El desafío pospandemia es lograr una recuperación económica sin olvidar la sustentabilidad y los compromisos medioambientales

  • Preocupación a nivel mundial:

  • Empresarios, académicos y científicos se han unido en esta cruzada.

  • Especialistas concuerdan que el impulso de medidas basadas en políticas verdes, como el reacondicionamiento de las viviendas de las principales ciudades del sur de Chile para mejorar su eficiencia energética y reducir el uso de leña, puede generar miles de empleos.

También destacan el desarrollo de obras como ciclovías. Todo ello sin olvidar el desarrollo de las energías alternativas.

"LA IDEA DE UNA REACTIVACIÓN SUSTENTABLE no pasa por reinventar la rueda, sino que busca que lo que vayamos a hacer, lo hagamos bien". Maisa Rojas, Directora Ejecutiva Comisión Científica para COP25 del Ministerio de Ciencia.

"EL DESAFÍO ES REACTIVAR TRABAJOS QUE ESTÉN ALINEADOS con los objetivos de desarrollo sustentable (ODS) de Naciones Unidas". Gonzalo Muñoz, High-level champion de Chile para la COP 25 cofundador de TriCiclos.

"ESTA GRAN CRISIS NOS ABRE LA OPORTUNIDAD DE HACER LAS COSAS MEJOR, parte de ello es fijar la sustentabilidad como una guía que nos permita construir un desarrollo con mayor resiliencia, solidez y solidaridad". Ricardo Bosshard, Director WWF Chile.

La pandemia del coronavirus ha creado una crisis sanitaria, pero también una crisis económica. Por eso los expertos ya piensan cómo empezar a reconstruir la economía cuando el confinamiento acabe.

En el mundo una tendencia que parece estar consolidándose es que esto se haga sobre bases sustentables, a la luz de la lucha contra el cambio climático y el desarrollo equitativo.

Chile todavía está en plena crisis, pero ya hay personalidades de distintos ámbitos que han comenzado a preocuparse del tema y que dieron forma a la declaración "Reactivación Sostenible". Esta promueve que la reconstrucción de la economía nacional se haga con énfasis en el cuidado del medio ambiente y que promueva la movilidad social.

"En poco más de una semana hemos tenido una cantidad sorprendente de adherentes", destaca el empresario y cofundador de la empresa de reciclaje TriCiclos, Gonzalo Muñoz. El es uno de los impulsores de la declaración pública y high-level champion de la COP 25, un cargo creado para movilizar a los actores no estatales en iniciativas a favor del cambio climático y que conservara hasta la próxima COP, postergada para fines de 2021.

Hasta el martes, 572 instituciones y 1.576 personas habían adherido al documento, incluyendo universidades, empresas y representantes del mundo empresarial, académico y político.

"Nuestra intención fue poner el tema en el debate publico y por eso hicimos la declaración", resalta Maisa Rojas, climatóloga y Directora Ejecutiva de la Comisión Científica para la COP25 del Ministerio de Ciencia.

Descontaminación salud

La preocupación porque la reconstrucción tenga base verde apunta a evitar caer en la tentación de revertir lo avanzado en materias y compromisos ambientales, algo que va se ha visto en el pasado, asegura Ricardo Bosshard, director de WWF Chile y suscriptor de la declaración.

"En 20 años de trabajo en procesos de recuperación después de desastres, hemos aprendido que el medio ambiente tiene un alto riesgo de resultar perjudicado en una reconstrucción o reactivación, debido a que las decisiones son muy inmediatas y los problemas sociales aparecen como demasiado evidentes", dice Bosshard.

"Por eso debemos, conscientemente, establecer su cuidado dentro de las prioridades. Por la urgencia y porque faltan manos, hay que tomar decisiones muy rápido, por tanto, organizaciones especializadas en estos temas pueden ayudar aportando ideas concretas, que efectivamente puedan implementarse y que incorporen el componente social y laboral para que puedan ser ejecutadas", afirma.

Una de las ideas más consensuadas entre los impulsores del documento es aprovechar la reactivación, por ejemplo, para que el Estado ponga en marcha el plan de descontaminación de las ciudades del sur de Chile y adopte las acciones necesarias.

Dentro de ese contexto hay dos medidas que pueden generar empleo masivo rápidamente: la sustitución de la leña por calefactores y el reacondicionamiento de las viviendas para mejorar su eficiencia energética.

