12 de julio, Aniversario 159 de Taltal

Taltal cumple el 12 de julio, 159 años de vida oficial como ciudad minera.

Fue habilitada como puerto marítimo, en 1858, a instancias de José Antonio Moreno, apodado el “manco” por haber perdido su antebrazo derecho, quien de cateador de minas en el desierto, llegó a convertirse en uno de los primeros magnates del cobre de nuestro país.

La fecha da origen a una ciudad que, en las glorias del auge minero de la plata, de cobre y del salitre, en los siglos XIX y XX, llegó a convertirse en un centro neurálgico de actividad, llegando a tener su propio tren para el transporte de minerales y pasajeros.

Origen prehispánico


Sin embargo, esta “fundación” de la ciudad por Decreto Supremo Nº 91 del gobierno del Presidente de Chile, Manuel Montt Torres, es sólo la continuación de una vida centrada en torno a la minería que data de hace más de 12.000 años.

Al decir de los historiadores, “La presencia del hombre en Taltal se encuentra desde épocas prehispánicas”. Los habitantes de la cultura Huentelauquén, realizaban ya hace 12 siglos la extracción y proceso de óxido férrico en la mina San Ramón, localizada al norte de Taltal, constituyendo la explotación minera más antigua de Chile y América.

“Realizaron una trinchera a cielo abierto de 40 metros de largo por 5 metros de ancho y con una profundidad que aún no ha sido precisada, lo que podría ser evidencia de una sociedad con una economía más compleja, con una producción de minerales a gran escala”.

El nuevo impulso


En 1877, y como fomento a la nueva industria del salitre, el gobierno de Chile, en aquél entonces encabezado por el presidente Aníbal Pinto, trazó la ciudad de Taltal y ordenó poblarla, desplazando entonces a Copiapó como la ciudad más septentrional de Chile.

En 1882 se inauguró el ferrocarril construido por The Taltal Railway Co., empresa inglesa con sede en Londres. Tenía una línea de 150 kilómetros hasta Cachinal de la Sierra y ramales a todas las oficinas salitreras.

En 1888 se crea la Provincia de Antofagasta, a la que es incorporado el departamento de Taltal que se encontraba adscrito a Copiapó.

Hacia 1930, "había en la ciudad consulados, siete muelles de embarque, cuatro de pasajeros y fue el tercer puerto salitrero del norte de Chile en importancia”.

"Los 20 mil habitantes de la época disfrutaban del teatro y la ópera, además de haber, ocasionalmente, carreras de caballos y corridas de toros. El ahora tranquilo puerto de Taltal, tuvo a finales del siglo XIX y principios del XX una agitada vida”.

Mirada optimista hacia el futuro

En la actualidad, a pesar del decaimiento posterior a la crisis del salitre en la primera mitad del siglo XX, las actividades mineras -asociadas principalmente al cobre- han permitido generar fuentes de trabajo y mantener una actividad creciente con excelentes perspectivas de futuro para Taltal.


Fuentes: Publicación “Una mirada antropológica del devenir de Taltal y Paposo”, de los autores Victoria Castro, Manuel Escobar y Diego Salazar; y otras publicaciones.

Vea y descargue aquí "Imagen y Memoria del Cantón Salitrero de Taltal"

Compartir artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.