Gerentes de grandes mineras aterrizan expectativas ante aumento en el precio del cobre

Hicieron un llamado a actuar con cautela y no cometer los errores del súper ciclo del cobre.

Un llamado a no cometer los mismos errores del pasado y confiarse en los actuales niveles del cobre, realizaron ayer distintos ejecutivos de la industria minera que participaron en la segunda jornada de la Semana Cesco.

"En este ciclo favorable debemos ser capaces de aprovechar las condiciones, pero evitando repetir los errores que toda la industria cometió en el pasado. El súper ciclo del cobre nos dejó bastante lecciones. (Hay que) recordar que la industria perdió el foco en la gestión de la productividad y de los servicios", dijo el presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro en su exposición "Los desafíos de un panorama favorable".

En esa línea añadió que se requiere aplicar una disciplina estricta en términos de inversiones y costos, y también tomar decisiones difíciles frente a faenas que son menos rentables.

A su turno, el presidente ejecutivo de Collahuasi, Jorge Gómez, añadió que en los ciclos de bonanzas o de restricciones, las compañías tienen responsabilidades en términos de sobreinversión o subinversión.

"Hace quince años la inversión promedio de la industria del cobre era de US$ 12 a 14 millones. En 2012-2013, subió a US$ 40 millones, por lo que hubo una cantidad de proyectos que se generaron con capex altos y cuando el precio se desploma, hay un efecto porque el ebitda se achica, la deuda crece y eso hace que los proyectos vayan desapareciendo, esperando una nueva oportunidad", indicó.

Desde inicios de 2012, el precio del cobre inició una baja sostenida, situación que generó la preocupación del sector, ya que en ese momento se enfrentaba a costos altos y baja productividad.

En ese sentido, Gómez rememoró que en ese contexto, las empresas de la industria congelaron los dividendos, vendieron activos y se enfocaron en reducir los costos, esfuerzos que en el caso de Collahuasi se tradujeron en un aumento de la productividad de 42% entre 2013 y 2017 y un descenso de los costos de 23% en el mismo periodo.

Decisiones difíciles.

En la oportunidad, Pizarro no dejó de referirse al proyecto Chuquicamata Subterráneo, que convertirá a la mina de rajo abierto más grande del mundo en una operación subterránea y frente al cual hay expectativas relacionados a los acuerdos de egresos que la minera alcance con los trabajadores.

En ese sentido, indicó que la iniciativa ha tenido que enfrentar distintas revisiones, relacionadas con aspectos de diseño y que luego de ello, ya está avanzando correctamente.

"Las revisiones en Chuqui están superadas (?). Estamos enfocados en el tema de la transformación de aguas abajo, del hecho de tener que desarrollar una mina subterránea", indicó, destacando que "los procesos de transformación son imprescindibles, necesarios e inevitables".

"Esto afecta a los trabajadores. Hay una masa que tiene que reubicarse y otra que tiene que terminar su vida laboral. En eso estamos trabajando hace un año y medio y vamos empujando. El proceso se tiene que encarar en su momento", dijo, añadiendo que "el proyecto de Chuqui subterráneo no tiene mérito económico si no somos capaces de generar una profunda transformación".

FUENTE: PULSO
Fecha: 11/04/2018

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.