Ahora es el momento cuando el autocuidado debe ser máximo para evitar el contagio

  • Hoy siete comunas comienzan la fase de preparación:

  • Con la mayor movilidad y las reuniones más numerosas, las probabilidades de toparse con el coronavirus aumentan.

  • Por ello, las mascarillas, el lavado de manos y el distanciamiento social son aún más fundamentales.

Hoy, desde las 5:00 de la mañana, se encuentran en fase de preparación Los Andes, San Felipe, San José de Maipo, Providencia, Las Condes, Ñuñoa y Vitacura. Esto significa que, entre otras medidas, quienes viven en esas comunas no tendrán cuarentena el fin de semana y pueden hacer reuniones con un máximo de 50 personas.

Si bien, según el "Plan Paso a paso" del Gobierno esto significa que los contagios de covid-19 en dichas comunas han bajado, tanto autoridades como expertos llaman a la mesura.

Con la mayor circulación de gente y la reducción del distanciamiento social, el autocuidado se vuelve aún más clave para seguir avanzando en la batalla contra el covid-19 y no volver atrás.

La mascarilla es vital

:"El concepto que se debe instalar es que a mayor movilidad, más riesgo de contagio", dice Carlos Rivera, jefe de la Unidad de Urgencia de Clínica Universidad de los Andes. Esto, básicamente porque es más difícil mantener la distancia adecuada, agrega.

Por ello, ahora el uso de mascarilla se vuelve aún más fundamental. "Ya hicimos un sacrificio extraordinario quedándonos en casa todo este tiempo, lo que necesitamos hacer ahora es mucho menor", opina el especialista.

Hasta esta pandemia no se había estudiado científicamente si el uso de mascarilla tenía algún efecto en la diseminación de los virus, explica. Durante la gripe española, en 1918, se tenía la intuición de que los tapabocas servían, pero ahora la tecnología ha permitido literalmente detectar cómo las gotas y aerosoles, posiblemente contaminados, quedan en el aire.

Si bien las mascarillas caseras solo limitan la salida de las gotitas, mientras que las quirúrgicas y las N95 cortan el flujo hacia ambos lados, todas son fundamentales para cuidar al resto. Pero esto siempre y cuando su uso sea correcto: tapando nariz y boca, sin tocarla constantemente, y cambiándola una vez que el material se humedece.

Este último punto es clave, ya que en algunos casos, y según la actividad, la mascarilla puede perder su efecto protector en solo 20 o 30 minutos.

”Aunque para algunos el desconfinamiento progresivo es sinónimo de normalidad, ahora es cuando el autocuidado debe reforzarse”, dice Vivian Luchsinger, académica de Virología del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. "Depende de la actitud de cada uno el evitar un nuevo desastre sanitario", enfatiza.

El uso de mascarilla, el lavado de manos, de preferencia, o el uso de alcohol gel, en su defecto, deben ser algo constante. Esto, porque el aumento de movilidad hará que los potenciales infectados puedan toparse con cada vez más gente. Incluso, aunque su contacto cercano se mantenga reducido a una burbuja social.

El problema está cuando un asintomático, sin ser detectado, se vaya trasladando por distintas burbujas sociales, por muy pequeñas que estas sean. "Hoy la trazabilidad es en promedio de 2,5 personas por contagiado, lo que es bajo pensando que en un hogar viven al menos tres o cuatro personas", explica Christian García, epidemiólogo y académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago.

Por ello, los especialistas recomiendan mantener el contacto, con todas las precauciones, y reducido a lo estrictamente necesario. Aunque en algunas comunas hay más libertades, a nivel individual todos deberían seguir distanciados, dice Vivian Luchsinger. "El virus no se ha ido", recuerda.

No sirve solo un escudo


Científicos de la Universidad Florida Atlantic, en Estados Unidos, demostraron que usar un escudo facial sin una mascarilla debajo no sirve para detener la diseminación del coronavirus.

Utilizando un láser y una mezcla de agua destilada y glicerina, pudieron visualizar la trayectoria de la niebla sintética que emulaba las partículas que se esparcen al toser y estornudar. Con ello confirmaron que el escudo no impide que estas se esparzan en el ambiente.

FUENTE: El Mercurio
Fecha: 02-09-2020

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.