CCS estima nueva caída de la productividad en 2017

Esta vez bajaría 0,7%, según la Cámara de Comercio de Santiago:

Su efecto se traduciría en US$ 20 mil millones de menor PIB este año para Chile.

La productividad de la economía chilena registrará en 2017 una caída de 0,7%, según estimaciones de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), lo que, por quinto año consecutivo, continúa debilitando el crecimiento. Este año significará que el Producto Interno Bruto (PIB) será de US$ 20 mil millones inferior, de no mediar esta declinación, que es más o menos dos veces la recaudación que tiene como objetivo la reforma tributaria.

Este descenso se suma a los que vienen registrándose desde 2013 (-0,9%), 2014 (-0,8%), 2015 (-1,4%) y 2016 (-1,1%) y que, en términos acumulados, representa un sacrificio de aproximadamente 4,9 puntos porcentuales de menor crecimiento.

Las estimaciones de la CCS se realizaron considerando la nueva serie de referencia 2013 de las cuentas nacionales del Banco Central, que presenta diferencias menores respecto a mediciones anteriores efectuadas bajo la compilación 2008.

La productividad total de factores (PTF) es aquella parte del crecimiento que no se explica por el capital y el trabajo; es decir, corresponde a la eficiencia en el uso de los factores productivos, lo que se considera clave para impulsar el crecimiento más allá de los recursos involucrados directamente.

Si en el período 2013-2017 la productividad hubiera aumentado a un ritmo promedio de largo plazo de 0,5% por año, el PIB de 2017 sería un 7,7% superior al previsto para el año.

El PIB per cápita en Chile cerrará con un valor del orden de US$ 14.267, proyecta la CCS, un 7,7% menos que los US$ 15.362 que habría obtenido si la productividad de la economía hubiera crecido a su ritmo promedio de largo plazo.

En comparación con los países de la OCDE, Chile tiene el menor rendimiento en productividad durante el período 2011-2015, lapso para el cual existen datos comparables, ubicándose cerca del nivel de Portugal, España y Bélgica, que también han presentado un descenso. Pero mientras después de la crisis financiera global de 2009 los países del bloque han logrado una cierta estabilización, con avances en torno a 0,6% promedio por año, en Chile vuelve a declinar.

El estudio hace ver que la economía chilena ha sido testigo de cómo la caída prolongada de la productividad y de las expectativas ha afectado el crecimiento económico, la inversión y el empleo, retroalimentando un ciclo que ha terminado por frenar el crecimiento potencial de la economía a un rango de entre 2,5 y 3,2% para los próximos años.

Junto con la caída en la PTF que retrotrae al 2006, el gremio plantea que también ha habido un fuerte ajuste en la dotación de los factores productivos -capital y trabajo-, disponibles para generar el PIB. Estos factores, que crecían 4,7% promedio entre 1985 y 2015, en los últimos años se expanden en torno a 2,5%.

"El fuerte debilitamiento de la inversión en estos últimos años, en el cual las empresas revelan más que nada intenciones de reposición de capital, seguirá reflejándose necesariamente en los próximos años, ya que la dotación factorial del stock de capital tardará más en volver a acelerar su crecimiento", subraya la CCS.

Deterioro minero

El profundo deterioro en la productividad del sector minero es una de las razones que explican la caída en la PTF en Chile. En pleno auge del precio del cobre, entre 2005 y 2014, el PIB de la minería pudo subir a tasas cercanas al 1% promedio anual, mientras que el stock de capital subía a un ritmo de 12% anual y la planilla de trabajadores en un 5%.

Al respecto, el reporte indica que el esfuerzo en términos de recursos productivos fue muy superior al de las cantidades producidas, pero la multiplicación de los precios internacionales del cobre, de 1 a 4, ocurrió simultáneamente con una fuerte pérdida de productividad.

Entre 2005 y 2014 la PTF del sector minero cayó en aproximadamente -8% por año, mientras que en el mismo lapso creció 0,4% promedio anual en los rubros no mineros.

En opinión del gremio, instalar como una prioridad el tema de la productividad debe ser visto más allá del desarrollo de una agenda proeficiencia. El gremio señala la conveniencia de dar alta prioridad a la evaluación de los impactos que tienen las reformas y las nuevas legislaciones en el ámbito de la productividad y el potencial de crecimiento de la economía a largo plazo.

Recuadro :

Tendencia
La baja en la productividad se suma a las que vienen registrándose desde 2013 (-0,9%), 2014 (-0,8%), 2015 (-1,4%) y 2016 (-1,1%).

Fecha: 2017-06-27
Medio: El Mercurio

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.