Expertos advierten por alza en consultas por estrés e insomnio vinculadas al teletrabajo

  • Modalidad laboral se ha implementado durante la pandemia:

  • Problemas de adaptación, de horarios e incluso de alimentación son parte de los problemas que se arrastran y que impactan en la salud mental.

Uno de los cambios importantes generados por la pandemia, entre tanta adaptación para reducir el contagio de coronavirus, ha sido la forma de desempeñarse laboralmente. Así, muchos han tenido que implementar la modalidad de teletrabajo desde marzo.

Según expertos en salud mental, dicha fórmula, en el contexto de una crisis sanitaria y económica, ha generado un alza importante de atenciones por males vinculados a ella.

De hecho, en el Centro de Cefalea de RedSalud estiman que las consultas por insomnio y estrés a causa del teletrabajo han aumentado en 15%, situación que otros expertos también han observado.

Los motivos detrás de esto tienen relación con que no todos estaban preparados mental o físicamente para un estilo de trabajo así, sin contar además con los elementos en sus hogares.

Problemas de adaptación, falta de horario de inicio y final de la jornada, convivencia con tareas domésticas o la familia, son parte de las razones por las que la modalidad también ha impactado psicológicamente.

Normalización

Álex Espinoza, neurólogo de RedSalud y especialista del Centro de Cefalea, explica que, "antes de todo esto, al teletrabajo se le miraba como una situación ideal de trabajo a la que muchos aspiraban, pero cuando se concretó no fue tan idílica".

Fabián Nichel, académico de Psicología de la U. Central, ahonda en el proceso de estos meses: "Tenemos la capacidad de adaptarnos a distintas situaciones, porque lo que llamamos normalidad es algo que hemos consensuado. Hay un juego de normalización de los procesos cotidianos que vivimos, pero con la pandemia, de pronto, tuvimos que cambiar nuestra cotidianidad y eso significa volver a normalizar nuevas reglas y formas".

En ese sentido, Espinoza dice que "hemos notado que existe una sensación en los pacientes de tener mayor carga laboral y lo que ocurre es que se alteran sus hábitos de dormir, de alimentarse, y eso genera una merma importante en las personas".

Profundiza y comenta que, por ejemplo, "a veces los pacientes no terminan en su horario y siguen trabajando acostados a las 11 o 12 de la noche y eso les hace perder el hábito del sueño, lo que incide en el insomnio".

Nichel apunta que "surgen problemas como qué espacio de la casa utilizar; seguramente, gente se dio cuenta de ruidos molestos, temas de convivencia, y en ese contexto, es evidente que los factores emocionales van a estar a flor de piel y el teletrabajo nos va a tensionar".

Mauricio Carroza, psicólogo de la Clínica lndisa, alerta que "quienes trabajan con niño en la casa, además, tienen que compatibilizar su rutina, en especial si son muy pequeños".

¿Qué hacer?

Aconseja seguir rutinas y comunicarse "con la jefatura en caso de problemas que necesiten solución".

"Se deben establecer límites claros, horarios bien específicos y el uso de los espacios y cómo se usarán con la familia", propone Nichel. Coincide Espinoza: "Un primer aspecto relevante es que se tiene que generar un horario específico y hacer un ritual, si no las personas se sienten todo el día somnolientas".

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 16-07-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.