Estos son los cinco errores más comunes al utilizar una mascarilla

  • Gobierno anunció recientemente su carácter obligatorio en ciertos lugares

  • Su uso se ha extendido, pero muchos la llevan de forma equivocada, dicen los especialistas.

  • Esto reduce su eficacia y puede aumentar el riesgo de infección.

Tal como ha sucedido en el resto del mundo, en Chile se ha vuelto común el uso de las mascarillas. Un hábito que se extendió aun más desde la semana pasada, cuando el Gobierno anunció su uso obligatorio no solo en el transporte público, también en lugares públicos cerrados con más de diez personas.

Y si bien varios ciudadanos están poniendo de su parte con su uso para evitar la propagación del virus, muchos lo hacen de forma incorrecta, concuerdan los expertos.

Cubrir solo la boca

"Esta es una de las cosas más comunes y un tremendo error", dice Annette Trombert, directora de la Escuela de Biotecnología de la Universidad Mayor.

"Se sabe que el virus entra a través de las mucosas de nariz, ojos y boca, por lo tanto, si dejo la nariz expuesta, aunque sea con la mejor mascarilla, hay probabilidades de que por allí entren gotitas con el virus”, explica.

La forma correcta de utilizarla es cubriendo desde la nariz hasta el mentón.

_"Si dejamos la nariz por fuera, también aumenta el riesgo de contagiar a otros si es que tenemos el virus sin saberlo y estornudamos, por ejemplo”, dice Guillermo Acuña, infectólogo de Clínica Las Condes, refiriéndose a los asintomáticos.

Ponerla sobre la frente o mentón

"El problema con esto es que si estoy en un lugar con gente, me expongo a mí y a los demás por completo, aunque sea por unos minutos", dice Trombert.

En caso de necesitar moverla para consumir algún líquido o comida, su consejo es mantener la distancia social de al menos dos metros para reducir el riesgo.

En la medida que se pueda, "esta debe ser utilizada todo el tiempo, según los criterios que aconsejan las autoridades", agrega Acuña.

Tocarla constantemente

"La mascarilla no se debe manipular nunca, salvo por las tiras que tienen por los lados para ponérsela", advierte Trombert.

La lógica es que si hay partículas del virus en el exterior del tapabocas, estas pasarán a las manos cuando se toque. "Entonces, si después te tocas los ojos o la boca te puedes infectar", explica la especialista.

Acuña añade: "El problema es que el virus va a quedar ahí en el exterior de la mascarilla, probablemente horas, de manera que al tocarla más bien aumentamos el riesgo de infección".

Para quitársela, la recomendación es hacerlo por las tiras, sin tocar la parte central, colocarla en una bolsa de plástico y cerrarla.

Reutilizarla mucho

La mascarilla desechable pierde sus propiedades cuando se humedece debido a la respiración, explican los especialistas. Por lo tanto, esta se puede reutilizar como máximo dos veces según ciertos criterios. "Si la usé toda la mañana mientras hice diligencias, lo ideal es desecharla al volver a la casa”, aconseja Trombert. Y añade: "También si se estuvo en un lugar muy concurrido, porque la posibilidad de que esté contaminada es más alta".

En cambio, si fue usada por un par de horas y en un contexto de distanciamiento social, esta se puede guardar en una bolsa de plástico, sellarla y volver a usarla, concuerdan.

No lavar las caseras de tela

Según Trombert, estas suelen retener más patógenos debido a los materiales con los que se fabrican, como el algodón.

La experta asegura que estas deben lavarse siempre una vez utilizadas, con agua caliente y detergente. Posteriormente, se deben colgar en un sitio donde corra el viento para que se sequen.

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 21-04-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.