«En el largo plazo, los fundamentales de la industria del cobre no han cambiado»

  • Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals:.

Desde la minera destacan la continuidad operacional que ha logrado el sector minero, y el rol que van a jugar en una recuperación del país, destacando, eso sí, el cumplimiento de nuevas normas en el sentido sanitario.

“Mantener la operación es importante, porque si esto es prolongado, eso permite disminuir la crisis social que puede venir en nuestras comunidades en el país".

“El nuevo normal es cierto, vamos a tener progresivamente retornos de nuestras dotaciones, pero también va a ver mayor porcentaje de teletrabajo, eso es bueno".

La crisis por la pandemia pilló a la minera Antofagasta Minerals saliendo de un año récord en producción y en camino a seguir por esa senda. Pese a esto, y a que la compañía decidió reducir en promedio un 35% su dotación, a la fecha han logrado mantener la continuidad de sus faenas, y de seguir ese funcionamiento apegado a los protocolos de salud que se han adoptado, esperan que el impacto en la producción de cobre esté cerca del 2%.

Es por eso que ya trabajan en un regreso a las labores; sin embargo, según explica el presidente de la compañía, lván Arriagada, este retorno se realizará de manera progresiva, y adelanta que ya se decidió que no ocurrirá durante el mes de mayo, buscando evitar al máximo la exposición de los trabajadores.

Pero, además, explica que la crisis impactará en el modo de actuar de la empresa y en su funcionamiento: "No vamos a volver a trabajar de la misma forma que trabajábamos antes. El nuevo normal es cierto, vamos a tener progresivamente retornos de nuestras dotaciones y esperamos que así sea, pero también va a ver mayor porcentaje de teletrabajo, y eso es bueno porque también tiene sus ventajas".

El ejecutivo explica que algo similar ocurre con los proyectos que fueron paralizados, especialmente la expansión de Minera Los Pelambres, suspendida por 120 días. La idea de la firma es que los contratistas a cargo de esas obras estén disponibles para retomar los trabajos apenas la autoridad sanitaria lo permita. Para esto, garantizaron los pagos a estas empresas con tal de asegurar de mantener remuneraciones de al menos $500 mil brutos al personal.

Desde Amsa apuntan al rol clave que jugará la industria en una potencial recuperación del país pospandemia, en recesión económica y con altas cifras de desempleo, en un escenario en el que, dicen, es aun peor que cualquier terremoto, tanto por la pérdida de vidas, como por el impacto económico y social. "Nos interesa movilizar nuestras inversiones, creemos que es positivo para la empresa, pero también para el país, que tiene que entrar en una fase de recuperación del impacto económico que tiene esta crisis y, en ese sentido, la industria", explica el ejecutivo. Y agrega: "Nuestro sector y las inversiones van a ser muy importantes como contribución a esa recuperación. La minería siempre ha jugado un rol importante en su desarrollo y también en las crisis".

La minera además se encuentra en una posición financiera bastante sólida, con importantes cantidades de recursos en su caja, que si bien les da cierta flexibilidad, no los ha relajado en su estrategia para enfrentar la situación. Por ello buscan profundizar su estrategia de ahorro de costos en medio de la incertidumbre que afecta a la industria.

Proyecciones de la industria

Respecto a los efectos de la pandemia a largo plazo, Arriagada descarta que se trate de efectos duraderos, más aún por como se ha destacado el mineral por sus propiedades bactericidas. Es una de las superficies con mejor respuesta, lo que ha potenciado su uso en la industria de la salud y se suma a los beneficios ya conocidos.

"Creo que las tendencias se van a mantener, en cuanto a ir hacia la electromovilidad, utilizar el cobre como un metal que es extremadamente eficiente en el traspaso o movimiento de energía y de calor y, por lo tanto, en el largo plazo, los fundamentales de la industria no han cambiado", dice Arriagada.

En cuanto a las proyecciones del precio del cobre, el ejecutivo sostiene que aún es difícil realizarlas, por la volatilidad que están mostrando los mercados, aunque reconoce que es claro que se verá una demanda de cobre refinado que se contraerá este año, contrario a los planes originales de la empresa.

Sin embargo, apunta a que, por otro lado, las medidas de cierre de algunas faenas en el mundo han significado menor producción, por lo tanto en el neto el impacto está mitigado de alguna manera. "De todos modos, creemos que en el neto el mercado del cobre del año 2020 va a tener un superávit, que estaría en el orden de 200 a 300 mil toneladas a 4 o 5 días de consumo, tampoco es algo muy fuerte, pero en un contexto de demanda más deprimida nosotros creemos que el precio del cobre va a reflejar esa situación", asegura.

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 02-05-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.