En Recuerdo de Paula Pizarro y Glen Vicencio

No te acerques a mi tumba sollozando, no estoy ahí
Estoy en el viento que te acaricia
En las plantas que riegas cada día
En las estrellas que brillan de noche sobre tu hogar
En la sonrisa de tus hijos
En los pajarillos que cantan en tu ventana…
Por eso no te acerques a mi tumba sollozando, no estoy ahí.
Estoy en tu recuerdo y en tu corazón.

Con este poema de Mary Elizabeth Frye queremos recordar a  Paula y Glen en su inesperada y triste partida.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.