El sobrepeso y la obesidad afectan tu carrera profesional

Pensamos que en nuestra sociedad donde la “discriminación” es cada vez más inaceptable que personas con sobrepeso u obesidad sean excluidas de ser contratadas o promovidas dentro de una empresa es casi impensable y tendemos a creer que no sería justo ni correcto.

A nadie le gusta imaginar que su empleador no lo va a promover porque “está gordo” o que no va a contratar a un trabajador porque come mucho y no hace ejercicios.

Sin embargo, a la luz de todos los antecedentes que entrega la realidad, el empleador tiene razones de peso para buscar maneras de no considerar a quienes están “fuera de forma” dentro de la lista de sus candidatos:

  1. La obesidad y el sobrepeso son considerados una “epidemia” por la Organización Mundial de la Salud por tratarse de una condición en que la acumulación excesiva de grasa incrementa el riesgo de enfermedades crónicas. En el caso de nuestro país, sobre el 60% de los chilenos tiene sobrepeso y dentro de este porcentaje, más del 35% presenta obesidad.

  2. Está demostrado que el exceso de peso predispone a problemas físicos, psicológicos y sociales; eso, sin considerar la incidencia que la “gordura” tiene en el aspecto físico de la persona.

  3. Está demostrado que el sobrepeso y la obesidad tienen repercusiones
    a. En el sistema músculo esquelético: dolores musculares, de espalda y articulaciones;
    b. En el sistema cardiovascular: presión alta, diabetes y problemas cardíacos;
    c. En la salud general: incremento en el riesgo de desarrollar distintos tipos de cáncer;
    d. En alteraciones sicológicas: depresión, ansiedad y una disminución del sentido de bienestar;
    e. En la calidad de vida: mayor preocupación, mayor tiempo y dinero para gastos en salud.

  4. Los empleadores -y la gente en general- tienen estereotipos negativos acerca del sobrepeso y piensan que los problemas de salud o la capacidad de trabajo impactarán negativamente en el desempeño.

  5. Si se mira la lista de enfermedades crónicas a las que se ve expuesta una persona con sobrepeso, es lógico pensar que las compañías de seguros se verán obligadas a ajustar las primas de seguros de estas personas.

En fin, una serie de “razones” que lo pueden llevar a elegir otro candidato.

Así visto, cada vez es mas claro que un trabajador no se puede dar el lujo de pensar que el sobrepeso y la obesidad son sólo una cuestión de gusto y una opción personal, porque – se quiera o no- el sobrepeso y la obesidad tienen un efecto importante sobre el empleador, que es de quien depende tu trabajo y tu futuro profesional.

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.