Industria minera reduce consumo de aguas continentales y eleva en un 15o/o la recirculación hídrica

Según reporte elaborado por Cochilco

  • Sigue aumentando la utilización de agua de mar desalada, existiendo actualmente en carpeta 13 proyectos de este tipo a desarrollar.

  • 95% de los grandes proyectos mineros en Chile contempla desaladoras o, eventualmente incorporar en sus procesos agua de mar sin tratar.

Uno de los principales desafíos que está enfrentando la industria minera que opera en el país es la disponibilidad de agua para sus procesos, debido al creciente déficit hídrico derivado de más de una década de sequía.

Es en este escenario que las empresas se han visto obligadas a implementar diversas estrategias conducen¬tes a reducir el consumo de aguas continentales. De acuerdo con el más reciente reporte de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) con cifras a 2019, la industria redujo en 6,8% el nivel de consumo de este tipo de recursos hídricos, alcanzando un nivel de 12,45 metros cúbicos (m{+3}) por segundo.

En contrapartida, la utilización de agua de mar y la recirculación de este elemento en las faenas mostraron aumentos de 1, 7% y 15%, respectivamente.

"La minería es una de las industrias que está haciendo mayores esfuerzos por una mejor utilización de las aguas continentales y tenemos varios puntos que quedan en evidencia en este informe. Por un lado, hay em¬presas que están renunciando a sus derechos de agua continentales y están construyendo desaladoras, mientras que el 95% de los grandes proyectos de la minería chilena contempla la construcción de desaladoras o, eventualmente, el uso de agua de mar en sus procesos", destacó el ministro de Minería, Baldo Prokurica.

Las menores cifras de consumo de agua continental se explican principalmente por un descenso de 16% en el uso de fuentes superficiales. A esto se suma el retroceso del procesamiento de minerales, tanto por la vía de la concentración como la hidrometalurgia, que incidió en el alza de la recirculación o reutilización del agua.

"Estos resultados señalan que las empresas mineras han estado desarrollando diversas iniciativas para mejorar el rendimiento de agua, por lo cual se observa una evolución positiva de estos indicadores de gestión hídrica, especialmente en la recirculación del agua, cuyo indicador ha aumentado en los últimos años, y en cuanto al uso de las aguas continentales", aseguró el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Marco Riveros.

El ejecutivo añadió que, aunque actualmente el uso de agua de mar sin desalar está siendo una alternativa real como fuente de abastecimiento en la minería, aún le restan desafíos e impactos en su manejo.

Plantas desatadoras

Actualmente, en el país hay 14 plantas desaladoras de agua de mar, de las cuales diez están en la Región de Antofagasta. A nivel regional, Chile es el país de América Latina con mayor capacidad de desalinización, lo que está ligado a la expansión de la minería.

En esta línea, entre 2010 y 2019 el consumo de agua de mar vinculado a la producción de cobre ha crecido 43% como promedio anual. No obstante, aún quedan algunos desafíos pendientes en esta materia, como por ejemplo, el alto consumo energético asociado a la operación de estas plantas, fundamentalmente debido a la impulsión del recurso desde la costa hasta alturas que superan los 2.000 metros y a través de tuberías que recorren entre 150 y 200 kilómetros.

A esto se suma que si bien la mayoría de los nuevos proyectos mineros considera el agua de mar como fuente de abastecimiento -existen 13 plantas en carpeta-, esto plantea importantes desafíos en términos de costos, debido a la fuerte inversión que requieren estos proyectos, que se suman al alto consumo energético, no solo para desalinizar, sino que también para impulsar el recurso hasta la faena.

En el informe se advierte también que, dada la escasez hídrica, el reto para las mineras en materia de gestión hídrica es permanente, considerando que las operaciones se concentran en la zona norte, donde la demanda por este recurso sigue incrementándose, en circunstancias que, según cifras de la DGA, la disponibilidad de agua ha caído hasta en un 37% en algunos sectores del país.

"Se están haciendo esfuerzos muy importantes, no solo en lo económico, sino también en lo tecnológico para que exista un mejor uso del agua y se permita avanzar en terminar con este mito de que es la minería la que usa más el agua. La minería, de acuerdo con la información de la DGA, solo utiliza el 3% del agua y no me cabe ninguna duda de que es una de las industrias del país que mejor la utiliza", aseguró Prokurica.

FUENTE: Wl Mercurio
Fecha: 02-11-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.