Diego Hernández, presidente de SONAMI y propuesta de la Convención

  • »Este tipo de medidas disminuye la posibilidad de financiar el programa del Presidente Boric»
  • La señal de esto para los inversionistas es pésima, es de inseguridad jurídica, esto ayuda a que las inversiones en minería se sigan atrasando, incluso si esto no queda en la Constitución».
  • «Detrás de esto hay motivos políticos, de objetivos mucho más radicales para desestabilizar y destruir la institucionalidad actual, con el objetivo de establecer regímenes políticos distintos de la historia de Chile».

«Genuinamente, creo que la mayoría del país quiere ciertas mejorías, pero la mayoría está al centro, no en los extremos, y la constituyente entonces no está representando el sentir de la gente, sino que se transformó en un tira y afloja para hacer cambios radicales, que no es lo que la mayoría expresaba«, asegura.

-¿Cómo ven una eventual nacionalización?

«Hay que recordar lo que tenemos como parque productivo, y que es parte del éxito que ha tenido la minería y el crecimiento minero en Chile a partir de los 90 hasta ahora. Hay una empresa del Estado que tiene el 30% de la producción de cobre, y que es la principal productora del metal a nivel mundial, combinado con un 56% de inversión de empresas extranjeras de primer orden. Este conjunto de distintos actores permitió que tuviéramos el éxito que tenemos. El Estado de Chile ya es dueño de la principal minera a nivel mundial, y la principal dificultad que ha tenido Codelco es que no ha reinvertido, porque el dueño le saca todo. En un escenario 100% estatal, no habría capacidad de reinversión, es poco realista«.

-¿ Ven posibilidades de que esto pueda estar incluido en el texto final?

«Algunos dicen que esto no quiere decir que se vaya a aprobar en la Constitución, que hay etapas posteriores donde se debiese cambiar la idea, pero la señal de esto para los inversionistas es pésima, es de inseguridad jurídica, esto ayuda a que las inversiones en minería se sigan atrasando; incluso si esto no queda en la Constitución, queda el precedente de que se consideró nacionalizar toda la minería. Es un flaco favor para el país y para el Presidente Boric, que tiene entre sus principales objetivos recuperar la economía nacional y que siga creciendo«.

-¿Les preocupa que existan otras normas que también apuntan a nacionalizar la industria?

«También hay iniciativas que juntaron las 15 mil firmas y que apuntan a aprovechar la oportunidad que tiene la minería de crecer y seguir aportando a la economía nacional, por lo que naturalmente esta aprobación es un balde de agua fría para las expectativas que podrían haber tenido las empresas de que las inversiones se pudieran regular este año, eso probablemente no va a ocurrir. La Convención le manda un mensaje al mercado mundial, y a los inversionistas, de que la posibilidad de nacionalizar existe, no digo que vaya a fructificar esta vez, pero existe, por lo que se amplía el rango de inseguridad jurídica. Es un daño enorme para el país y es una barrera más que se pone al nuevo gobierno para normalizar el crecimiento de la economía. Este nuevo gobierno creó una serie de expectativas, que pueden ser legítimas, que deben ser financiadas, y con este tipo de medidas lo que se está haciendo es disminuir la posibilidad de financiar el programa del Presidente Boric».

-En la misma comisión, hay quienes incluso se oponen por completo a la industria minera.

«Hay quienes no quieren minería. La minería contribuyó directamente en las últimas dos décadas con alrededor del 14% del PIB, e indirectamente con los servicios y los sueldos, la contribución es superior al 20%. No veo cómo se puede prescindir del 20% del PIB y suponer que vas a seguir creciendo y satisfaciendo las necesidades actuales y futuras, ahí hay una falta de realismo».

«Esto demuestra el desconocimiento de la industria local, de los mercados internacionales, de las inversiones ( … ) Ahora, tampoco hay que ser tan ingenuos y decir que esto es producto de la ignorancia de los constituyentes. Yo creo que no, que detrás de esto hay motivos políticos, de objetivos mucho más radicales para desestabilizar y destruir la institucionalidad actual, con el objetivo de establecer regímenes políticos distintos de la historia de Chile».

-¿ Ven efectos en el precio del cobre por esta propuesta?

«En el corto plazo, evidentemente que la coyuntura política de Chile, sumado a la de Perú, influye en el precio, porque si bien hemos mantenido la continuidad operacional, no ha habido grandes inversiones y la producción chilena se ha mantenido en los mismos niveles. En la medida que pase el tiempo y no haya inversiones importantes, esa producción irá disminuyendo y Chile irá perdiendo posiciones; en el largo plazo esto tendrá una tendencia a corregirse. Este es uno de los factores por los que pensamos que el precio se mantendrá relativamente alto, porque no hay ninguna posibilidad de que lleguen inversiones mineras grandes a Chile».

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.