Enami reduce pérdidas y proyecta poner fin a resultados negativos en 2020 después de siete años

  • Entrevista con el gerente general de la empresa estatal, Robert Mayne-Nicholls:

  • Pese al menor precio del cobre, la estatal rebajó a prácticamente la mitad las pérdidas durante 2019, gracias al aumento de la producción.

  • “Estamos convencidos de que la fundición bien operada es un buen negocio que en la medida que no tengamos incidencias ambientales, la comunidad nos va a considerar un vecino al que quieren que siga trabajando ahí".

  • “Claramente, vamos en la senda correcta. El año pasado lo que más nos influyó fue el precio del cobre, que nos generó una disminución de unos US$ 100 millones en ingresos".

La receta de Robert Mayne-Nicholls al frente de la Empresa Nacional de Minería {Enami) ha sido reforzar fuertemente la producción de cobre de los planteles que tiene la empresa estatal a lo largo del país. Para ello, según cuenta, ha desplegado constantes visitas a terreno, buscando que nuevos productores decidan vender sus minerales a la Enami.

Esa estrategia mostró sus primeros resultados en el último ejercicio, donde si bien la compañía sigue mostrando pérdidas, estas se redujeron prácticamente a la mitad. A falta de la entrega del resultado oficial, los preliminares indican mermas en torno a los US$18 millones.

Se trata de una racha negativa que ya se arrastra por siete años, pero es una brecha que se ha ido acortando, pasando de las pérdidas por US$ 70 millones en 2016, a US$ 54 millones en 2017 y US$ 37 millones en 2018.

"Había un desafío interno de llegar a números azules en 2019 que no logramos, pero claramente para 2020 estamos muy bien encaminados" dice, "El año pasado lo que más nos influyó fue el precio del cobre, que nos generó una disminución de unos US$ 100 millones en ingresos. Si se hubiese cumplido el precio proyectado, hubiésemos tenido números azules, pero seguimos desafiados porque tenemos pérdidas, lo que no es bueno; lamenta Robert Mayne-Nicholls.

Las razones detrás del resultado se explican principalmente por dos factores. Y es que en el último ejercicio, la Enami logró un aumento de 6% en la producción de cobre fino, es decir, unas 125 mil toneladas, lo que se suma a la reducción en torno al 20% de los costos de procesamiento.

Para este año, las metas son más ambiciosas, ya que buscan estar entre las 140 mil y 150 mil toneladas, aumento que vendría de la mano de un mayor procesamiento de las plantas de óxido, y con ajustes que se están desarrollando en la fundición Hernán Videla Lira.

Negocio viable

Otro de los ejes de Mayne-Nicholls y su equipo es el tema ambiental, tras la entrada en vigencia del Decreto Supremo Nº 28, que regula la emisión de gases en un 95%. En este primer año, la Enami logró un promedio de 95,4%; no obstante, aún existieron eventos en que se superaron los 500 microgramos por normal metro cúbico.

En ese escenario, la meta autoimpuesta de la estatal este año es superar el 96% de captura y en ninguna hora del año estar por sobre los 350 microgramos. "Eso, porque queremos proyectarnos en el mundo y estamos convencidos de que la fundición bien operada es un buen negocio, y que en la medida que no tengamos incidencias ambientales, la comunidad nos va a considerar un vecino al que quieran que siga trabajando ahí", sostiene Mayne-Nicholls.

El ejecutivo añade que en 2019 la fundición logró un 20% de mayor rendimiento y terminó con un Ebitda y un resultado operacional positivo, por lo que tienen el convencimiento de llevar al recinto sobre las 350 mil toneladas de carga nueva útil.

En ese mismo segmento, Mayne-Nicholls ve con preocupación un eventual cierre de la fundición Ventanas, recinto de Codelco en el que la Enami procesa anualmente entre 100 mil y 150 mil toneladas de concentrado, más una serie de aportaciones de productores medianos.

El ejecutivo apunta a que habría un "efecto bastante fuerte" sobre la Enami de no contar con esa instalación. Consultado si podría la estatal hacerse cargo del funcionamiento de ese activo, no cierra la puerta, aunque hoy, subraya, no cuentan con los recursos necesarios.

"Creemos que sí contamos con los conocimientos, pero es una decisión que tiene que tomar el Estado y Codelco. En el momento que se discuta, nosotros veremos nuestra condición. Lo que sí nos gustaría es que la fundición siga funcionando, porque creemos que es un buen neqocio"; remata.

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 17-02-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.