Según el exministro de Medio Ambiente Marcelo Mena, el costo de todos los planes de descontaminación de las principales ciudades del sur cuesta 900 millones de dólares, pero hay que verlo como una inversión, porque la ganancia es cuatro veces mayor por el ahorro de combustible y la reducción de enfermedades. "Y con el covid-19 esto es más claro todavía, porque una mayoría de las ciudades más contaminadas de Chile son también aquellas con mayor tasa de letalidad de la enfermedad", asegura Mena.

Ciclovías parques

Un esfuerzo de esa magnitud puede generar decenas de miles de empleos porque, por ejemplo, cada uno de los proyectos de reacondicionamiento de las viviendas empleará a una cuadrilla de trabajadores en las zonas más deprimidas económicamente el país y generará actividad económica de construcción en las pymes.

El recambio de calefactores de leña hacia calefactores de fuentes renovables también contribuirá a mejorar la calidad de vida de las personas, dice Muñoz. Por un lado mejorará la economía de las familias y empresas y por otro lado ayudará a disminuir las emisiones.

Maisa Rojas cuenta que en el grupo multidisciplinario tras la declaración, también han discutido medidas como el fomento del transporte sustentable mediante el aumento de las redes de ciclovías, lo que puede cubrir en forma importante la demanda de mano de obra no calificada.

Más allá de lo propuesto por los impulsores de la carta, Mena también cree que sería un impulso para la economía y el medio ambiente la sustitución de buses convencionales por eléctricos en el transporte de regiones, para acelerar la reconversión del sector.

Además dice que se podría generar mano de obra mediante el desarrollo de infraestructura (caminos y servicios) en parques nacionales. "Puede ser una inyección importante para promover el empleo a nivel local", dice.

El exsecretario de Estado también cree que si se acelera el fin de las termoeléctricas para antes de 2030 y se desarrollan proyectos basados en energías renovables, se puede impulsar el empleo. Aparte de la mano de obra que se ocupe para su construcción, para su funcionamiento óptimo se requiere desarrollar sistemas de almacenamiento y fortalecer las redes de transmisión de energía, que hoy son dos cuellos de botella que impiden una mayor expansión de las energías eólica y fotovoltaica.

Según dijo Mena en una reciente charla TED, los 250 proyectos de generación de energía por 13 mil millones de dólares que se encuentran en actual evaluación ambiental (y que son en un 99% renovables) podrían generar 20 mil nuevos empleos.

Consumo de agua eficiente

No solo los privados están pensando en la causa de la sustentabilidad. "El Ministerio de Economía junto con el Ministerio de Medio del Medio Ambiente están comenzando a analizar un plan de recuperación verde", adelanta el director de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Giovanni Calderón.

A su juicio, en general las grandes empresas son las que están en las mejores condiciones para enfrentar la reactivación porque ya han hecho sus esfuerzos de reducción de emisiones y de reconversión de procesos. Por eso no cree que se produzca una relajación del cumplimiento de las normas ambientales por parte de ellas.

No obstante, reconoce que también hay que considerar la realidad de las pymes. "Ahí es donde debemos poner el foco para hacer más sostenible la recuperación", considera.

Le preocupan en especial las del sector agrícola: "Hay que poner un foco particular en ellas para que la recuperación sea sostenible en términos del consumo de agua eficiente, de manera que junto con reactivar esos sectores económicos, no signifique agravar la condición de sequía", advierte.

La hora del hidrógeno verde

Distintos especialistas coinciden que es el momento de apoyar los proyectos de hidrógeno verde en el norte de Chile. Para el exministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, puede ser la oportunidad de que la minería chilena deje un legado para el futuro, "una capacidad de generación eléctrica y de hidrógeno verde inmensa que nos permita que nos transformemos en exportadores netos de esos combustibles, de modo que el norte, una vez que los minerales se agoten, tenga una nueva oportunidad", dice.

Coincide el cofundador de TriCiclos, Gonzalo Muñoz y encargado de movilizar a los actores no estatales en la COP25. "Chile es el país que tiene las mejores ventajas a nivel global y ahora puede aprovechar que las tasas de interés están bajas y la necesidad de avanzar hacia una reactivación basada en la sustentabilidad", indica.

Esto, en su opinión, no solo mejoraría las capacidades productivas del país sino que generaría conocimiento de avanzada en universidades y centros de investigación en torno a este recurso.

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 11-06-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.