hasta que, pasados algunas generaciones, logra alcanzar altos estándares de vida. En este caso, el llamado valor potencial responde a los volúmenes de producción y al valor que va generando el país, lo cual en un principio está apoyado en las ventajas comparativas que aportan la calidad de los yacimientos.

Con un marco regulatorio adecuado se impulsa la inversión en dicho sector y comienzan a desarrollar las capacidades básicas (infraestructura, capital humano, institucionalidad) y capacidades productivas y tecnológicas.La única manera de mantenerse creciendo, para un país que ha tomado el camino de los recursos naturales, es construir ventajas competitivas para enfrentar los desafíos de un recurso natural de calidad declinante. Es este aspecto el que está asociado a los esfuerzos de aprendizaje e innovación que resultan en mayores capabilities (anglicismo que reúne en un solo concepto a capacidades y habilidades).En Chile, en los últimos años, ha habido un esfuerzo conjunto público-privado destinado a avanzar en este campo a través del Programa Nacional de Minería Alta Ley, por medio de la confección amplia y participativa (Gobierno, empresas mineras, proveedores, academia, etc.) de una hoja de ruta tecnológica para la minería chilena con horizonte al año 2035, "Desde el cobre a la innovación, Roadmap Tecnológico 2015-2035". (1)

Hoy este programa se encuentra comenzando su fase de implementación de proyectos concretos asociados a los desafíos levantados en el Roadmap, que han comprometido más de US$100 millones en recursos públicos y privados de carácter colaborativo, que tienden a hacer frente a los desafíos de una explotación minera cada vez mas compleja, a la vez que construyen deliberadamente capabilities necesarias para ello, siendo útiles también para otros propósitos propios o ajenos a la minería nacional (por ejemplo, la exportación de bienes o servicios). De esta manera, junto con abordar las problemáticas mineras para operar y prosperar, se busca sofisticar y diversificar la oferta económica chilena.También es importante señalar los esfuerzos realizados por la Alianza Valor Minero en materia de diálogo social y sustentabilidad, en que participan los ministerios de Economía, Minería y Medio Ambiente, Consejo Nacional de Innovación (CNID), Corfo, Consejo Minero, Sonami, Cesco y las principales empresas mineras.

Oportunidad fantástica

Todo lo anterior parece una oportunidad fantástica para cualquier emprendedor que quiera enfocar sus esfuerzos en el área productiva más relevante de Chile a nivel global. Por una parte, existe una gran masa crítica de inversión minera en el país, particularmente a partir de los años '90, que enfrenta problemas serios de productividad y costos, con desafíos importantes en materia de sustentabilidad, especialmente cuando se piensa en la ampliación de las minas actuales y desarrollo de nuevas faenas. Por la otra parte, el Estado y sus instituciones están dispuestos a colaborar con recursos y una atención particular para resolver estos problemas bajo el paradigma de construcción de capabilities. Y por último, las empresas mineras necesitan salvar su negocio y hacer más competitivas sus faenas frente al peligro de la aparición de otros actores más innovadores y con recursos mineros de mejor ley, que recién inician el camino que ya transitó Chile.

Sin embargo, hay una mala noticia. De acuerdo a un estudio reciente publicado por la Fundación Chile, en los últimos cinco años las exportaciones de empresas proveedoras de la minería chilena cayeron desde US$ 747 millones a US$ 471 millones, o sea un 44%, aun cuando el número de empresas exportadoras ha aumentado de 421 a 445. Esto refleja que lo que se está proponiendo aún no ha logrado despegar, recién se empieza a romper la inercia. Vemos todavía pocos emprendimientos de clase mundial que serán los responsables de proyectar a Chile en la minería, más allá de la explotación de minerales.

La minería chilena debe cambiar: el mero recorte de costos no basta

Mientras no se resuelvan los temas estructurales de la minería asociados al alto costo de falla que dificulta la experimentación de equipos, tecnologías y procesos nuevos y potencialmente más productivos, lo mismo que la operación continua y las rigideces de funcionamiento de una faena, léase seguridad llevada al absurdo, aislacionismo y lejanía de la actividad de otros actores que no son "mineros", etc., sigue siendo complejo innovar y emprender en minería. Es imprescindible renovar, por ejemplo, los esfuerzos por dotar a la minería de espacios de prueba y pilotaje que hasta aquí han resultado infructuosos. También conspira en contra de una nueva actitud más proclive a la innovación y el emprendimiento, el fuerte foco de los ejecutivos mineros en el corto plazo.

Es tan exigente la mirada en la "última línea" que todo pasa por proveerse con las ofertas más baratas.En este sentido, una función de abastecimiento creativa puede dar origen a grandes transformaciones al interior de una empresa minera, y por ello, el desborde de la función contralora en un enfoque "de servicio público" y de control financiero formal conduce a la inacción y el anquilosamiento.El conservadurismo minero, reforzado por las prácticas endogámicas, es un obstáculo mayor a la innovación en el sector. Mientras se siga educando a los nuevos mineros en el dictum "así se hacen las cosas acá, y nada de arriesgar ni mover el bote", será difícil contar con una minería virtuosa, inclusiva y sustentable.

Parece necesario entonces enfrentar los desafíos de la minería chilena, no solo desde un punto de vista tecnológico y operacional, sino también cultural. La minería ha sido sin duda la locomotora que, a partir de los '90, llevó a Chile a las puertas del desarrollo. Hoy, la actividad enfrenta desafíos asociados al ciclo de precios, pero también otros de naturaleza más permanente, relacionados a la calidad del recurso y las dificultades que impone el desarrollo de nuevos proyectos en el ámbito regulatorio, tecnológico y de sustentabilidad. Hasta aquí, la minería ha enfrentado este escenario principalmente mediante la eficiencia en sus procesos. Sin embargo, el mero recorte de costos tiene un límite antes de empezar a destruir valor. La innovación y el emprendimiento pueden darle las nuevas fuerzas indispensables para reponer la potencia de esa locomotora, a la vez que, en conjunto con los emprendedores, construimos las capabilities para la diversificación y sofisticación productiva.

Medio: El Mercurio
Fecha: 2017-06-13

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.